Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/68
  • Zector 51

Un lugar emblemático del Estado de Yucatan: Celestún


Celestún es un hermoso centro ecoturístico ubicado en el estado de Yucatán y en Campeche. Tiene un clima tropical subhúmedo, con lluvias en verano. La temperatura media es de 26 grados centígrados a lo largo del año.


Al oeste de la península yucateca se localiza un diminuto puerto habitado por pescadores, todo ello en el interior de la Reserva Especial de la Biosfera Ría Celestún, una de las más importantes del territorio mexicano por su enorme santuario de flamencos rosas o caribeños.


Es de los pocos santuarios conocidos en América del norte donde el delfín lleva a cabo su alimentación y reproducción, además de ser la zona de arribo de varias especies de aves migratorias como las garzas morenas, albatros, águilas pescadoras y diferentes variedades de patos procedentes de Canadá, especialmente entre los meses de diciembre a marzo.


Qué quiere decir el nombre maya de “Celestún”

Celestún quiere decir “espanto se piedra” en idioma maya y ese el nombre que recibe esta comunidad pesquera que ha conseguido aprovechar eficientemente los recursos naturales de la Reserva Especial de la Biosfera.


Celestún destaca especialmente por la abundancia de peces que existen en sus aguas. Son populares las creaciones gastronómicas preparadas con productos del mar que se sirven en Celestún, así como también las actividades ecoturísticas que se pueden practicar en este santuario natural del sureste mexicano.


Tras haber recorrido durante un tiempo la carretera que cruza por buena parte de la reserva, de pronto se transforma en un puente que atraviesa el estero.


Es entonces cuando se llega a Celestún, una grata sorpresa para los visitantes, ya que ofrece una excelente panorámica de la Ría y rompe abruptamente con la monotonía de la ruta.


Celestún, un lugar con gran historia

La fundación de Celestún se dio en 1718, pero no fue sino hasta 1918 que llegó a ser la cabecera de este municipio yucateco.


Por aquel entonces, inició su periodo de mayor prosperidad, al construirse una hacienda salinera denominada Real de Salinas. Esta hacienda tuvo su mejor momento económico en 1927, pero por causas climatológicas se interrumpió la extracción de sal a gran escala en el lugar.


Y si bien todavía se sigue practicando esta actividad, no se lleva a cabo con la misma intensidad que se hacía en aquellos años de jauja.


La comunidad logró salir delante de esa crisis gracias a la pesca. Actualmente Celestún está considerado como uno de los puertos más relevantes de Yucatán, más que nada, por la pesca de pulpo, tanto para consumo nacional como para fines de exportación, sobre todo para las naciones asiáticas.


De entre los principales edificios y monumentos de Celestún, hay que mencionar el templo de la Purísima Concepción, construido en 1887 y el tradicional faro, inconfundible por su inclinación y su altura de 12 metros.


Los turistas tienen la oportunidad de visitar el faro en el muelle de pescadores del lugar. Las celebraciones típicas más relevantes son la dedicada a la Purísima Concepción, realizada del 1-12 de diciembre y el día de la marina, que se festeja el primero de junio.


Celestún, un santuario de naturaleza pura

No obstante, el profuso entorno silvestre del lugar es lo que más cautiva a los visitantes, especialmente a los afectos al ecoturismo y el turismo de aventura. La Reserva Especial de la Biosfera Ría Celestún fue reconocida como refugio de la fauna en julio de 1979. Tiene una extensión de 59,139 hectáreas y 21 kilómetros de longitud.


Integrada por la reserva ecológica estatal el Palmar, perteneciente al estado de Yucatán, y la reserva ecológica los Petenes, en el estado de Campeche, en 1989 obtuvo la declaratoria que actualmente ostenta.


Es un lugar que, por sus condiciones naturales, no ha sufrido alteraciones por la actividad humana y en donde habitan variadas especies en riesgo de desaparecer.

En este sentido, se trata de un santuario natural de especial belleza por ser el hogar del flamenco rosa.


En las aguas sumamente saladas y de escasa profundidad de Celestún, en donde habita el crustáceo llamado artemia salina, los flamencos acostumbran a alimentarse y así obtienen su inconfundible color rosado.


Paseos en lancha en Celestún

Tras cruzar el puente, por el lado izquierdo con destino a la plaza principal, aparece el embarcadero, donde se rentan lanchas que realizan paseos por la Ría-ría, es decir, el estero del lugar.


De la misma manera, en la playa, por la zona del restaurante La Palapa, hay embarcaciones tripuladas por pescadores locales, que nos llevan a recorrer aún más lejos el área de la Ría.