• Zector 51

¿Problemas para dormir? 6 TIPS para tener un sueño reparador


¿Sabes que muchas de las elecciones de rutina que haces mientras estás despierto tienen un impacto profundo en la calidad de tu sueño?


Cuando se mencionan las palabras “buena higiene”, de manera inmediata se puede pensar que estamos hablando de ducharse, lavarse las mano, etc.


De acuerdo con la OMS, la higiene se refiere a “condiciones y prácticas que ayudan a mantener la salud y prevenir la propagación de enfermedades”. Cuando se trata de dormir y el tema del sueño, nos referimos a desarrollar patrones saludables a través de prácticas consistentes de higiene del sueño.


La ciencia ha demostrado, de manera inequívoca, que el sueño es necesario para una buena salud. El sueño reparador es la contribución más importante que podemos dar a nuestro cuerpo, incluso más que la dieta y el ejercicio. Afortunadamente, tenemos aún más control de nuestro sueño de lo que se cree, y esto comienza con una buena higiene del sueño.


Mala calidad el sueño

Según la Clínica del Trastorno del Sueño de la UNAM, 45% de la población adulta presenta mala calidad de sueño. Esto se refleja en la dificultad que las personas tienen para levantarse, así como en constante somnolencia y cansancio durante las primeras horas de la mañana.


En este sentido, es importante mencionar que muchas de las decisiones que tomas en tu rutina del día, o mientras estás despierto, tienen un gran impacto en tu calidad de sueño. Por lo tanto, si al despertar tienes cansancio o pesadez, podrías comenzar por abordar tu higiene del sueño:


Ambiente de tu habitación

Ruido: Mientras te encuentres dormido o dormida, tu cerebro aún registra los sonidos, éstos pueden hacer que te despiertes, tu frecuencia cardíaca cambie o incluso la presión arterial. Los tapones para los oídos pueden proporcionar una solución si tu entorno es ruidoso.


Tecnología: El dormitorio es para dormir, no para computadoras o Televisión. La luz azul emitida por las pantallas restringe la producción de melatonina, la hormona que controla el ciclo de sueño o vigilia, esto dificulta conciliar el sueño y permanecer dormido.


Oscuridad: Cualquier luz extraña en tu habitación puede enviar mensajes de alerta al cerebro y afectar la calidad del sueño. Una máscara para dormir podría bloquear la luz no deseada.


Hábitos personales

Cafeína y Nicotina: El café, el té y el chocolate contienen cafeína, mientras que los cigarrillos contienen nicotina. Ambos son estimulantes que interfieren con la capacidad del cuerpo para conciliar el sueño y deben evitarse entre 4 y 6 horas antes de acostarse.


Alcohol: Evitar las bebidas alcohólicas de 4 a 6 horas antes de dormir es una buena opción. Si bien el alcohol puede causar somnolencia, desaparece en aproximadamente cuatro horas y se asocia con patrones de sueño alterados.


Hora de comida: Evitar las comidas pesadas antes de acostarse, aligerará el sueño ya que pueden causar indigestión y tienen el potencial de interrumpir su sueño.

7 vistas0 comentarios

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram