top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

Estrés laboral, uno de los factores para presentar brotes de dermatitis atópica


El estrés laboral es uno de los problemas que más preocupan a nivel nacional, pues según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el 75 por ciento de los mexicanos lo padece y una de las formas más fáciles de identificarlo es por señales que van desde cambios en el comportamiento emocional, conductual, cognitivo y lo fisiológico.


De ahí radica su importancia, ya que hay muchos escenarios por los que un trabajador puede comenzar a presentar síntomas de alerta que tarde o temprano afectarán su salud.

“Es un tipo de estrés donde la creciente presión en el entorno laboral puede provocar la saturación física y/o mental del trabajador, generando diversas consecuencias que no sólo afectan la salud, sino también su entorno más próximo ya que genera un desequilibrio entre lo laboral y lo personal”, detalla el IMSS.

Aunque es normal presentar estrés en diversas etapas de la vida como una respuesta del cuerpo para enfrentar un desafío o demanda, algunas situaciones laborales que parecen no tener una pronta solución, largas jornadas de trabajo o un mal ambiente entre los empleados pueden hacer más complicado el estrés y hacer que el paciente pase de un cuadro agudo a uno crónico en el que ya no solo se incluyan sentimientos como la angustia o la preocupación, sino también otros problemas como la dermatitis atópica.


Uno de los mayores riesgos de presentar dermatitis atópica es que de no tratarse a tiempo puede traer complicaciones para la salud física y mental e incluso requerir hospitalización, explicó la doctora y Gerente Médico del portafolio de Inflamación e Inmunología de Pfizer, Karina Santana, a El Heraldo Digital. Durante su conversación con este medio, la experta también detalló cuales son las primeras señales de alerta que el cuerpo envía por medio de la piel para advertir de altos niveles de estrés laboral.


El estrés, un problema que afecta la salud física y mental

No todos los empleados estresados pasan por estos cuadros críticos en los que se empiezan a desarrollar problemas en la piel como es el caso del enrojecimiento y picazón. De acuerdo con la especialista, el exceso de sentimientos como miedo o angustia son factores que pueden provocar lesiones en varias partes del cuerpo y están relacionados a esta afección, especialmente en la de zonas con pliegues.


“Al ser una enfermedad inflamatoria y que se caracteriza por brotes y periodos de reactivación de remisión. Hay diferentes factores que pueden desencadenar estos brotes y varios reconocidos entre factores físicos y químicos, pero también hay factores emocionales que desencadenan estos brotes de dermatitis atópica y uno de ellos obviamente es el estrés; cuando el paciente está estresado, nervioso o angustiado puede haber estos brotes de dermatitis atópica”, detalló a este medio.

Karina Santana indicó que, aunque existen otros factores a considerar -como es el caso de espacios calurosos o una mala higiene- antes de dar el diagnóstico, también es importante recordar que “se ha visto muy relacionado a cuando el paciente está en un periodo de estrés empieza con un brote de dermatitis atópica”.


¿Cuáles son los síntomas con los que la piel advierte sobre los altos niveles de estrés?

Es importante destacar que la dermatitis atópica es un problema crónico y recurrente que puede presentarse por causas como el estrés, alergias e incluso por el clima o un mal cuidado de la piel, pero en todos los casos los síntomas son los mismos y las zonas más afectadas suelen ser "los pliegues de los codos, de las rodillas, las manos y en ocasiones también la cara, los párpados pueden estar afectados. Esas son las principales zonas en donde aparecen los brotes de dermatitis atópica”, confirmó la experta de Pfizer.


Mientras que la única forma de identificar estas señales y no confundirlas con otros problemas de la piel o incluso con una picadura es ir con un dermatólogo, quien finalmente dará el diagnóstico, luego de evaluar la situación del paciente, especialmente si presenta lesiones recurrentes en las zonas antes mencionadas y además están acompañadas por enrojecimiento y comezón, dos de las principales características de la dermatitis atópica.


De no acudir con un profesional, advierte Karina Santana, la dermatitis atópica puede avanzar de un caso leve a uno moderado o grave. Esta última se presenta cuando las lesiones en la piel afectan más del 50 por ciento de la superficie corporal y provocar que el paciente esté expuesto a más riesgos.


“Con la comezón los pacientes tienden a estarse rascando y ese rascado después puede lacerar la piel, y eso puede llevar a otras complicaciones como infecciones. Entonces puede haber alguna infección que se extienda en un porcentaje grande del de la superficie corporal y eso convertirla en una infección grave, eso también hace que el paciente requiera incluso hospitalización para para para recibir tratamiento”, precisó.


No solo la piel resulta afectada, la salud mental también

Como señalamos arriba, la dermatitis atópica puede traer otras consecuencias y si la sola presencia del estrés laboral puede llegar a afectar el desempeño y rendimiento del trabajador, la problemática aumenta cuando los pacientes con este problema en la piel comienzan a tener autoestima baja o incluso comenzar a aislarse de otras personas.


De acuerdo con la Gerente Médico del portafolio de Inflamación e Inmunología de Pfizer, “los pacientes tienden a aislarse, como es una enfermedad muy visual, o sea, la piel está muy a la vista. Entonces los pacientes muchas veces tienen lesiones en la cara y esto hace que se empiecen a retraer, a que empiecen a evitar estar en un ambiente social; al final la dermatitis atópica puede tener una repercusión importante en la salud mental”, destacó.


Entre los problemas relacionados a la salud mental que se pueden derivar de este problema de salud destacan la ansiedad y la depresión a causa, muchas veces, del aislamiento que tanto ellos mismos hacen como el que otras personas pueden provocar a causa del desconocimiento sobre la afección o por pensar que es contagiosa.


¿Cuáles son los cuidados?, ¿qué pasa con los remedios caseros?

Finalmente, la doctora compartió algunos consejos para los pacientes con dermatitis atópica, ya sea causada por el estrés laboral o por otros factores entre los que destacó los cuidados básicos de la piel, una buena higiene y evitar factores alérgicos.

  • Higiene. La piel se debe mantener limpia, seca y bien humectada.

  • Aplicar productos. Para mantener una buena humectación se pueden usar emolientes.

  • Tratamientos médicos. Siempre con supervisión médica, ya que pueden ir desde los tópicos (piel) o sistémicos (tomados).

  • Cuidarse del sudor. Después de realizar ejercicio y sudar es recomendable tomar un baño rápido con agua tibia.

  • Evitar lugares calurosos. Resaltando la importancia de la hidratación, Karina Santana agregó que hay que evitar la resequedad y los espacios secos o calurosos, ya que también son detonantes para brotes de dermatitis atópica.

  • Evitar los remedios caseros. Ya que se retrasa el diagnóstico y tratamiento, con el riesgo de llegar a un cuadro de dermatitis atópica grave.

  • Alergias. Aunque se suele creer que algunos alimentos pueden empeorar la situación, lo cierto es que sólo es aplicable en algunos casos y para ello se deben considerar las alergias del paciente, de ahí la importancia de visitar a un dermatólogo. Ya que “un pequeño grupo de pacientes con dermatitis atópica tiene un trasfondo alérgico entonces en pacientes por ejemplo que son alérgicos a algún alimento en esos pacientes sí es común cuando consuman ese alimento puedan tener un brote de dermatitis, pero no es que ese alimento en todas las personas con dermatitis vaya a provocar un brote. Es solamente en ese grupo de pacientes que son que son alérgicos”.

84 visualizaciones0 comentarios
bottom of page