top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

Murió Pharoah Sanders, leyenda del jazz, a los 81 años


Pharoah Sanders, una de las figuras más creativas del jazz que hizo suya tanto la música india como la africana llevando su saxofón a límites insospechados, falleció este sábado a los 81 años.


Su discográfica, Luaka Bop, anunció que murió en paz junto a su familia y amigos en Los Ángeles: "Siempre y para siempre, que descanse en paz este bello ser humano", escribió el sello en un comunicado.

Sanders, que llevó el movimiento free jazz a nuevas cotas, prácticamente atacaba a su saxofón soplando excesivamente la boquilla - las coleccionaba por centenares -, mordía la caña e incluso llegaba a gritar en la campana del instrumento.


Este discípulo de John Coltrane, que tocó agresivos solos en el último álbum de éste, Live in Japan, era visto a menudo como una especie de sucesor de su maestro, quien murió en forma repentina en 1967.

Ornette Coleman -posiblemente el pionero más importante del free jazz- definió a Sanders como "probablemente el mejor saxo tenor del mundo".


Pero Sanders, que también tocaba el saxo soprano y el alto, no logró contar con la unanimidad del público y nunca tuvo el éxito comercial de Coltrane, Coleman u otros innovadores históricos del jazz.


Con unos solos que pasaban de ser chillones y graznantes a ser sedosos y melódicos, Sanders fue descrito como el padrino del jazz espiritual y hasta cósmico, aunque siempre rechazó las etiquetas.


Entre sus obras más conocidas destaca The Creator Has a Master Plan, un tema de casi 33 minutos de su álbum Karma, en el que Sanders suena como si estuviera exorcizando demonios, antes de volver a un estado celestial.


Leon Thomas canta un el tema de 1969, en la cúspide de la contracultura: "El creador tiene un plan maestro / Paz y felicidad para todos los hombres".


Upper Egypt and Lower Egypt, del influyente álbum de Sanders Tauhid de 1967, se basa en los toques de guitarra y un suave xilófono que rinde homenaje a la tradición africana, mientras Sanders irrumpe con un saxofón que suena como un aullido.


El saxo, prolongación de sí mismo

"Realmente ya no veo la trompa. Trato de verme a mí mismo", dijo en la presentación de Tauhid, su primer álbum en el sello Impulse! que editó Coltrane.


"No es que intente gritar con mi trompa, simplemente intento poner todos mis sentimientos en la trompa", explicó.


Farrell Sanders -cambió la grafía de su nombre de pila a instancias del compositor de jazz futurista Sun Ra - nació y creció en la segregada Little Rock (Arkansas), donde tocaba el clarinete en una banda escolar y exploraba el jazz con artistas que llegaban en las giras.


Después de la escuela secundaria se fue a vivir a Oakland, California, donde por primera vez disfrutó de la libertad de asistir a clubes racialmente mixtos y tuvo un primer encuentro con Coltrane cuando compraban boquillas.


Más tarde fue a Nueva York, donde llegó a caer en la indigencia, trabajando como cocinero e incluso vendiendo su sangre para sobrevivir.


Conoció a Sun Ra cuando cocinaba en un club de Greenwich Village. Al descubrir su talento musical, Sun Ra y Coltrane reclutaron a Sanders para su banda. A la muerte de Coltrane se convirtió en líder de la misma.


"Tengo un sonido oscuro; muchos de los jóvenes tienen un sonido brillante, pero a mí me gusta un sonido oscuro con más redondez, más profundidad y sentimiento", describió su estilo en una entrevista de 1996 con el San Francisco Chronicle.


"Quiero llevar al público a un viaje espiritual; quiero agitarlo, excitarlo. Luego los traigo de vuelta con una sensación de calma", explicó.


Exploración espiritual

Sanders, que en sus últimos años llevaba una larga barba blanca y un gorro tipo fez, hizo sus pinitos en la música pop, empezando por Thembi, de 1971, que lleva el nombre de su mujer.


Pero su incursión en el mainstream fue breve.

127 visualizaciones0 comentarios

留言


bottom of page