top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

El origen detrás de los nombres de las bandas más grandes de la historia


La música modifica la vida de millones de personas, en ese lenguaje tan único y poderoso se encuentra un acto mágico, que estimula las emociones y que construye un canal impresionante para alegrar la cotidianidad.


Una enorme mayoría de la población mundial disfruta de artistas gigantes, que en algún momento tuvieron que enfrentarse a la compleja labor de determinar un nombre para la banda, una marca indisoluble que los acompaña para siempre.

Por eso existen diversos motivos para la elección del apodo, que sigue siendo un misterio o una incógnita para muchas personas. Por eso, esta recopilación de los factores que influyeron para elegir el nombre de los grupos más grandes del planeta. Una variopinta gama de situaciones que incidieron, desde una ocurrencia repentina hasta debates prolongados.


The Beatles

Indudablemente la banda más influyente de toda la existencia del rock, un verdadero antes y después. Los cuatro magos de Liverpool se constituyen en un paradigma, un cambio de era, una leyenda. ¿Cómo surgió ese nombre tan famoso? Cuenta la mitología que el enorme John Lennon soñó, en su niñez, con un escarabajo, que en inglés se escribe Beatles. La idea gustó en el seno del grupo, pero decidieron agregarle un juego de palabras con beat, que se relaciona con los tiempos de la música. La conjunción de esos dos términos generó Beatles.


Pink Floyd

Inconfundible, con un par de acordes o de esos clímax sonoros interminables y tan únicos cualquier ser humano percibe que suena Pink Floyd. La banda británica rompió con los paradigmas y alcanzó la cima mundial con un sonido alejado de lo comercial y cargado de complejidad compositiva. El primer nombre fue Screaming Abdabs, pero a partir de la confusión con otra agrupación de similar denominación se reunieron a pensar uno nuevo. Cuentan que Syd Barret propuso The Pink Folyd Sound, pero... ¿por qué? Se debía a una conjugación de Pink Anderson y Floyd Council, dos músicos bluseros de esa era. Claro que con el tiempo se eliminaron los términos the y sound.


AC/DC

El rock en su estado más puro, esos riffs maravillosos que cualquier ser humano reconoce al instante. Este magnánimo grupo inglés ha inspirado a decenas de generaciones con su sonido, con su impronta y sigue vigente en cada rincón de la Tierra. Los hermanos Malcom y Angus Young se toparon con la marca insignia por un evento azaroso. Resulta que detuvieron la vista en una máquina de coser de su hermana, que llevaba la terminología de AC/DC, que refiere a la corriente alterna y directa. Intuitivamente, los Young sintieron que era perfecto para su banda.


Megadeth

Un desplante, un destrato y la emoción de sentirse excluido alineó todo el contexto para esta peculiar manera de llamar a una banda. Dave Mustaine padeció en carne propia el sinsabor de quedarse afuera de Metallica. Apenas sus compañeros lo echaron, el músico se juramentó crear un nuevo grupo, pero sobre todo se movilizó por la ira, por el deseo de ser más letales que sus examigos de ruta. Claro que el destino ayudó, porque se topó con un panfleto político que refería a las mega muertes en el mundo, por el accionar bélico. Entonces entendió que Megadeth acuñaba todo el espíritu ideal para su propio emprendimiento musical.


Led Zeppelin

Otra de las bandas más icónicas, con su novedosa propuesta de eternas zapadas, pero sobre todo por el power que le imprimieron a la escena musical y por la calidad de sus integrantes, varios de los cuales están considerados de los mejores en cada uno de sus instrumentos. Claro que a la hora de bucear en el punto cero se disparan varias corrientes teóricas, una que refiere a un robo de inspiración y la más avalada se vincula con una charla entre Jimmy Page y otros compañeros durante una grabación. Cuando confesó que deseaba construir su propio grupo, Keith Moon bromeó con la idea y le dijo que fracasaría como un zepelín de plomo, es decir, “like a lead zeppelin”.


Guns 'N' Roses

Ícono total de la década de los 90, donde vivió un furor de expansión planetaria. Ese rock potente, y matizado con una estética particular, recorrió todos los recovecos del mundo e ingresó en los livings de todos los hogares. Un nombre característico, que quedó grabado a fuego en el inconsciente colectivo. La piedra basal engloba una historia bastante sencilla, dado que la formación original provenía de dos grupos anteriores: L.A. Guns y Hollywood Rose. Entonces, optaron por combinar ambas denominaciones para generar el definitivo Guns And Roses, que en castellano aplica como a una contrariedad porque sería armas y rosas.


The Ramones

No hace falta presentaciones, estas dos palabras pulularon en ciento de miles de millones de remeras en toda la Tierra. Una marca que trasciende lo musical y que representa un espíritu, un estilo de vida. Los máximos referentes del punk rock, o al menos los que lo irradiaron con mayor éxito. Claro que esta banda no solo se llama The Ramones, sino que todos sus integrantes lo adoptaron como apellido. Dee Dee Ramone, el bajista, fue el creador de esta insigna y su inspiración se basó en Paul McCartney. ¿Cómo? Sí, el hombre de Los Beatles utilizaba como seudónimo en los hoteles el apócope de Paul Ramone.


Iron Maiden

El heavy metal en su máxima expresión, cierto que este estilo siempre dispuso de una vinculación con una simbología algo extrema. En el caso de esta mítica banda, el origen se entrelaza con una situación violenta. El fundador de la agrupación, el bajista Steve Harris, según cuenta la leyenda halló un raptus de inspiración en una película. El músico disfrutó del film El hombre de la máscara de hierro, de 1939, y en un fragmento se veía un elemento de tortura denominado Iron Maiden. Una especie de ataúd con clavos oxidados que se utilizó en la Edad Media, donde se encerraba a las víctimas hasta que morían desangrados.


The Doors

Uno de los frontmans más maravillosos de la historia del rock, Jim Morrison, un talentoso innato, que le agregó un vuelta de rosca con su manera de dominar el escenario y su voz inconfundible. El cantante también se distinguió por la capacidad de recitar poesía durante las largas improvisaciones en vivo. Justamente en el arte de las rimas está el quid de la cuestión. El nombre de la banda tiene su raíz en un verso del poeta William Blake, que reza: "If the doors of perception were cleansed, every thing would appear to man as it is: infinite”.


Soda Stereo

Los precursores de Latinoamérica, el grupo más influyente del continente, que abrió las fronteras y atrapó el corazón de todos los países de la región. El trío que lideró el inolvidable Gustavo Cerati marcó un antes y un después con su impronta, su sonido, su calidad y sus melodías. Lo cierto es que cuando eran jóvenes universitarios, estudiantes de Publicidad, se reunían en un garaje del barrio de Belgrano, en Argentina. El cantante recibía a sus laderos con sifones de soda (agua gasificada), entonces los amigos de la banda bromeaban con que su música era burbujeante como esa bebida. Eso despertó una idea de relacionarlo con el sonido estéreo y surgió Soda Stereo.


Kiss

Un antes y un después de la música mundial. Una banda que marcó a generaciones y generaciones y que se sumergió hasta en los rincones más recónditos de la Tierra. Un grupo que no solo transformó al mundo con sus guitarras y esas voces tan singulares, sino que patearon el tablero con su imagen, con ese maquillaje característico de los rostros de los integrantes. Suena extraño que este sonido poderoso se identifique con la palabra Kiss, que suele remitir a situaciones tiernas y románticas. Lo cierto es que Paul Stanley explicó hace muy poco tiempo la verdad, o una de ellas, al asegurar: “Pensé que era algo que le sonaría familiar a cualquiera, da igual en que parte del mundo se encontrara. Era el tipo de nombre que, con una palabra así, te haría decir: 'Oh, he escuchado hablar de Kiss'. Además, tiene muchos significados distintos, puede ser un beso de pasión, el beso de la muerte, cualquier cosa”.


Metallica

Cuidado, que ahí viene esa bola arrolladora que es Metallica. Una banda poderosa, con riffs de guitarras que derriban paredes y una base de batería que martilla hasta el escudo del Capitán América. Los estadounidenses construyeron un mito con su música y el nombre les cuaja perfectamente. Ahora, ¿de dónde salió? Resulta que en su juventud se vivía el apogeo del intercambio de cassettes (millennials abstenerse) y fanzines. Un amigo de Lars Ulrich editaba una de esas publicaciones caseras y le pidió ayuda para el título, en ese brainstorming quedaron como finalistas Metal Manía y Metallica. Lars convenció que vaya por la primera opción, porque él deseaba la segunda para su banda.

185 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page