top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

Los Amigos Invisibles buscaban ser una banda antimoda




La historia de Los Amigos Invisibles comenzó en 1991, cuando el mundo era muy distinto y la forma de disfrutar la música llegaba desde un cassette o un disco de acetato.


Poco después, en esa misma década de los años 90, los CD's y la música que se "quemaba" en plataformas ayudó a llevar más lejos los sonidos. En esa ola se montaron Los Amigos Invisibles, esa banda que nació en Caracas, Venezuela, con la única intención de pasarla bien con los panas y poner a bailar a la gente.



Y lo lograron. Esto es algo que Julio César Briceño "Chulius" sabe muy bien como el frontman de una agrupación que cada que pisa México, triunfa de forma arrolladora. Ya lo demostraron el año pasado cuenta abarrotaron el Teatro Metropólitan con sus conciertos, esos momentos en vivo que tanto gozan.


Ahora volverán a un recinto especial y cálido para ellos, ideal para que su música fluya por los cuerpos de sus fans y la vibra se extienda en cada canción, en cada baile. Este recinto es el Centro de Espectáculos La Maraka, el cual llenaron en junio de 2022 y donde adelantaron la producción que luego estrenaron. Así es como tocarán este sábado 27 de enero en el escenario de la colonia Narvarte, en punto de las 21:00 horas.


Los Amigos Invisibles, esa banda entre 'panas'

En entrevista para El Heraldo de México, Julio César Briceño, mejor conocido por los fans como "Chulius", recordó esos años de juventud cuando comenzó todo en Venezuela.


"De eso queremos seguir viviendo, del arte que en un principio jamás pensamos que esto se iba a convertir en nuestra carrera, sobre todo viniendo de un país latinoamericano como Venezuela, donde nuestros papás conscientemente se preocupan porque tú vas a ser músico", comenzó Julio.


"Traté de hacerlo a propósito para reunirme con los panas y ese momento de ensayos, de probar ideas, era mejor que estar haciendo cualquier otra cosa y me la pasaba increíble. Se iba haciendo música, darte cuenta que al presentarnos en vivo el público era parte de esa tribu", confesó. 


Con sinceridad, abundó que: "Entonces se convirtió en esa máquina de baile y de pasarla bien que además nos ayuda a nosotros y ayuda a la audiencia a desconectarse de este mundo cada vez más loco o igual de loco que siempre, pero con las redes sociales nos enteramos más rápido de todo.


De los conciertos a ser una banda "antimoda"

Julio nunca ha temido a expresar lo que siente o piensa. Por ello, se sinceró al admitir que ir a un concierto o al cine es el tiempo mejor invertido para él. Por lo tanto, dar conciertos se volvió en una especie de adicción sana.


"El primer concierto que me marcó fue de Sentimiento Muerto, una banda emblema de Venezuela que todavía no sacaban discos y se escuchaban los cassettes piratas, eran un fenómeno caraqueño que se extendían por el país. Ir a verlos en vivo fue ¡wow! una conexión muy bonita", rememoró.


Fue entonces que estar con los amigos se volvió de un pasatiempo a la mejor profesión para ellos hace tres décadas.


"Fui yo y un grupo de panas, no hay que olvidar a los originales, música funky, bailable, con elementos latinos con la premisa de tener las mejores canciones posibles pero sin caer en la moda, un poco punk, un poco 'antimoda".


Con el respeto ganado, remató con el mensaje de la banda:


"Eso hizo que nos ganáramos adeptos, llevar nuestra música, onda y mensaje. Sí tenemos un mensaje de que hay que bailar, gozar, hay que joder, hay que coger, estar enamorado de la vida todos los días".


Esclavos de los hits para hacer felices a sus fans

Tras varios años recorridos, premios ganados y muchas canciones exitosas, un concierto de Los Amigos Invisibles sigue siendo un gran suceso para ellos y sus miles de fans. Por ello, Julio no duda en definir cómo funciona la industria con el anhelo de crear grandes momentos.


"No olvidamos los hits que ha dejado la banda. Es importantísimo cuando tocas en vivo los hits, porque la gente compra tickets para escucharlos. Nos gusta ser esclavos de los hits porque de eso se basa que tú vendas tickets y haya promotores que quieran negocios contigo, de eso se trata, de venderlos, al promotor le vaya bien y a mí me vaya bien, que el público la pase increíble y nos quieran volver a ver", manifestó Julio en entrevista desde Miami.


Este fenómeno es algo que Julio también ha disfrutado como público, siendo fan de la banda La Vida Bohème, a la que hace poco vio en vivo. La sensación de disfrutar más a la banda se la dio la pandemia, pues en ese entonces se mantuvo activo creando canciones a distancia con José Rafael Torres "Catire" y Juan Manuel Roura "Mamel".


Luego de combinar la producción de 25 canciones con su trabajo de medio tiempo en un depósito, donde sus compañeros no sabían que él era un cantante famoso, Julio y sus compañeros firmaron un nuevo contrato con una disquera de Miami que apostó por su sonido funk.


"En enero de 2022 se acerca un disquera de aquí de Miami, brazo de Warner, a preguntar sí teníamos canciones. Las mostramos y nos dieron dinero, nada loco para comprar casa en Beverly Hills y sí todo muy aterrizado a la industria. Lo bonito fue que nos dijeron que confiaban en lo que hacíamos, nos pidieron un disco y dos videos", reveló.


Para culminar, Julio dejó claro que este 2024 comienza muy bien para Los Amigos Invisibles con su concierto en La Maraka, pues es un lugar con historia donde pasaron artistas que admiran, que anhelan copiar su longevidad artística.


"Estamos inspirados en gente como Óscar de León o Celia Cruz, que al morir tenía más de 50 discos grabados, es la era de la grabadera y hay que seguirle. Estuvimos en La Maraka en junio de 2022, fue increíble pisar ese escenario y saber de toda la gente que ha estado ahí, para nosotros es un honor. Es un escenario distinto, como los de Las Vegas, me encanta". 


"Me encanta tocar en DF (CDMX) porque nos tratan como en nuestra casa y qué bonito que quieran seguir escuchando tocar a la banda en vivo, lo hacemos con mucho cariño y pasión".


"La gente que nos escucha nos dice que ponen nuestra música para sentirse bien. Tú misión en el mundo, esa parte la cumpliste con hacer sentir bien a la gente" - Julio Briceño, vocalista de Los Amigos Invisibles


"Queremos estar como esos artistas tipo Celia Cruz, Mike Jagger, Depeche Mode, que no paran de hacer música, muchos latinos como Carlos Vives, Juanes, que se siguen presentando" - Julio Briceño, vocalista de Los Amigos Invisibles.


477 visualizaciones0 comentarios
bottom of page