top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

Hábitos valiosos que todo empleado feliz hace diariamente


Pareciera imposible de creer pero pasamos más tiempo en contacto con nuestros colegas de la oficina que con nuestros propios amigos y familiares, por lo que tener un lenguaje asertivo, una relación diplomática y buenas maneras serán siempre las claves para mantenerte feliz en tu trabajo.


Pero a veces resulta que por acciones o condiciones ajenas a nosotros, las palabras de nuestros jefes, la insensibilidad de algún colega o la rivalidad promovida en el ambiente laboral hace que ello mine nuestra autoestima y calidad de vida, haciendo que las horas de trabajo sean largas y tediosas, generando una sensación de estancamiento, frustración o amargura, trayendo como consecuencia que nuestra percepción de la vida y oficio no sean lo que esperábamos.

De hecho de acuerdo con la American Psychological Association, el índice de empleados desmotivados e incluso devastados por su empleo ha aumentado dramáticamente en los 3 últimos años en los 5 continentes; ya que estos no logran detectar a tiempo que su entorno laboral es lo que está detonando su malestar.


Expertos sugieren que lo más importante es revisar con cuidado la fuente del hostigamiento o infelicidad, llevar un registro de todos los momentos incómodos surgidos y hablar con las partes implicadas sobre dichos sucesos. En caso de que el escenario sea adverso, siempre es buena idea hacer una denuncia anónima al equipo de RH, para que estos sean mediadores y conciliadores ante las autoridades competentes a la par de promover un mejor clima laboral.


Los expertos de la APA así como el Consejo General de la Psicología de España, advierten que adquiriendo estos sanos hábitos laborales, cualquier conflicto puede ser superado.


El acto del perdón

Sabemos que es muy difícil admitir que nos equivocamos o que la responsabilidad de un hecho fue entera o parcialmente nuestra, pero reconocer que hiciste daño o causaste mal siempre es muy liberador, por lo que pedir disculpas e intentar reparar el error siempre será el camino correcto.


De hecho cuando se reconoce la falla y se actúa de inmediato, las hostilidades desaparecen y la gente recupera su nivel de productividad, tal y como afirma Manfred FR Kets de Vries autor de "The Art of Forgiveness: Differentiating Transformational Leaders" quien asegura que la amargura y el odio "crean trastornos de estrés, afectan negativamente al sistema inmunológico y se correlacionan positivamente con la depresión, la ansiedad, el neuroticismo y la muerte prematura".


Expresar gratitud

Una de las mejores cosas que puedes hacer por ti mismo es expresar gratitud con regularidad. Se ha demostrado experimentalmente en estudios de Harvard Medicine School, que incluso una pequeña expresión de gratitud puede hacerte sentir emociones más positivas al instante y obligarte a mirar las circunstancias positivas que te rodean.


También es excelente para construir relaciones si expresas gratitud a las personas que te rodean. Por ejemplo, en lugar de lamentar su gran carga de trabajo, agradezca que es un activo indispensable para su empresa o agradezca a su equipo por apoyarlo.


Asumir intención positiva

¿Con qué frecuencia te has sentido frustrado o irritado con un compañero de trabajo por la forma en que redactaron un correo electrónico, sólo para descubrir que no significaba nada? En el mundo moderno de la comunicación digital, este es un problema común.


Con demasiada frecuencia, las personas se ven atormentadas por sentimientos negativos debido a una simple mala interpretación de la intención. Los empleados felices tienden a asumir una intención positiva en todo momento; en lugar de recurrir a la peor interpretación posible de un mensaje, quédate con la mejor interpretación posible.


Centrarse en factores controlables

Los empleados felices pasan su tiempo enfocándose en las variables que pueden manejar, no en aquellas que los rebasan. Hay muchas cosas que no podrás controlar en tu trabajo, desde el tráfico hacía al trabajo hasta el mal genio de un jefe que está pasando por un momento difícil. No te fijes en ellos; en su lugar, mantén tu atención en los factores que están perfectamente bajo tu control, como tu desempeño, tus metas o desafíos


Tomar descansos

Hay teorías contradictorias sobre la mejor duración de los descansos y el número correcto de descansos a lo largo del día, pero una cosa es cierta; las pausas son buenos para tu bienestar mental y pueden aumentar su productividad, contrario a lo que se piensa. Tal es el caso de empleados de Google o Microsoft que no sólo descansan de sus faenas sino que comen y juegan en medio de su jornada laboral, generando endorfinas y amor por su empresa.


Tomar vacaciones

Del mismo modo, los empleados felices toman vacaciones. No importa cuánto ames tu trabajo, puede volverse tedioso con el tiempo. Salir de vacaciones suele ser la única solución real a largo plazo para desconectarse de lo pesado del trabajo.


Rodearse de personas positivas

Las personas felices tienden a juntarse con otras personas felices. Las actitudes y los sentimientos son contagiosos, por lo que si te relacionas constantemente con personas optimistas te resultará mucho más fácil mantenerte feliz en tu propia posición.


Hacer ejercicio

¿Alguna vez has notado que las personas que hacen ejercicio regularmente tienden a ser más felices? No es coincidencia. Los empleados felices a menudo usan su hora de almuerzo para una rutina de ejercicio rápida o para hacer tiempo para ir al gimnasio antes o después del trabajo. El ejercicio alivia el estrés, te mantiene en mejor forma y mejora tu salud mental y física en prácticamente todos los ámbitos. Si deseas aumentar tu felicidad en el trabajo y en otras áreas de tu vida, programa de 20 a 30 minutos de ejercicio todos los días, incluso si sólo estás caminando alrededor de la cuadra.


Aprender, crecer y cambiar

Los empleados felices también se comprometen con el aprendizaje y el cambio continuos son básicos para mantenerlos motivados. Están constantemente buscando nuevos modos de estimulación y nunca permanecen en el mismo nivel de cognición o habilidad por mucho tiempo. Es una receta perfecta para sentirse más feliz.


Cuándo seguir o no

Si nada de lo anterior funcionó, es momento de decir adiós; recuerda que no es justo para ti ni tu entorno inmediato que labores en un lugar tóxico, donde no se preocupan por tus emociones o crecimiento personal. Es difícil más no imposible seguir adelante.

120 visualizaciones0 comentarios
bottom of page