Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/68
  • Zector 51

Violencia en la pareja: señales y signos de alerta para detectarla


Tener pareja o ser parte de una pareja es un gran honor, y una gran responsabilidad para cumplir con los compromisos que se proponen como equipo, ya sea que estos compromisos se hayan pactado de forma explícita o bien de forma implícita. Es decir hay acuerdos que se hablan y otros que se sostienen aunque no se dialoguen.


Dos personas que se aman, que desean estar juntas, se atreven a ser un conjunto. ¿Qué sucede cuando se transita del amor al desamor, de la unión a la violencia?


Se define violencia, el uso intencional de la fuerza física o el poder real o como amenaza contra una persona, grupo o comunidad que tiene como resultado la probabilidad de daño psicológico, y de lesiones físicas hasta la muerte.


Hay diferentes formas de expresar la violencia. Puede ser abierta y clara, o bien, silenciosa, puede ser activa o pasiva, ya sea directa o indirecta y todas las formas generan evidente trauma en quien las recibe.


Los actos violentos se clasifican en:

1. Quién o quiénes ejecutan la violencia

2. Por el tipo de daños que causan

3. Por las características de las víctimas

4. Por el ámbito donde ocurren los hechos de violencia


El término violencia estructural es aplicable en aquellas situaciones en las que se produce un daño en la satisfacción de las necesidades humanas básicas (supervivencia, bienestar, identidad o libertad) como resultado de los procesos de estratificación social, es decir, sin necesidad de formas de violencia directa.


La violencia en una relación de pareja se entiende por cualquier agresión física, psicológica, mental y sexual con el fin de dominar y mantener el control sobre la otra persona.


Cuando se ejerce la violencia, se queda una marca en una relación asimétrica con tintes sadomasoquistas que llega a enfermar a ambos cónyuges emocionalmente.


¿Cuáles son las causas de la violencia de pareja, que se pueden rastrear desde el noviazgo?

Las principales causas de la violencia en una pareja que puedes identificar son: los celos, la falta de comunicación, el no saber que están siendo violentos y el haber crecido en un ambiente violento. La percepción sobre estas causas varía significativamente según el sexo y la edad.


También se incluye la envidia, la competencia, la intolerancia, la exigencia, las frustraciones, las fantasías no cumplidas, las dudas y las rupturas en la comunicación cibernéticas, las redes sociales, los problemas financieros, la sexualidad y sus avatares son algunas de las causas que alteran el equilibrio de cada pareja. La respuesta violenta a estos problemas es un asunto de la personalidad mal ajustada o de patologías infantiles que requiere de atención tanto psicológica como legal y social.