Lo que debes saber si quieres hacerte tu tatuaje

August 7, 2018

 

Gracias a técnicas como el láser los tatuajes ya no son para toda la vida y si no estás conforme con el dibujo puedes borrarlo directamente o incluso taparlo con otro diseño. Pero que existan soluciones no quiere decir que debas lanzarte a hacerte un tatuaje sin antes habértelo pensado bien. Así que aquí tienes una serie de consejos antes de hacerse el primer tatuaje.

 

Seguramente la mayoría de ellos ya los tendrás en mente, pero si es tu primera experiencia en el mundo del tatuaje nunca está de más que prestes atención a ciertas cuestiones tanto previas como posteriores a tu paso por la aguja. Así seguro que no te arrepentirás de la decisión que has tomado.

 

Hoy en día los tatuajes se aceptan como algo normal, pero sigue habiendo profesiones en las que llevar un tatuaje a la vista no es muy apropiado y en algunas está incluso prohibido. Si vas a ejercer como abogado o estás pensando en opositar para ser miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (esto son sólo dos ejemplos, pero hay más), lo mejor es que el tatuaje no esté a la vista.

 

Esto no quiere decir que no te puedas tatuar, pero tu diseño debería estar en una parte de tu cuerpo que puedas tapar fácilmente y que no se te vea al llevar la ropa propia de la profesión. Puedes por ejemplo tatuar tus piernas, el pecho, la espalda, etc. en realidad hay muchas zonas del cuerpo entre las que elegir.

 

Hay tatuajes de todo tipo y de todos los estilos. Mucha gente busca por ahí un diseño que le gusta y le pide al tatuador que se lo haga, pero si usas este tipo de plantillas al final no consigues un diseño personalizado y seguro que hay cientos de personas por ahí que tienen el mismo tatuaje en su piel que tú.

 

Puedes tratar de hacer tú mismo/a el diseño. Si no se te da bien el dibujo el propio tatuador se encargará de hacer el diseño siguiendo tus instrucciones. Si te das cuenta de que tu tatuador no sabe dibujar lo mejor es que no te pongas en sus manos y busques a otro que sepa hacer algo más que manejar la pistola de tatuar.

 

Como hemos visto antes, a veces debes ser algo más cuidadoso para elegir el lugar en el que vas a lucir tu tatuaje. Piensa que es algo para ti y no para el resto del mundo, así que no es necesario que te lo hagas en un lugar que esté siempre a la vista (salvo que a ti te guste). En función del lugar elegido también cambiará el tamaño del dibujo.

 

Al elegir el sitio del cuerpo para tatuarte también debes valorar el dolor. Aunque es cierto que tras unos pocos pinchazos la piel se acaba por dormir y no sientes demasiada molestia, hay zonas del cuerpo como las costillas en las que además de resultar más doloroso hacerse un tatuaje también resulta más molesto por la posición en la que vas a tener que estar durante horas hasta que el diseño esté terminado.

 

El mejor de los consejos antes de hacerse el primer tatuaje que se pueden dar es que busques a un tatuador de calidad. No te pongas en manos de alguien que acabe de empezar en la profesión y que no te pueda dar referencias suficientes de su trabajo. Tampoco dejes que te lo haga un amigo que se ha comprado una pistola de tatuar y sabe poco o nada de ella.

 

También es conveniente que eches un vistazo a la zona del trabajo del tatuador. No tengas miedo de pedir que te la enseñe. Si todo está en orden no debería tener problema en mostrártelo. Si te pone alguna pega quizá es momento de que salgas de su estudio y te vayas en busca de alguien que sea profesional de verdad.

 

Algunas personas le dan demasiado misticismo a lo de hacerse un tatuaje, pero lo cierto es que es un proceso bastante sencillo. Cuanto mejor esté tu piel mejor irá el proceso. Si es una zona con pelo es recomendable que la depiles o la afeites. Si la vas a rasurar puedes hacerlo justo antes de ir a tatuarte, si vas a usar cera u otro sistema que implique arrancar el vello de raíz mejor si lo haces un par de días antes de la fecha prevista.

 

La noche anterior a tu cita para tatuarte es mejor que no consumas alcohol y descanses bien. Puede que estés nervioso/a, pero piensa que si tantas personas llevan tatuajes y la mayoría más de uno será precisamente porque no es un proceso tan doloroso como hayas podido escuchar por ahí.

 

Antes de empezar a tatuar el profesional te enseñará la plantilla que ha hecho con el diseño que le has pedido. Es momento de revisar que todo esté en orden. Si algo no está como a ti te gusta no dudes en decirlo. Más vale corregir la plantilla que llevar toda la vida tatuado algo que no está bien hecho o no te gusta.

 

Si has elegido una frase ten especial cuidado. No sería el primer caso de alguien que lleva una frase con algunas faltas de ortografía. Revisa que esté todo bien escrito y si tienes dudas sobre la frase no dudes en buscar las palabras en el diccionario de la RAE para asegurarte de que todo está escrito de la forma correcta.

 

Normalmente hacer un tatuaje lleva varias horas de trabajo durante las que tienes que estar en una misma posición. Es importante que busques la posición en la que estés más cómodo, pero después de un rato comenzarás a notar incomodidad. Si notas que necesitas moverte por cualquier motivo, o necesitas levantarte, no dudes en decírselo al tatuador para que deje lo que está haciendo y te permita moverte.

 

Si eres de los que se ponen muy nervioso/a no dudes en darle conversación al tatuador, la charla animada te ayudará a olvidarte de lo que está pasando. También puedes llevarte a algún amigo para que te acompañe durante la experiencia y se encargue de tenerte lo más entretenido posible para que así lleves mejor la situación.

 

Lo sabemos, te acabas de hacer un tatuaje y se lo quieres mostrar al resto del mundo, pero todavía no ha llegado el momento. Nada más terminar su trabajo el tatuador aplicará algo de crema y te dejará el tatuaje tapado con un papel transparente como el que se usa en la cocina y te dirá el tiempo que debes llevarlo puesto (normalmente unas pocas horas).

 

Presta atención a las indicaciones de cuidado del tatuaje que te dará el profesional. Él o ella te explicará los cuidados que tienes que darle a tu diseño y las precauciones que debes tener en cuenta para que se cure lo antes posible y lo haga en las mejores condiciones. En 10 o 15 días estarás listo/a para lucir tu nuevo dibujo.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

RP CHICAGO EN MÉRIDA

May 12, 2017

1/2
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo