top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

Tigres del Norte. “La velocidad nos impedía disfrutar la vida”


Durante más de 50 años los Tigres del Norte no pararon. La música norteña que los encumbró, primero en la frontera de Estados Unidos, donde como “mojados” empezaron su historia musical, y después en gran parte de la Unión Americana, México y algunos países de Latinoamérica; siempre fueron constantes, porque en ese andar ni la transformación de la industria musical, ni mucho menos los grupos que surgieron y alcanzaron la fama efímera, pudo frenarlos.


Hace dos años y apenas unos días después de su presentación en el Auditorio Nacional, el 6 y 7 de marzo de 2020 la pandemia cambió su rutina. Sus instrumentos se guardaron, los escenarios se cerraron y el clásico andar que Los Tigres del Norte protagonizan cada noche, cuando con sus instrumentos y canciones buscan la reacción de sus fans, cambió de ambiente.

Ahora estaban en sus casas, ante el encierro, caminaban de un lado a otro, reconocen los hermanos Jorge, Hernán, Eduardo y Luis Hernández; así como su primo Óscar Lara al iniciar la entrevista, justo un par de días antes de que reaparecieran en el Auditorio Nacional (20,21 y 22 de mayo) con La Reunión, su nueva gira, que también da nombre al disco que concentra las historias que vivieron en pandemia.

Los cinco visten de traje, siempre puntuales y accesibles se presentan emocionados responden a pregunta expresa las cosas positivas que les dejó el confinamiento. Los integrantes coinciden en que la velocidad con que vivían les impedía percatarse de las cosas más simples que había a su paso, “como que en mi camino había flores u otras cosas que no apreciaba”, dice Jorge, el mayor de los Hernández; también tener la oportunidad de compartir con sus familias, como lo destaca Eduardo y Óscar, o de convivir “con los hijos y mi nieto”, dice Luis, o hasta darse el tiempo para cocinarle a su familia, como lo hizo Hernán, que les preparó el bistec con papas, que su mamá les cocinaba. En su caso también fue benéfico estar en casa para acompañar a su esposa en el proceso de cáncer que padece.


El quinteto asegura que la reflexión ante lo hecho, los hizo valorarse más como personas y darse la oportunidad de vivir, y sobre todo disfrutar lo que por 50 años se perdieron.


Jorge, quien junto a Hernán y Óscar inició la aventura de Los Tigres del Norte, que empezó cuando eran niños y salieron de su natal Rosa Morada, Mocorito, Sinaloa, es el primero en responder a la pregunta.


“¿Qué nos dejó la pandemia? Muchas cosas, sobre todo aprendimos a valorar lo que somos, lo que tenemos, a nuestras familias. Antes de la pandemia era tan rápida la vida que llevábamos que no sabíamos, por lo menos en lo personal, si cuando salía a la calle había flores alrededor mío o qué había, únicamente iba al objetivo. Aprendí a tener una valoración más amplia, a darme cuenta de quién soy realmente y qué significo para mí mismo. Es una de las enseñanzas máximas que me dejó la reflexión."


El valor de la familia

Eduardo destaca que vivió momentos muy contrastantes que le permitieron comprender muchas situaciones que en el torbellino en que estaban envueltos por sus giras y viajes no alcanzaba a percibir.


“Lo mejor de todo esto fue que empezamos a valorar a nuestra familia, a conocer los gustos de los hijos y esposas; porque antes de la pandemia éramos unas personas que no parábamos, llegábamos a casa, estábamos un día, dos, y no nos dábamos cuenta de muchas cosas. Es más, hasta cosas que había en tu casa que no sabías que estaban ahí. Y de repente en tu desesperación encontrabas cosas, que te preguntabas, cuándo puse esto aquí y cuándo lo dejé”. Comparte que hubo momentos de “frustración, especialmente las primeras semanas, cuando te decían, va para pronto. Y pasaron unas, dos, tres, cuatro semanas y nada, seguíamos encerrados; después dos meses, tres, y me empecé a desesperar. Yo miraba afuera y decía: ‘¿Hasta cuándo, me va a tocar?’. Fueron momentos muy difíciles, y también momentos en los que pudimos entender muchas cosas que no comprendíamos antes de la pandemia.


Óscar asegura que lo mejor de la pandemia fue la oportunidad que tuvo para valorar la labor de su esposa y la responsabilidad que ha tenido de sacar adelante a su familia.


“Fue un aprendizaje muy bonito, porque conocí la responsabilidad que tenía mi esposa, de estar al pendiente de la casa, los hijos, la familia; algo que de lo que no me daba cuenta, porque nada más llegaba de rápido; así fue por más de 50 años”.


Lamentablemente, Óscar perdió a su hermano hace unos meses: “Yo pensaba que la pandemia no me iba a perjudicar, y hace unos meses acabo de perder a mi hermano mayor; no me he podido recuperar, ha sido un golpe muy fuerte. Por eso les digo que no se confíen, que sigan tomando precauciones y que se sigan cuidando con las medidas preventivas para el covid”.


Tareas caseras

Luis confiesa divertido que el confinamiento le permitió descubrir su habilidad para la cocina: “La pandemia me hizo darme cuenta de muchas cosas que estaban ahí y que a simple vista no veía. Yo, por ejemplo, no sabía que sabía cocinar, y me dediqué a eso; era como un pasatiempo, cuando cocinaba se me olvidaba todo lo que estaba sucediendo”.


Además, se dedicó a explorar las plataformas digitales: “Me puse a averiguar qué estaba escuchando la gente, sobre todo en un momento como la pandemia, en el que la familia estaba reunida. Creo que eso nos favoreció, porque la música de Los Tigres del Norte la puede escuchar toda la familia, porque son temas de mensaje, de amor y desamor. Y de alguna forma, las nuevas generaciones que a lo mejor ya nos conocían por sus papás, ahora ya se interesaron en nuestra música. Así lo vivimos al iniciar la gira en Estados Unidos”.


Hernán es contundente: en su caso no hubo revelación, desde siempre le ha gustado la cocina: “Yo no descubrí, porque cuando estoy en casa siempre me gusta cocinar. No soy así como un gran chef, pero preparo las cosas que le gustan comer a mis hijos”. Incluso presume: “Lo que nadie me gana a hacer (risas de Óscar y Jorge), bueno quizá el compadre Óscar sí, es ha hacer el bistec con papas rebanadas grandes y el jitomate; esa es mi especialidad, no porque me salga bueno, sino porque a mis hijos les gusta que se los haga. Es un guiso que cuando estábamos en el rancho de mi mamá nos lo hacía; nos lo daba cuando estábamos chiquitos, pero con hígado”.


En el caso de Hernán la pandemia también le permitió compartir una fuerte experiencia con su familia: “La pandemia me dio la oportunidad de cuidar un poco más a mi esposa, Ana, que estaba más estresada por lo de su cáncer; para mí y para toda mi familia, incluyendo a mis hijos y nietos, fue una oportunidad. Gracias a Dios por estar con ella todos los días, de atenderla, darle aliento y ánimo. Y también tuve la dicha de ver crecer a mis hijos y nietos, de disfrutar a mi familia, algo que no había podido hacer en 50 años”.


El documental

El próximo viernes 17 Prime Video estrenará el documental Los Tigres del Norte, historias que contar, en el que se aborda la trayectoria del quinteto sinaloense; su origen, su desarrollo y cómo con los años han alcanzado la posición que hoy ostentan como uno de los principales grupos de música regional mexicana. Carlos Pérez Osorio es el director de la producción en la que los hermanos Hernández y Óscar Lara protagonizan una historia de lucha, disciplina y esfuerzo que los ha llevado a lograr la fama internacional en México, Estados Unidos, Latinoamérica y España.

227 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page