Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/68
  • Zector 51

Tipos de tortugas marinas y sus características


Las tortugas marinas son unos de los animales más fascinantes que podemos encontrar en los océanos. De hecho, forman parte de las historias populares y de la mitología de gran variedad de culturas.


Hoy en día nos siguen pareciendo seres increíbles por su belleza, su elegancia en el agua y algunas de sus características más destacables, como su longevidad y su tranquilidad.

Para comenzar, hablaremos de las principales características de las tortugas marinas en general, sin entrar en características de las distintas especies.

  • Son reptiles que viven en los mares y océanos.

  • Prefieren las aguas tropicales y subtropicales.

  • Suelen estar en aguas poco profundas, aunque para encontrar alimento pueden bajar a gran profundidad.

  • Tienen esqueleto interno y esqueleto externo, muy pocos animales tienen esta característica.

  • La parte de abajo del caparazón de las tortugas marinas, es decir su vientre, tiene un nombre científico: plastrón.

  • Tienen párpados, algo poco habitual en animales marinos.

  • Tienen muy buen oído en el agua, pudiendo percibir hasta vibraciones muy pequeñas.

  • Las tortugas marinas no tienen dientes, pero sí potentes mandíbulas y, algunas de ellas, picos duros y puntiagudos. Algunas especies tienen el pico dentado, con una forma de sierra suave para desgarrar y cortar mejor el alimento.

  • También tienen un gran olfato bajo el agua y fuera de ella.

  • Las tortugas marinas bebés nacen en la arena de las playas.

  • La incubación de los huevos puede durar entre 30 y 60 días según la especie.

  • Las crías de tortugas marinas salen de los huevos que las hembras han puesto en nidos enterrados y van directas hacia las olas para empezar a nadar y vivir en los mares y océanos.

  • Los huevos eclosionan en el mismo periodo de tiempo y salen a cientos rápidamente hacia el agua, pero muchas no llegan debido a los depredadores que están al acecho.

  • Las hembras son las únicas que volverán cada cierto tiempo a la playa en la que nacieron, o en esa zona, para formar su nido y desovar. Así, los machos ya no regresan a las playas.

  • Las tortugas madres nunca vuelven a las playas a comprobar los nidos ni a relacionarse con las crías una vez nacen.

  • Una forma de diferenciar a machos y hembras es observar las colas. Las hembras tienen una cola realmente corta, de hecho nunca supera a sus aletas traseras. En cambio, la cola de los machos es más larga y si supera sus aletas traseras.

  • Hay tortugas marinas que son carnívoras, otras herbívoras y otras son omnívoras, o bien empiezan comiendo carnes de jóvenes y conforme crecen se alimentan de plantas marinas y algas.

  • Comen principalmente medusas y, desde ya hace años, por accidente comen plástico, sobre todo bolsas plásticas. El motivo es que las confunden con su alimento, principalmente con las medusas.

  • Otros de sus alimentos habituales son calamares, camarones, esponjas de mar, etcétera.

  • Sus principales depredadores son tiburones, cetáceos, concretamente ballenas con dientes como orcas, ballenas belugas y cachalotes, peces grandes y los seres humanos. En cambio, sus huevos los depredan animales terrestres como distintas especies de aves, como gaviotas, los zorros en lugares como las costas de Australia y otros animales, como los mapaches en las costas de EE.UU.

Tortugas marinas en peligro de extinción y vulnerables

Es probable que ya hayas oído o leído que varias especies de tortugas marinas están en peligro de extinción. Así es desde hace años y cada vez se suman más especies.


Las especies de tortugas marinas más amenazadas son 5 de las 7 existentes y mencionadas en el apartado anterior.

  • Tortuga golfina, bastarda, cotorra o lora (Lepidochelys kempii)

  • Tortuga carey (Eretmochelys imbricata)

  • Tortuga laúd o baula (Dermochelys coriacea)

  • Tortuga boba o caguama (Caretta caretta)

  • Tortuga verde (Chelonia mydas)

Las principales causas de que se encuentren en esta situación de peligro, y algunas de ellas a un nivel ya muy preocupante, son el cambio climático, la contaminación marina y la destrucción de sus hábitats, así como la caza para usarlas de alimento y como trofeo, tanto vivas, como disecadas o por sus caparazones.