• Zector 51

El pez transgénero con el cambio más radical


Los peces son los maestros del reino animal en el cambio de sexo. Aproximadamente el 2% de las especies de peces muestran algún tipo de hermafroditismo: son unas 500 especies diferentes en todo el mundo. Ejemplos de ellos son el pez payaso, famoso por la película Buscando a Nemo; el caribeño lábrido de cabeza azul, el bacalao azul de Nueva Zelanda y, el más radical, el kobudai, con una cara que solo una madre podría amar.


Científicos hallaron el mecanismo que permite a los peces, a través de la reconfiguración genética de las gónadas y cambios en la “memoria” celular”, modificar su sexo en la edad adulta, informó la revista Science Advances.


Mucha gente da por cierto que el sexo biológico queda establecido al nacer, pero muchos peces lo cambian de forma rutinaria en la edad adulta como parte natural de su ciclo vital, según la coautora del estudio Erica Todd, del Departamento de Anatomía de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda.


En el programa de televisión Planeta Azul II (Blue Planet) de la BBC se menciona que, para muchas especies como el kobudai, la capacidad de cambiar de sexo es altamente adaptativa; para esto el equipo de investigadores submarinistas viajó hasta Japón en 2016 donde filmaron al pez.


Los especialistas comentan que si un pez individual puede reproducirse como hembra durante la primera parte de su vida y luego continuar reproduciéndose como macho durante el resto, efectivamente duplica su producción reproductiva. Poder cambiar de sexo maximiza las posibilidades de transmitir genes si las circunstancias ambientales o sociales cambian.


Allí los millones de televidentes fueron testigos del dramático cambio que experimentó una kobudai hembra de diez años (también conocida como napoleón asiático, Semicossyphus reticulatus) al transformarse en macho. Después de muchos meses, el macho transformado emerge de su guarida más grande que antes, con testículos, una frente enorme y bulbosa y una naturaleza agresiva. Ahora incluso más grande que el macho dominante existente con el que se había apareado anteriormente cuando era hembra, el nuevo macho derrota al alfa envejecido en una violenta batalla por el dominio.


Al kobudai y sus variedades se los conoce como hermafroditas secuenciales, ya que pueden cambiar de sexo de forma permanente en un momento específico de sus vidas. La mayoría de los hermafroditas secuenciales se conocen como protogynous (en griego, “la mujer primero”): cambian de mujer a hombre, que incluye a también otros lábridos, muchas especies de peces loro y una amplia variedad de peces de arrecife.


En la mayoría de los peces protóginos, algunos comenzarán su vida como machos, algunos cambiarán de hembra a macho en algún momento y algunos permanecerán como hembras durante toda su vida. Sin embargo, en otras especies, el sesgo sexual puede ser más extremo: en el pez ángel (Centropyge potteri), por ejemplo, todos los peces comienzan sus vidas como hembras y todos los machos eran hembras en algún momento.


Otros hermafroditas secuenciales se conocen como protandrosos (“primero el macho”): ellos pueden cambiar a las hembras en un momento determinado de sus vidas, en las circunstancias adecuadas. En peces protoginosos como el kobudai, en que un macho dominante domina un harén de hembras más pequeñas, es útil convertirse en macho en la vida posterior cuando sea más grande. Para peces protándros como el pez payaso, las hembras grandes son más fértiles que las más pequeñas, por lo que esparcir los espermatozoides cuando son pequeños y los huevos gestantes cuando son más grandes es eficiente.


Sin embargo, los reyes y reinas del juego del cambio de sexo en los peces, conocidos como hermafroditas bidireccionales o hermafroditas en serie, pueden cambiar de un lado a otro en cualquier dirección, dependiendo de las circunstancias ambientales. Por ejemplo, los gobios de coral (gobiodon y paragobiodon) viven dentro de grietas dentro de los arrecifes de coral, se mueven muy poco durante su vida y tienen oportunidades limitadas de encontrar nuevos compañeros de apareamiento. Si dos peces cualesquiera que se encuentren pueden formar una pareja de apareamiento macho-hembra, sin importar el sexo que sean cuando se encuentren, esto sería ventajoso.


Los impactos del cambio climático en la proporción de sexos ya preocupan a los biólogos marinos que estudian otros animales que dependen de la temperatura para determinar el sexo de los embriones.

8 vistas0 comentarios

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram