• Zector 51

El aire en China vuelve a estar tan contaminado como antes de la pandemia


La pandemia de Covid-19, que se ha cobrado ya un mínimo de 380.000 muertes confirmadas en el mundo, no acarreará ningún tipo de beneficio ambiental en la atmósfera terrestre, según habían advertido los expertos y se está pudiendo comprobar ya en China.


Los niveles de contaminación en las grandes ciudades del gigante asiático, primero en atravesar el cierre de actividades, están volviendo a los niveles habituales tan pronto como la vida y los negocios recuperan cierta normalidad. Lo mismo, con toda probabilidad, irá ocurriendo en el resto del mundo.


De hecho, los niveles en China de varios compuestos perjudiciales para la salud en los últimos 30 días exceden a los del mismo periodo en 2019, según un informe del Centro para la Investigación en Energía y Aire Libre (Crea, por sus siglas en inglés), del que se ha hecho eco The Guardian.


Por primera vez desde el estallido de la crisis sanitaria, la presencia de diversas sustancias nocivas, como micropartículas PM2.5, dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y ozono troposférico, ha superado a la observada un año atrás. "Los niveles de contaminantes del aire se desplomaron durante el cierre de actividades nacional en febrero, tocaron fondo a comienzos de marzo y ahora han sobrepasado sus niveles anteriores de la crisis", resume el informe.


Según ha explicado en The Guardian Luari Myllyvirta, analista principal de Crea, el "rebote" de China es una "alerta temprana" de lo que va a ocurrir en otras economías dependientes de los combustibles fósiles. "Las industrias altamente contaminantes se han recuperado más rápido de la crisis que el resto de la economía", indica este experto.


EFECTO REBOTE

"El rebote parece deberse a las emisiones industriales, ya que los niveles de polución en las mayores ciudades, Beijing y Shanghai, todavía se sitúan por debajo del año pasado", resume el informe. "En general, los niveles de contaminación tendieron a crecer más en las áreas donde la quema de combustibles fósiles es una fuente importante de polución".


En Wuhan, donde se originó el brote de coronavirus, la contaminación se redujo hasta casi la mitad durante las medidas de cuarentena más duras, pero ahora es sólo un 14% menos respecto al año pasado, cerca de recuperar los niveles habituales.


Los expertos ya habían advertido que el drástico cierre de actividades en todo el mundo no tendría consecuencias a medio y largo plazo sobre la calidad del aire. Algunos, incluso, ya previeron un posible "efecto rebote". Tal fue la conclusión de un exhaustivo estudio que publicó Nature Climate Change hace dos semanas, que se centraba, en este caso, en el C02, principal causante del efecto invernadero.

7 vistas

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram