top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

La verdad detrás de la jugada más insólita de la historia de los mundiales


La Copa del Mundo trae consigo una mochila repleta de ilusiones que concluyen con el pitido final del referí. Además, cada Mundial también aporta distintas perlitas que quedan en la memoria de propios y extraños, tal como sucedió en la cita mundialista de Alemania 74.


En aquella competencia, un futbolista de Zaire quedó en el recuerdo por una insólita reacción cuando su combinado enfrentó al vigente campeón, Brasil.

La selección de Zaire se midió ante los sudamericanos en el marco del último partido de la primera fase del Grupo 2, donde Brasil tenía la obligación de ganar por tres goles o más para clasificar a la siguiente instancia.


Aquel 22 de junio de 1974, a los 80 minutos de juego, la Canarinha ganaba 3 a 0 y estaba por marcar el cuarto tanto, cuando un peligroso tiro libre acechaba el arco de los africanos.


El protagonista de la jugada más insólita en la historia de la Copa del Mundo fue Mwepu Ilunga, ya que cuando Rivelino se dispuso a ejecutar el tiro libre y el árbitro pitó la orden, el futbolista de Zaire corrió hacia el esférico y lo pateó al área rival, dejando perplejos a compañeros y rivales, mientras las risas bajaban de las gradas. Esta situación llevó a pensar que el jugador no conocía las reglas, pero lo cierto es que detrás de la acción había una señal de protesta.


Es que el futbolista de Zaire buscó que se conociera una trágica situación que afectaba a la delegación. “Lo hice a propósito, quería que me expulsaran como forma de protesta, pero sólo me sacaron amarilla”, afirmó el deportista a medios de comunicación. Esto se explicaba a partir de las represalias que tomaría el dictador Mobutu Sese Seko con el plantel de fútbol.


Mobutu buscó en la Copa del Mundo tapar el régimen golpista que se vivía en Zaire, por lo que prometió premios en efectivo para la selección, siempre que hiciera un papel digno en Alemania 74.


En primer lugar, atravesó un repechaje polémico en donde Marruecos no se presentó al duelo decisivo porque sostenía que Zaire sería favorecida, arreglos mediante por parte de Mobutu.


Mientras que una vez en plena disputa mundialista, el premio prometido de ante mano fue dado de baja y los africanos solo cobrarían en caso de empatar o ganar ante Brasil. En consecuencia, y con la eliminación consumada, Mobutu recortó el presupuesto del futbol y la selección africana nunca más volvió a participar de un Mundial.

39 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page