Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

"Nachito", el perrito que dio su vida defendiendo a su familia


Para muchos, los animales de compañía son un miembro más de su familia y en el caso de los perros, esto cobra un poco de mayor fuerza gracias que se les reconoce como "el mejor amigo del hombre". Para muestra basta conocer el caso de "Nachito", un can que dio su vida para proteger la de sus humanos.


La historia la contó el usuario de Facebook Jorge Luna, médico veterinario con estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán, quien no dudó en despedirlo contando la historia de su heroica acción tras enfrentarse a una víbora coralillo, una de las más venenosas. Esto conmovió mucho a sus contactos y todos aquellos que conocieron la acción.

"Adiós Nachito. Adiós bebé valiente, pagaste con tu vida el proteger a tu familia de quien tu sabias que podía hacerles daño, una coralillo de las más venenosas que se coló al porche de la casa y lograste matarla, pero te mordió y tu cuerpecito no pudo superarlo", escribió el hombre con notable tristeza.


De igual forma le agradeció el amor y las aventuras que les regaló cuando estaba con ellos. "Jamás te olvidaremos bebé lindo, fuiste un héroe defendiendo a tu familia", afirmó.


"Vino al mundo y cumplió su cometido, gran alma, lindo hermoso", "Mis respetos a tan valiente mascota", "Eres un héroe Nacho vuela alto" y "Bello ese perrito ahora es un doble angelito", fueron algunos de los comentarios que los internautas escribieron en la publicación.


¿Qué tan venenosa es una serpiente coralillo?

La coralillo (Micrurus) es una serpiente muy venenosa que destaca por sus colores llamativos rojo, negro y amarillo. Son muy conocidas y temidas en México y en otros países de América Latina. Pueden llegar a medir desde 36 centímetros hasta 1.5 m de longitud. Tienen la cola muy corta comparado con otros grupos de serpientes, de ahí deriva el nombre de género.


De acuerdo con la página NaturaLista este tipo de serpientes no son agresivas a menos que sean molestadas. A pesar de la letalidad de su veneno, morder suele ser uno de sus últimos recursos de defensa. "Si no pueden huir y esconderse, las corales adoptan una táctica de combate que consiste en ocultar la cabeza entre los anillos que forman con el cuerpo y yerguen la cola enrollando su extremo en forma de bucle, simulando una cabeza", describe.

97 visualizaciones0 comentarios