• Zector 51

Relaciones familiares: ¿Qué es y cómo sanar la "herida materna"?


Ser radical, o muy rígida y dominante, en tus relaciones tienes a ser muy extremista y no encontrar el equilibrio, sientes que nadie te merece o por el contrario, lo das todo sin importar que te lastimen.


Este aspecto del inconsciente llamado también como "la madre interior" es fundamental sanarlo, sobre todo si somos mujeres ya que "la herida materna" encarna directamente ya que éste dolor de "ser mujer y madre" viene de generación en generación, según la especialista Bethany Webster.


Características de la herida materna:

  • Vergüenza. La horrible sensación de que algo está mal contigo misma, te da "pena" ser tú.

  • Comparación. Tiendes a sentir que no eres lo suficiente y te comparas con otras mujeres.

  • Minimizar. Sentir que no puedes florecer plenamente o ser "mucha mujer" para ser amada.

  • Culpa. Sentirte mal por querer más de lo que tu madre y abuelas tuvieron para sí mismas durante su vida.

Esta herida materna se puede manifestar cuando no eres "tú" completamente, para no molestar o lastimar a otros, el miedo de romper con el esquema familiar te pesa bastante,


La falsa creencia de que las mujeres nacieron para sufrir porque "así les tocó vivir" o tolerar maltratos y abusos por parte de los demás es un indicativo de tener problemas de autoestima y autovaloración.


Competir de manera furtiva contra otras mujeres, además de que ya no está de moda, debemos ser más sororas con otras mujeres, al final de cuentas ellas también padecen lo mismo que tú o más.


Ser radical, o muy rígida y dominante, en tus relaciones tienes a ser muy extremista y no encontrar el equilibrio, sientes que nadie te merece o por el contrario, lo das todo sin importar que te lastimen.


La madre interna

Nadie es culpable del sufrimiento o infelicidad de su madre, lo primero que debemos entender para poder sanar es que nadie puede "salvar" a su mamá.


Entender que no es tu culpa ni pagar el precio por las decisiones de tu mamá es algo difícil pero necesario, recuerda que estás aquí para vivir tu propia vida y tus propios errores.


Liberarse de la culpa de los estándares, lineamientos, reglas de nuestros condicionamientos, especialmente de esos que tomamos de nuestra mamá, Entendamos que son otros contextos y otros tiempos totalmente distintos.


“La Herida Materna no es algo que nos deba avergonzar o que necesitemos evadir. Es una puerta a nuestro poder y potencial totales. No es ultimadamente acerca de tu madre. Es acerca de abrazar tu Ser y tus dones sin vergüenza” comparte Bethany Webster.

6 vistas0 comentarios

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram