top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

¿Cuándo y a qué hora se puede consumir lo dispuesto en la ofrenda de Día de Muertos?


Lo que más emoción causa de estas fechas es el hecho de pensar en la manera de disponer los elementos de la ofrenda de Día de Muertos de una forma creativa, aesthetic y super original, para lo cual puedes inspirarte en la idea de pisos o de calaveras decorativas.


En cualquier caso, es un hecho que esta tradición mexicana que es una mezcla de tradiciones prehispánicas y católicas se ha convertido en un verdadero proceso de creación que da lugar a que, año con año se puedan vislumbrar ofrendas de Día de Muertos bastas y bonitas en redes sociales, donde los mexicanos suelen presumir cómo es que planean recibir por lo alto a sus difuntos.

Lo único que suele variar entre familias es la fecha en la que se coloca la ofrenda, pues algunos aseguran que es a partir del 27 de octubre que esta se debe disponer para las mascotas fallecidas, quienes fungen como guías espirituales para los muertos, quienes vienen en función de la forma en la que hayan muerto.


Por ejemplo, según la tradición, el 27 de octubre se rinde homenaje a los fallecidos de forma violenta; 28 de octubre: a aquellas personas que se suicidaron; el 29 de octubre a los que fallecieron ahogados; el 30 de octubre a las víctimas de algún accidente y el 31 de octubre a las almas de los niños.


Mientras que el primero y dos de noviembre se cree que todas las almas se reúnen por última vez con sus seres queridos terrenales, visitando así la ofrenda de Día de Muertos y degustando todo lo dispuesto en ella, elementos que después pueden ser consumidos, aunque muchas personas no saben en qué momento es que esto es posible.


¿Cuándo puedes comerte la ofrenda de Día de Muertos?

El 2 de noviembre es el Día de los Fieles Difuntos y en esta fecha se acostumbra visitar los cementerios e iglesias para pedir por las almas de los fallecidos, quienes a su vez comienzan a emprender el regreso al más allá, el cual algunos aseguran que puede prolongarse hasta el 3 de noviembre, por lo cual es hasta esta fecha que puedes quitar la ofrenda del Día de Muertos.


En lo que respecta a las las veladoras de la ofrenda, estas puedes dejarlas por más tiempo en la ofrenda, ya que se cree que su luz ilumina el camino de los muertos cuando regresan al inframundo.


Según la tradición católica, ya que Cristo resucitó a las tres de la tarde, esta es la hora a partir de la cual el 3 de noviembre se pueden empezar a consumir los alimentos y bebidas del altar de Día de Muertos, ya que es considerado un horario sagrado que habla de la muerte y el asenso divino.


En este sentido, conviene recordar que las ofrendas del Día de Muertos retoman elementos católicos y prehispánicos, de ahí que el 1 de noviembre se celebre el Día de Todos los Santos y el 2 de noviembre el Día de los Fieles Difuntos.


¿Por qué cambia el sabor de las frutas de la ofrenda de Día de Muertos?

Recuerda que todo lo que no sea susceptible de echarse a perder por el calor de las velas, puede ser consumido una vez que los visitantes regresan al inframundo, por lo cual es importante que verifiques el estado de los alimentos antes de ingerirlos, ya que elementos como el mole, el chocolate bebible y, en general los guisados dispuestos en la ofrenda, posiblemente ya no sean aptos para el consumo.


En cambio, las frutas y los dulces, muy probablemente servirán para que tengas alimentos por días, de ahí que se busque poner fruta verde en la ofrenda de Día de Muertos, ya que así, al estar cerca del calor de las velas madurará solita, estando perfecta para el 3 de noviembre, fecha en la que puedes comerte lo dispuesto en la ofrenda.


Curiosamente, muchos mexicanos tienen la creencia popular de que estos alimentos pierden el sabor, una vez que son consumidos por nuestros ancestros, lo cual también se puede deber a la manera en la que las frutas maduraron y al paso de los días, en cuestión de dulces y guisos.


Incluso las cervezas pierden el gas y hasta se evaporan por el continuo contacto con el calor propio del incienso y las velas, aunque el frío de esta temporada puede contribuir a conservar todo por más tiempo.

610 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page