• Zector 51

El factor D: el rasgo de la personalidad que domina el "lado oscuro" de las personas


El egoísmo, el maquiavelismo y la sicopatía tienen todos algo en común: el factor D.


Un grupo de psicólogos daneses y alemanes realizaron una investigación y llegaron a la conclusión de que algunas características como el egoísmo, el rencor o el sadismo comparten un mismo factor o denominador común.


Tal vez pensemos que es más común que existan más personas solo egoístas que psicópatas, porque la psicopatía es una condición mental mucho más severa, pero el estudio demuestra que todas estas conductas relacionadas con el “lado oscuro” del cerebro están estrechamente ligadas y son parte de una misma tendencia.


Los psicólogos advierten: si tienes uno de estos rasgos destructivos o antisociales, es más probable para ti desarrollar alguno de los otros que para las personas que naturalmente no poseen ninguno.


Los científicos concluyeron que, si una persona exhibe rasgos malévolos como una tendencia hacia humillar a otros, es más probable que desarrolle otros como el robo, la mentira o la trampa.


Ingo Zettler, investigador del estudio dijo: “Los rasgos oscuros tienen más en común que lo que los diferencia. Y el conocimiento sobre este núcleo oscuro puede jugar un papel crucial para los terapeutas que trabajan con personas con estos rasgos”.


Este factor común fue denominado por los científicos como el factor D, y se ve, por ejemplo, en casos de violencia extrema, incumplimiento de normas, mentira y engaño.


El conocimiento sobre el factor D en una persona puede ser una herramienta útil para evaluar la probabilidad de que la persona vuelva a delinquir o participe en conductas más dañinas.


Según los expertos, el factor D resume el hábito de colocar nuestros propios intereses antes que el de los demás, sin considerar sus sentimientos o su bienestar emocional o en casos más graves, físico. Estas tendencias sirven para evadir sentimientos de culpa o vergüenza.


El estudio se basó en preguntarle a los participantes cuán de acuerdo estaban con afirmaciones como “A veces vale la pena sufrir un poco para ver a otros recibir el castigo que merecen”, o “Sé que soy especial porque todos me lo dicen”.


Como ya mencionamos, estos rasgos oscuros pueden entenderse como ejemplos de un núcleo común, pero también se determinó que algunos aspectos son más predominantes. Por ejemplo las justificaciones y excusas son propias de una personalidad narcisista, mientras que la falta de utilidad intencional y malévolamente es una característica del sadismo.


Los expertos aseguran que el factor D está presente en nueve de los rasgos oscuros más estudiados: el egoísmo, el maquiavelismo, la desconexión moral, el narcisismo, el derecho psicológico, la psicopatía, el sadismo, el interés propio y el rencor.

3 vistas

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram