• Zector 51

Son los amos del asfalto


El deterioro del asfalto guarda historias de gloria, dolor y pasión de la contracultura global, y el skateboard no es la excepción: una relación entre hombre, tabla y cuatro ruedas que ha escrito epopeyas como la del Hombre Halcón desafiando la gravedad con una pirueta de 900 grados y su inclusión en los Juegos Olímpicos.


Pero todo buen movimiento necesita de una excelsa banda sonora, así que este deporte adoptó, dentro de su ADN, la protesta del punk rock, el hip-hop y el metal, géneros perfectamente representados en el soundtrack del clásico videojuego y franquicia de Tony Hawk Pro Skater, cuya reedición de sus primeros dos títulos, a 20 años de su lanzamiento, ya está disponible.


¿¡Tanto tiempo ha pasado!?”, exclamó Mathias Färm en una entrevista que dio a Excélsior hace dos años, “yo tengo sólo los mejores recuerdos de ese juego. Ahora he envejecido y he dejado de patinar con la misma energía de hace 30 años, pero si hablamos del juego sólo puedo decir que nos llevó a tantos países que no imaginamos pisar.


El público empezó a buscar nuestros discos porque se preguntaban ‘¿quiénes son estos tipos de No Cigar?’. Para ese entonces ya teníamos cuatro discos, pero Tony nos ayudó a que Pennybridge Pioneers se convirtiera en un clásico y el favorito de muchos”, dijo vía telefónica.


México, Brasil y Argentina son latitudes que cruzaron años después gracias a una simple canción, la cual ahora tiene 45 millones de reproducciones en Spotify, “y seguramente una cantidad similar tuvo en las antiguas plataformas (como Napster y Ares, un espacio de compartición de archivos, no legalizados)”.


El patinador protagonista del juego usó Instagram para explicar y compartir más de 50 canciones que lo acompañaban cada vez que salía a patinar o que sus compañeros en skateparks solían escuchar, una lista que incluyó a Papa Roach, Anthrax, Public Enemy, Lagwagon, The Vandals, Rage Against The Machine, Powerman 5000, Suicidal Tendencies, Bad Religion y Goldfinger, entre otros que regresan a formar parte de la familia en el nuevo juego.


Además, 37 nuevos invitados como Billy Talent, Less Than Jake, Machine Gun Kelly, MxPx, Reel Big Fish, Sublime, The Ataris, Cherry Kola, Craig Craig ft. Icy Black.


Max Barrera, patinador del equipo Vans y uno de los deportistas más importantes de México, compartió, como muchos otros en el mundo, que su patinador favorito a la hora de tomar el control era Chad Muska.


Se asemeja mucho a mi estilo para patinar”, cuenta en entrevista telefónica.


El skateboarding y la música van juntos desde el principio, porque lo que vale como patinador es tu video parte, lo que tú haces en la calle, lo que grabas y acompañas con una rola. Es una cultura compartida. Lo que hace el juego es mostrar al mundo la verdadera representación del skateboarding: música, moda, arte y deporte”, explicó.


Él comenzó a darle a la tabla a los 8 años. En 1988 no salía sin su walkman. Llevaba casetes de Dead Kennedys, Primus, Bad Religion, Pennywise, La Polla Records, Suicidal Tendencies, Eskorbuto.


Eran el reflejo de lo que estaba pasando en el mundo. Ahorita todas esas bandas son cool, antes no, antes eras rarito si escuchabas eso. En la primaria y secundaria siempre me vieron como ‘¿qué hace y qué es este niño?’”, añadió.


El juego es prácticamente una modalidad individual o multijugador que transporta al patinador a diferentes ciudades del mundo, haciendo uso de espacios públicos para ejecutar trucos, vandalizando propiedad privada con grafiti y hasta saltando vagabundos para sumar puntuación y cumplir con retos.


Sin embargo, son estos aspectos los que han satanizado a la música y al deportista en todo el mundo. De acuerdo con la revista española Empiria, enfocada a metodología de las ciencias sociales, los skaters son parte de toda la juventud rebelde que desafía los modelos convencionales sociales y la gestión del espacio público.

Muchos países han legislado y castigado a estos deportistas al grado de prohibir la práctica del skate en muchos espacios, siendo uno de los principales factores de la célebre frase “skate is not a crime” (el skate no es un crimen), y tienen razón, por algo es un deporte popular entre la juventud y símbolo de unidad global que llamó la atención del Comité Olímpico Internacional.


Se nos encasilló como antisociales, los que rompen los botes de basura y no les importa, los raros por escuchar punk, pero ahora es universal, uno va a un skatepark y ve a familias practicando, a chavitos haciendo deporte perfectamente protegidos. Por eso yo siempre digo que estamos en la mejor época del skateboarding: rompiendo paradigmas y estigmas culturales”, opinó Max.


Tony Hawk Pro Skater 1 + 2 incluye patinadores clásicos como Steve Caballero, Bucky Lask, Andrew Reynolds, Eric Koston, Elissa Steamer, entre otros veteranos, además de la nueva sangre como Leticia Bufoni y el hijo de Tony, Riley Hawk.


Una confirmación, sí nostálgica, de una juventud y actitud que jamás desaparecerá de las calles del mundo, tal cual lo explicó hace el año pasado East Bay Ray, guitarrista de los Dead Kennedys, previo a su participación en el festival Domination.


Sobrevivirá hasta el fin de los tiempos, porque es música muy buena. The Clash, Ramones y... espero que también los Kennedys. La actitud también prevalece... sólo que hay menos Bob Dylans y hay más youtubers”, dijo.

1 vista

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram