• Zector 51

Trabajar desde la Nube: la tecnología que nos llevará de la mano al futuro


¿Te imaginas qué tan diferente hubiera sido esta contingencia ocasionada por el COVID-19 hace un par de décadas? ¿Cuántos más negocios habrían quebrado, cuántos más empleos se habrían perdido o cuántas vidas estarían en peligro por la necesidad de trabajar de forma presencial? Afortunadamente, hoy en día ir a la oficina puede ser tan sencillo como levantarse de la cama, gracias a que trabajamos, convivimos y nos comunicamos en la Nube.


“La tecnología ha sido particularmente importante en momentos como este”, nos explicó Luis Mejía, Director de KIO Managed Services. “Todas las soluciones que habilitan la colaboración, que nos permiten compartir información, documentos, editarlos en tiempo real, todo lo que se haga de forma colaborativa. Todas estas aplicaciones viven en la Nube”.


Y vaya que se han convertido en una necesidad básica, en lo laboral y en lo personal. La cuarentena es más llevadera gracias a que podemos permanecer en contacto con nuestros seres queridos con juegos y videollamadas que, efectivamente, viven en la Nube. Pero para las empresas, lo que la Nube ofrece va más allá de espacios colaborativos, garantiza la continuidad de los negocios. “Se pueden aprovechar recursos remotos de cómputo, de almacenamiento y de respaldo, de tal forma que los procesos más críticos y vitales de las organizaciones se lleven a cabo en tiempo y forma con los resultados esperados”.


Pagar la nómina, crear una factura o consultar una base de datos son procesos simples que, hace algunos años, no se podían hacer en ningún otro lugar que no fuera la computadora de la oficina. Ahora, los espacios de trabajo digitales permiten un grado de flexibilidad que sin duda ha sido útil en esta crisis.


“Anteriormente pensábamos que para poder ejecutar un proceso del negocio necesitábamos ir a la oficina, sentarnos en el escritorio y correr un script. Hoy sabemos que cualquiera de los procesos que estamos ejecutando digitalmente los podemos hacer de manera remota”.


Esto es gracias a Digital Workspace, un escritorio virtual que emula tu oficina, sin importar dónde te encuentres físicamente. “Bajo todas las políticas de seguridad necesarias, en un ambiente seguro, tú accedes de forma remota desde donde estés y ejecutas los procesos de negocio que necesites hacer en el momento en el que los necesites, desde la Nube. Lo accedes desde tu celular, laptop, tablet, con una simple conexión a internet”.


Una de las principales características de la Nube es el acceso a servicios que pueden estar en cualquier lugar del mundo, pero también la capacidad de pagar solamente por lo que se consume.


“Si el negocio consume una capacidad de cómputo determinada este mes, y el próximo tiene un pico por alguna promoción o por algun día festivo, la capacidad instalada para su negocio crece y disminuye, en este sentido se va pagando lo que se consume”.


Esto permite a las empresas recortar gastos innecesarios, garantizar la continuidad de su negocio y tener siempre a la mano la información que necesitan, incluso aquella generada día con día. “La Nube permite mantener almacenada, disponible y a salvo la información que el negocio genera todos los días, estas características hacen a este tipo de ecosistemas (que permiten el trabajo remoto) imprescindibles en esta contingencia”.


xisten tres diferentes tipos de Nube, cada una con sus ventajas, que se utilizan para distintos procesos e industrias.


La Nube pública es la más común. “Son ecosistemas tecnológicos situados en diferentes países del mundo que se pueden consumir por demanda. Cómputo, almacenamiento y networking o redes, que cualquier consumidor que tenga acceso a internet puede contratar y cancelar en el momento que lo desee”.


También existen las Nubes privadas, necesarias para cierto tipo de negocios. “Son Nubes que están diseñadas específica y particularmente para las necesidades exclusivas de sus clientes”. Este tipo de Nube se usa, por ejemplo, cuando las regulaciones gubernamentales o del propio negocio indican que la información generada por esa empresa se debe quedar en el país o los requerimientos puntuales del cliente requieren una arquitectura específica que no puede ser replicada en una Nube pública. “La Nube privada te permite tanto ejecutar el proceso, como almacenar los resultados sin que la información salga del país”.


Por otro lado, están las Nubes virtualmente privadas. “Sobre una arquitectura de referencia reservamos recursos. Es decir, no es una Nube privada dedicada, sino una Nube compartida local en donde se asignan recursos de la misma a diferentes clientes manteniendo los niveles de disponibilidad y seguridad informática de una Nube pública o privada pero con economías de escala que permiten manejar precios muy competitivos para el mercado. Eso se utiliza y se paga por demanda”.


A la combinación de estos tres recursos se le llama Nube híbrida. “Ahí es donde combinamos lo mejor de estos mundos. Como negocio puedes decidir: ‘esta aplicación y los datos de esta aplicación los puedo ejecutar en cualquiera de las Nubes públicas que existen, pero esta otra la tengo que ejecutar necesariamente en la Nube privada o incluso en la Nube híbrida’”.


Cualquier negocio, de cualquier tamaño puede utilizar una Nube para almacenar su información, y en estos tiempos nos hemos dado cuenta de lo mucho que se necesita. KIO Networks tiene la capacidad de crear la arquitectura de Nube que tu empresa realmente requiere, para que tus datos y procesos de negocio siempre estén disponibles y seguros.


Algo que rara vez nos detenemos a pensar es que no toda la data de una empresa requiere el mismo nivel de almacenamiento (no todos los datos tienen que estar tan a la mano), ni de seguridad (algunas cosas son más importantes que otras). KIO Networks te permite crear una estrategia de Nube de acuerdo a las necesidades de tu negocio, trabajando con las mejores y más conocidas Nubes públicas y privadas, para de esta forma optimizar costos y garantizar el mejor funcionamiento de tu operación.


“Hoy por hoy, ante la contingencia mundial que estamos viviendo, hemos aprendido que ejecutar los procesos críticos de negocio de una empresa no necesariamente implica ejecutarlos frente a la computadora que tenemos en la oficina”. Esta es una lección que nos permite, de alguna manera, ver el futuro en los nuevos modelos de trabajo de una forma diferente y seguramente más eficiente ante la “nueva normalidad”.

1 vista0 comentarios

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram