Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/68
  • Zector 51

¿Miedo al éxito? Aprende a lidiar con eso y sal a triunfar


“Sin miedo al éxito” se ha convertido en una expresión que empleamos casi a manera de chiste cuando alguien no se atreve a hacer algo. Sin embargo, el miedo al éxito es algo muy real.


Se refiere al miedo de lograr cosas, al grado de caer en el autosabotaje. Pero por qué alguien le tendría miedo a algo que vemos como bueno e incluso deseable?

El miedo al éxito no es al éxito en sí mismo, sino a sus posibles consecuencias. Es decir, al miedo a hacer sacrificios o perder cosas. No es que nos dé miedo estar en la cima, sino que no estresa el precio que hay que pagar para llegar a ella.


Lo más truculento es que muchas veces este miedo no es evidente, sino que se manifiesta en distintos comportamientos que pueden confundirse con flojera y falta de disciplina:


¿Le tienes miedo al éxito? ¿Por qué sucede? El problema ¿Cómo vencer el miedo al éxito?

No tener metas: Esto ayuda a que no puedas hacer ningún progreso porque en primer lugar ni tienes un destino.


Rendirse: Abandonar las cosas justo cuando comienza a parecer que vas a lograrlas. Procrastinar: Dejar las cosas hasta el último minuto, cuando es imposible que des lo mejor de ti.


Obstaculizarse uno mismo: la gente que le teme al éxito pone trabas en su propio camino para disminuir sus posibilidades de éxito.


Pregúntate esto: ¿Te da miedo imaginar lo que pasaría si fueras el centro de atención? ¿Te dan ansiedad las responsabilidades que implicaría? ¿Te preocupa tener que dejar gente atrás? ¿Piensas que las cosas serán tan complicadas que no podrás con ellas? ¿Te da miedo que la gente se burle de ti? Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es sí, es muy posible que lo que tengas sea miedo al éxito.


El miedo al éxito se desarrolla por distintos factores. Quizás tengas el famoso síndrome del impostor, en el que sientes que no te mereces tus éxitos o que no estás a la altura de otras personas en tu área y que en cualquier momento el mundo se dará cuenta. A esto puede sumarse una creencia genuina de que no tienes lo que se requiere para lograr las cosas.


Otra razón puede ser que malinterpretes los sentimientos relacionados con el éxito. La ansiedad y la emoción tienen muchos síntomas en común, y por eso a veces pensamos que estamos nerviosos cuando en realidad estamos emocionados, y como consecuencia evitamos las situaciones que nos causan esas emociones.


Frecuentemente también existe un miedo a las repercusiones sociales. Por ejemplo, puede ser que te dé miedo que se burlen de ti, que te juzguen por no alinearte a tradiciones de tu género. O bien, simplemente puede ser la ansiedad social de ser el protagonista.


También pueden influir las consecuencias de éxitos pasados: ¿te tacharon de presumido o arrogante? ¿la gente te empezó a buscar por conveniencia? Esto factores pueden hacerte no querer sobresalir de nuevo. Todos tenemos miedos. Sin embargo, el miedo al éxito es uno muy particular porque te genera una gran dificultad para conseguir tus metas, te quita la poca o mucha motivación que podrías tener, lo que a su vez, al no verte donde te gustaría estar, baja tanto tu autoestima y te convierte en un conformista insatisfecho.


Como es de esperarse, la opción por excelencia es la terapia, sobre todo el psicoanálisis o la terapia cognitivo-conductual. Mientras que la primera te ayudará a entender los factores inconscientes que causan tu problema, la segunda se enfoca en los pensamientos que contribuyen a tu comportamiento.


Sin embargo, también hay cosas que puedes hacer tú mismo. Lo primero es aprender a manejar el estrés y ansiedad por medio de ejercicio, respiración, escribir en tu diario, meditación, visualización, entre otras terapias.


Después, debes identificar tus creencias limitantes y replantearlas de tal forma que veas que las cosas no están tan mal. Finalmente, aprende a estar cómodo con lo incómodo. El camino al éxito siempre va a tener momentos que nos den ansiedad,