• Zector 51

El consumismo en México: en ascenso


Hemos hablado de manera general sobre cómo el consumo humano impacta en nuestro ambiente y la manera en que su forma más voraz, el consumismo, potencia todos esos efectos negativos para el planeta. Ahora es momento de hablar un poco sobre lo que sucede en México.

El consumismo en México no es un problema menor. Al ser uno de los países más poblados del mundo, al ocupar el décimo lugar (en 2020) y el tercero con más habitantes de América (solo por debajo de Estados Unidos y Brasil), según el World Population Review, es claro que eso puede desencadenar problemas relacionados con el consumo desmedido de productos.


De 173 países, México ocupa el lugar 58 de consumo total de carne (con 64.8 kilos por persona al año, 4 veces más que lo recomendado para un consumo sostenible). Sin embargo, no toda la carne que producimos se consume aquí, sino que México también exporta, lo que provoca que esa carne se vaya, pero la huella ecológica permanezca.


La deforestación y el consumo excesivo de agua son dos consecuencias negativas de esta actividad. Por un lado, se utiliza el 38.3% de la superficie nacional para alimentar al ganado mexicano y, por otro, la agricultura y la ganadería en el país desperdician el 57% del agua que utilizan.


En el caso del fast fashion, la mayoría de las prendas que se fabrican con este modelo son importadas.


En 2019, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) alertó en su revista sobre la mala calidad y la huella ecológica que supone la moda rápida, equivalente a la contaminación de popotes, botellas o platos desechables.


Además, mencionó marcas muy populares como Bershka, C&A, Forever 21, Guess, H&M, Pull&Bear, Shasa y Zara, entre otras.


"El consumismo en México ha propiciado un aumento de problemas ambientales. En promedio al año, cada habitante ocupa 48 kilos de plástico", Argelia Zacatzi / Greenpeace.


El Brand Footprint 2020 de Latinoamérica señala que en México son ocho las marcas de FMCG que tienen penetración en más del 90% de los hogares en el país: Bimbo, Coca-Cola, Lala, Colgate, La Costeña, McCormick, Nescafé y Knorr; todas ellas involucran una gran cantidad de plásticos.


En términos generales, el nivel de adquisición de mercancías en México puede estimarse considerando la proliferación de plazas comerciales.


México es el país de América Latina con más centros comerciales, incluso por encima de Brasil. Las proyecciones para 2025 indican que seguirá ocupando ese primer puesto.

Tan solo en la Ciudad de México y el área metropolitana hay una tercera parte de los centros comerciales del país. Entre el año 2006 y 2018 se construyeron 108 nuevas plazas de este tipo en la capital, las cuales generan problemas en el abasto de agua y el espacio público.

Por ejemplo, prácticas como el Buen Fin incentivan el consumismo en un país donde a poco más de 9 millones de habitantes les falta el agua potable (5), recurso indispensable para realizar cualquier actividad.


Es por ello que en Greenpeace buscamos que todas las personas, particularmente las que más consumen, transiten hacia estilos de vida sustentables basados en consumir menos y mejor.


Mientras las corporaciones utilizan recursos energéticos de forma vasta, mucha gente no tiene acceso a ellos. Entérate aquí de cómo la pobreza energética afecta al país.

7 vistas0 comentarios

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram