• Zector 51

Peña Nieto podría ser el primer ex mandatario en ser juzgado judicialmente


La denuncia presentada por Emilio Lozoya Austin en contra del ex presidente Enrique Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, por haberle “ordenado” recibir sobornos de Odebrecht y distribuir más de 100 millones de pesos a la campaña presidencial de 212, tal como lo anunció este martes el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero; coloca a  Peña Nieto a punto de hacer historia ante la posibilidad de convertirse en el primer ex mandatario en ser juzgado judicialmente por un delito grave.


El ex director de Pemex presentó la denuncia de hechos acompañada de recibos, un video y cuatro testigos de sus dichos como pruebas, por lo que se abrió una carpeta de investigación para deslindar responsabilidades y en caso de ser necesario citar a declarar a Peña Nieto y a Videgaray Caso.


Hasta inicios del año pasado, un presidente sólo podía ser juzgado por traición a la patria, pero en marzo de 2019, el Senado de la República reformó los artículos 108 y 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para someter a proceso penal al presidente de la República también por hechos de corrupción y delitos electorales.


Ante este panorama, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha reiterado una y otra vez su postura que sólo se juzgará a los ex presidentes si la población así lo decide por medio de una consulta. No obstante, durante su conferencia de prensa de este miércoles aseguró que respeta las decisiones que la Fiscalía General de la República (FGR), tome respecto al caso.


“Bueno pues yo respeto la decisión de la Fiscalía, ya ustedes conocen mi postura a cerca de juicios a ex presidentes lo he externado, lo dije desde la campaña y en el discurso de toma de posesión hable también sobre el tema y he dicho que en el caso de los expresidentes que sean juzgados debe de consultarse a los ciudadanos…”, dijo.


López Obrador aseguró que se enteró de la denuncia interpuesta por Lozoya a través de los medios de comunicación y no porque el fiscal le avisara e insistió que esta demanda legal implica que todos los implicados deben ser llamados a comparecer.


“Lo que debe quedar claro de que esta denuncia implica que sean llamados a comparecer, que declaren los dos ex presidentes entre otros servidores públicos (Calderón y Peña Nieto, el diputado mencionado,los senadores todos los mencionados, el que estaba de secretario de Hacienda  (Luis) Videgaray eso es por procedimiento. De ahí a que sean responsables, es otro procedimiento”, destacó.


López Obrador insistió que al hacer estas acusaciones, Lozoya Austin está obligado a presentar las pruebas de sus dichos.


“Él acusa, dice que tiene pruebas, tiene que probar, tiene que demostrar lo que está afirmando, pero de que tiene que ir a declarar lo tiene que hacer. No sé si tienen que ir a la fiscalía, por escrito.. no sé, eso corresponde a la Fiscalía.. pero si ya hay una denuncia, tiene que proceder (...) el fiscal no se va a prestarse a una jugarreta, entonces hay que esperar nada más”, insistió.


Luego de una polémica estancia en el Hospital Ángeles del Pedregal (a donde fue trasladado a su llegada a México procedente de España) a causa de una presunta “anemia severa” y desde donde enfrentó dos audiencias judiciales por los casos de Agronitrogenados y Odebrecht, de los cuales fue vinculado a proceso pero con la concesión de enfrentarlo en libertad; Lozoya Austin se había esfumado. Pero este 11 de agosto reapareció con una “bomba” en la mano: una demanda judicial.


Emilio Lozoya denunció a Enrique Peña Nieto y a Luis Videgaray, por su presunta participación en la trama de corrupción del pago de sobornos de Odebrecht, los cuales ascendieron a 10.5 millones de dólares a cambio de que le fuera adjudicado a la empresa brasileña el proceso de modernización de la refinería de Tula, Hidalgo.


Lozoya Austin aseguró que ambos (quienes eran sus jefes) lo obligaron a recibir el dinero de la compañía brasileña, parte del cual (100 millones de pesos) fue a parar a la campaña presidencial de Peña Nieto con la finalidad de contratar a asesores internacionales.


Una vez en el Gobierno federal, el ex mandatario y el ex secretario habrían destinado 120 millones de pesos para comprar el voto de cinco senadores y un diputado para que votaran a favor de la reforma energética, que abrió el sector a la inversión privada en 2013.


Lozoya aseguró tener cuatro testigos, además de que entregó facturas y un video para probar sus acusaciones. 

5 vistas

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram