• Zector 51

Dormir poco podría ser más perjudicial de lo que crees, ¡podría darte demencia!


¿Duermes poco y crees que es normal? En esta situación se encuentran millones de personas, pero recientemente científicos de la University College London descubrieron que aquellos que de forma habitual no logran llegar a dormir seis horas como mínimo tienen casi un tercio más de probabilidades de desarrollar demencia.


Para llegar a esa conclusión estudiaron a 7 mil 959 adultos británicos durante 30 años y dieron seguimiento 1985 (cuando el rango de edad de los participantes era de 35 a 55 años) hasta 2015, lo que permitió a los investigadores medir la duración del sueño a las edades de 50, 60 y 70 años.


Luego de eso, se dieron cuenta que las personas que dormían 7 horas o más mostraron la menor incidencia de demencia, y no hubo evidencia clara de un vínculo entre la duración del sueño más prolongada de lo normal y problemas mentales (aunque algunos otros estudios también han encontrado tal asociación).


No son resultados conclusivos

Los expertos aclararon que estudios como este son solo observacionales, lo que significa que el vínculo descubierto es sólo una correlación entre el sueño corto y un mayor riesgo, no un mecanismo causal.


"Se necesitarán más estudios, que incluyan a más personas con sueño prolongado, para comprender el papel de la duración del sueño en el riesgo de demencia", dicen los autores, que publican sus resultados en la revista Nature.


A nivel mundial, alrededor de 50 millones de personas padecen demencia y hay casi 10 millones de casos nuevos cada año, según la Organización Mundial de la Salud.


Recomendaciones para dormir más y mejor

  • Dormir a la misma hora cada noche, levantarse a la misma hora cada mañana.

  • Evitar las siestas después de las 15:00 horas.

  • Mantenerse alejado de la cafeína y el alcohol por la noche.

  • Evitar la nicotina por completo.

  • Hacer ejercicio con regularidad, pero no hacerlo 2 a 3 horas antes de la hora de acostarse.

  • No comer una comida pesada a la noche.

  • Tener un dormitorio cómodo, oscuro, tranquilo y que no esté demasiado cálido, ni muy frío.

  • Seguir una rutina que ayude a relajarse antes de dormir (por ejemplo, leer o escuchar música).

  • Consultar a un médico si los problemas para dormir son muy recurrentes.

16 vistas0 comentarios