Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

Destinos aventureros: 5 islas piratas que no debes dejar de visitar


El Caribe es esa zona paradisíaca en la cual podemos relajarnos y disfrutar de lo lindo. Zona que una vez estuvo llena de piratas amantes de lo ajeno. El tema de piratas y corsarios siempre ha sido objeto de mucha intriga y fantasía en el ser humano.


Solo tenemos que ver los doscientos millones de películas que hay sobre el tema; desde Peter Pan hasta Piratas del Caribe, pasando también por videojuegos o series de Netflix como Black Sails.

Si tú también sientes curiosidad por conocer y visitar lugares donde vivían estos malhechores, hoy conocerás cinco islas que una vez estuvieron atestadas de piratas y que no deberías dejar de visitar.


Isla Tortuga en La Española, Haití

Isla Tortuga, de 37 km. de extensión, fue uno de los amparos piratas más populares del Caribe. Su nombre, puesto por Cristóbal Colón, se debe a que, una de sus montañas, se asimilaba a una tortuga.


El origen de todo el embrollo se remonta al siglo XVI. La corona española desterró a los bucaneros de La Española porque le estaban importunando el negocio de contrabando y éstos se refugiaron en isla Tortuga. Los españoles, cuando vieron que se les escapaba el dinero, atacaron la isla, linchando a más de 300 bucaneros.


Los supervivientes prometieron vengarse y crearon la Cofradía de los Hermanos de la Costa, raíz de la piratería. La corona española no podía conservar el control de todo el Nuevo Mundo y, en esta isla, los de la pata de palo y parche en el ojo hallaron una guarida perfecta.


La franja era el escondrijo perfecto para los maleantes por su proximidad a La Española. Tan solo les separaba un día de navegación, por lo que podían almacenar allí sus botines de guerra y suministrarse de pólvora y víveres.


Jamaica

Jamaica fue una isla afamadísima en el pasado dentro del ambiente pirata, mucho antes de Bob Marley y los pitillos con condimento. Fue descubierta por Colón en su segunda expedición por América y la bautizó como isla de Santiago.


Para poder preservar la isla de los españoles, los ingleses llegaron a un convenio con los filibusteros. A cambio de una patente de corso, estos hombres renunciaban a ser maleantes y se volvían piratas al servicio de Inglaterra, es decir, en corsarios, piratas a sueldo.


La ciudad jamaiquina más canalla, donde ondulaba la bandera pirata a todo dar, fue Port Royal. En el siglo XVIII se dictaminó que se impidiera la entrada de los piratas a Jamaica. Estos tuvieron que buscar nuevos escondrijos en otras islas no muy lejanas como las Bahamas.


Nueva Providencia, Bahamas

Las Bahamas la conforman más de 30 islas y 600 islotes que se ubican en un punto importante para el comercio, a medio camino entre Florida y La Española. Los piratas conquistaron esta zona del Caribe en el siglo XVII, tras ser desterrados de Jamaica. La isla más notoria entre las tibias y calaveras fue Nueva Providencia y su capital, Nassau.


Puerto Rico

Puerto Rico igualmente fue amparo de piratas y corsarios durante los siglos XVI-XVIII. La isla, descubierta por Colón en su segundo paso por América, era un significativo bastión estratégico para la corona española.


Islas Caimán

Estas fueron descubiertas por Colón en su cuarta incursión por América, las islas Caimán han preservado su carácter picaresco hasta nuestros días. El conjunto de tres islotes se sitúa en un punto estratégico, a medio camino entre Jamaica y Cuba. Un sitio perfecto para atacar a los barcos españoles que atravesaban el mar Caribe.


Antiguamente fueron paraíso de piratas y, en la actualidad, son amparo de otro tipo de maleantes. Las islas Caimán fueron llamadas así por el pirata Francis Drake, y pasaron a manos inglesas en el siglo XVII, cuando éstos dominaron a los españoles en Jamaica.

260 visualizaciones0 comentarios