Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/68
  • Zector 51

Emmanuel y Gilberto Santa Rosa, el Grammy Latino premia la excelencia de dos grandes


Gilberto Santa Rosa y Emmanuel han hecho historia en el mundo de la música, el boricua a ritmo de salsa, y también ha tenido su lado romántico: “Empecé cantando boleros desde niño”; y el mexicano en el terreno del pop, en el que destaca: “Siempre fui un paso adelante a mi época”.


Ambos han superado cambios, modas y hasta la forma en que la modernidad y la transformación de la industria ha impuesto en la forma de consumir canciones.

Los dos han caminado en paralelo y siempre con la firme convicción de superarse a sí mismos, de mirar hacia adelante y no voltear a los lados para mantener la conexión que por años han tenido con sus fans, a quienes han contagiado de su sensibilidad y han hecho cantar, bailar y llorar con sus interpretaciones; a cambio, el mejor reconocimiento es el aplauso.


La entrega, disciplina, respeto y amor por su profesión los ha llevado a alcanzar la excelencia, que la Academia Latina de la Grabación les reconocerá el próximo miércoles 17 de noviembre, en el contexto de la Semana del Grammy Latino en Las Vegas.


A la cita, El caballero de la salsa acudirá “con mi familia, mi esposa, dos de mis hijos, pues los otros dos no podrán asistir por cuestiones de trabajo; y parte de mi equipo”; mientras que El Bola llegará acompañado de su familia, que “están triplemente más emocionados que yo”.


Los dos cantantes agradecen la distinción que, al hablar con MILENIO, reconocen, los tomó por sorpresa.


Gilberto (GSR), asegura que el ritmo siempre le llamó la atención y por eso apenas sale al escenario contagia su sensibilidad a través de su canto y sus pasos de baile: “Pensé que me invitarían a una actividad de la Academia, quizá a un homenaje”. Emmanuel (E) comparte: “Que me dijeran que la decisión del Consejo Directivo de la Academia Latina de la Grabación fue unánime, me llenó de emoción”.


¿Qué estabas haciendo cuando te avisaron del premio?

Fue una cosa simpática, porque ya me habían avisado que me querían hacer una llamada vía Zoom, y sabía que era la gente de la Academia, pero pensé que me iban a invitar a alguna actividad, pues he colaborado varias veces, pensé que sería para participar en un homenaje.


Lo simpático no fue que me emocioné mucho, sino que me dicen: “Te estamos avisando ahora, pero no puedes decir nada hasta que la Academia lo haga público”. Entonces estar con esa noticia para mí solo fue muy emotivo y complicado de callar; agradezco mucho haber sido escogido entre tantos y tantos artistas”.


Venía en el coche y me hablaron por teléfono para decirme que me daban este reconocimiento y que querían hablar conmigo los directivos de la Academia; me fui a la oficina de producción y nos comunicamos, fue muy bonita la plática.


Me encantó que Manuel Abud, que ahora es el CEO de la Academia, y Gabriel Abaroa, que es presidente emérito, me hayan dicho que cuando pusieron mi nombre para otorgar el premio, todos los miembros del Consejo unánimemente dijeron que sí. Fue lo más bonito de la noticia.


Es un reconocimiento a la trayectoria, ¿hubo un flashback del camino andado en la música?

Yo ese ejercicio lo hago a menudo, porque a diferencia de otras personas, me gusta visitar el pasado, la trayectoria; lo disfruto mucho. Cuando me hablaron de la Academia tuve una buena excusa para repasar todo.


Cada paso, cada momento de éxito, de fracaso, de intento, de logros; de verdad es una satisfacción grande tener una carrera tan larga; poder conversar con ustedes, tener conciertos que hacer y grabaciones por venir, eso es único.


No, no me remití al pasado. Me quedé muy tranquilo y me di cuenta de que cuando hay una excelencia en el trabajo que hago, hay ciertos logros y un reconocimiento. Se dice mucho que el ser humano está necesitado de reconocimientos, pero como artista lo vives en cada show y en cada aplauso.


Entonces, cuando ya llevas muchos años de trabajo, los mismos llevas de reconocimiento; cuando una institución te reconoce, tiene un significado muy especial, porque estás dentro de la industria, estás dentro de la gente que hace música, de la creatividad, de la calidad, sientes una satisfacción muy grande. No hice un viaje hacia atrás, dije OK, este es un premio hacia atrás, pero yo tengo que seguir adelante.


¿Qué ha sido lo más complejo para mantenerse vigente?

Mantener el nivel de calidad de lo que se hace, siempre he dicho que el mayor reto que un artista tiene es uno mismo, hay que pensar como tú vas a mantener una vigencia, una calidad, un interés hacia tu persona; ese es el mayor reto.


Cada artista tiene su espacio y su propuesta, nunca he querido competir con nadie, lo más difícil es mantener la conexión con el público.


Acción en la que no solo está el artista, también hay un equipo detrás para lograr que esa música llegue a la gente; aprovecho para agradecerle a ese grupo de personas que son parte de mi camino, lo que ha hecho por mí y mi carrera.