Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

Coldplay inicia gira mundial en Costa Rica con un concierto multisensorial


San José, Costa Rica. La ansiedad era mucha y la espera parecía correr a cuentagotas en las afueras del Estadio Nacional de Costa Rica, ubicado en el corazón de su capital, San José, específicamente en su parque metropolitano La Sabana.


Los más fans de Coldplay llevaban más de 24 horas allí afuera, esperando poder asegurarse uno de los mejores lugares para disfrutar “muy de cerca” del primer show de la gira mundial que la banda de Chris Martin, Jon Buckland, Guy Berryman y Will Champion inició en este país centroamericano, este viernes 18 de marzo, luego de que en 2017 concluyeron su tour anterior, A Head Full Of Dream.

En sus más de dos décadas de trayectoria, la agrupación nunca se había presentado en Centroamérica, por eso esta primer fecha, de las dos que Coldplay agendó en Costa Rica (este sábado es su segundo show), fue muy especial y para nada fortuito, ya que la misma banda explicó con anterioridad la elección de este país para ser su escenario inaugural, y lo recalcó en vivo durante el concierto al decir a los ticos lo privilegiados que son de vivir en un país como este.


La banda y su producción, con un fuerte sentido de responsabilidad ecológica y social, montaron un espectáculo con el menor impacto de huella carbono. Y Costa Rica al ser país emblema en conservación del medio ambiente, hizo que tuviera mucho sentido para ellos iniciar esta gira eco-friendly ahí.


Este nuevo tour incluye varias novedades más allá del escenario o setlist, ya que en la gramilla hay un área con motocicletas cinéticas y áreas para saltar, con lo que los asistentes pueden generar energía que alimenta el escenario.


Otra novedad es que la xyloband, la pulsera que suelen dar a sus asistentes a sus concierto esta vez es 100% de material reciclable, enciende por completo y no está “brandeada” , como la de la gira anterior que tenía el nombre de la banda y el tour por lo que muchos no la entregaba a la salida ya que ara un excelente souvenir.


La fiesta del color

Luego de las actuaciones del cantante costarricense MishCatt y H.E.R. (quien los acompañará como telonera en las 7 fechas pautadas en la República Mexicana), puntuales a la hora indicada (7:45 pm) las 2 enormes pantallas ubicadas a los lados del escenario principal mostraron el ”backstage” y como los integrantes caminaba a ocupar la gran tarima, la cual tiene una enorme pasarela y un escenario secundario menor.


Además de uno tercero que se ubica más lejos del escenario y que la banda ocuparía para uno de los momentos más íntimos de la noche, luego de atravesar escoltados por en medio de la fanaticada. Con los primeros acordes de Higher Power, los más de 40 mil asistentes estallaron en éxtasis, al igual que estallaban las máquinas de confeti multicolor y aparecían unas enormes bolas plásticas de colores para que fueran empujadas por los asistentes. La “intro” continuó con An Adventure of a Lifetime y Paradise, para llegar al primer gran clásico de la velada, The Scientist.


Luego hubo una pausa para que Martin presentara a sus compañeros y agradecer a los “costarriqueños” (por decir costarricenses) y mencionar los demás países de la región de los que se veían sus banderas entre el público. Cabe resaltar la gran intención del vocalista de hablar siempre en español.


El show continuó con Viva la vida, una aversión íntima de su nuevo sencillo, Let Somebody Go (sin Selena Gómez) y con todas las luces en amarillo inició una potente versión de Yellow, una de los más esperados de la noche. Una atmósfera verde invadió el recinto para ambientar Clocks y todo el poder de una banda de rock se sintió con la interpretación de People of the Pride.


Martin cantó al lado de un gran títere en forma de hada el nuevo tema Heart, y tras una pausa, la banda volvió al escenario con unas máscaras tipo "marcianos" para interpretar Something Just Like This, que termina con una especie de samba electrónica que ya ha convertido al recinto en una gran discoteca.


Momento perfecto para que suene My Universe y los ídolos surcoreanos de BTS, con quienes la cantan, aparezcan en las grandes pantallas. Martin detuvo el concierto para iniciar por segunda vez A Sky Full Of Stars pero no sin antes pedirle al público no usar sus celulares: quería esa conexión pura entre el artista y su público como la que se daba antes de que nuestro celulares fueran los responsables de capturar lo que se supone deberíamos estar viniendo y disfrutan en ese momento sin pensar en una buena toma o grabación.


El show iba llegando a su fin con Coloratura y Everyday Life, pero la banda regresó para interpretar la Patriótica Costarricense, uno de los temas más queridos del cancionero popular del tico. Luego cantaron Humankind, con un increíble juego de pólvora detrás del escenario. Mientras, Martin gritaba e invitaba: “vamos a hacer un desmadre”.


Fix You llegaba para culminación de una noche de luna casi llena, pero el despido definitivo fue con Beautiful; una dupla que nos recordó al Coldplay de ayer pero también nos mostró al Coldplay de hoy, pero que es ese mismo que suele mover almas con sus obras multisensoriales.

148 visualizaciones0 comentarios