• Zector 51

Dormir poco o demasiado puede aumentar el riesgo de morir: estudio


Una nueva investigación revela que dormir demasiado o muy poco en personas con diabetes tipo 2 (DT2) está relacionado con tasas de mortalidad fuertemente aumentadas, con un efecto mucho mayor que la encontrada en la población no diabética. El riesgo puede incrementarse hasta un 63% en diabéticos.


El estudio, basado en datos de Estados Unidos y publicado en 'Diabetologia', la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), ha sido realizado por el doctor Chuanhua Yu, de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Wuhan, y el doctor Xiong Chen, del Departamento de Endocrinología del Primer Hospital Afiliado de la Universidad Médica de Wenzhou, ambos en China.


Si bien investigaciones anteriores demostraron que la duración extrema (demasiado larga o muy poca) del sueño está relacionada con una mayor mortalidad en la población general, en este nuevo estudio los autores querían examinar cómo la presencia de diabetes afectaba esta asociación.


Los autores utilizaron datos de 273 mil 29 adultos, incluidos 248 mil 817 sin diabetes y 24 mil 212 con DT2 que participaron en la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de Estados Unidos entre 2004 a 2013, y vincularon datos de mortalidad hasta finales de 2015. La relación entre la duración del sueño y la mortalidad se investigó utilizando modelos informáticos con ajustes para la demografía, el índice de masa corporal, los comportamientos de estilo de vida y las variables clínicas.


Como se esperaba, independientemente de la cantidad de sueño comparado, las tasas de mortalidad fueron más altas en las personas con DT2 que en las que no. La tasa de mortalidad para las personas diabéticas con el nivel 'ideal' de 7 horas de sueño fue de 138 por 10.000 años/persona, en comparación con 215 por menos de 5 horas de sueño y 364 por aquellos con 10 horas de sueño o más.


Después del ajuste de los datos, los autores utilizaron personas sin diabetes que dormían 7 horas como grupo de referencia o comparación. En comparación con este grupo, las personas con DT2 que dormían 7 horas tenían un riesgo 42% mayor de muerte. Para aquellos con DT2 y 10 o más horas de sueño hubo un riesgo 2,2 veces mayor, mientras que para aquellos con DT2 y 5 horas o menos de sueño hubo un riesgo 63% mayor de muerte.


Un patrón similar, aunque menos pronunciado, se observó en el grupo sin DT2. Para aquellos con el sueño ideal de 7 horas, la tasa de mortalidad fue de 78 por 10.000 años/persona, en comparación con 122 por 5 horas o menos y 256 por 10 horas o más. Dormir demasiado o muy poco aumentó la tasa de mortalidad, pero no tanto como en el grupo con DT2. En comparación con los que dormían 7 horas, los que dormían 5 horas o menos tenían un riesgo 33% mayor de muerte y los que tenían 10 horas o más tenían un riesgo casi duplicado (90%) de muerte.


Entre las personas con DT2, también se encontraron algunos vínculos entre la duración del sueño y la mortalidad por causas específicas. Para la mortalidad por cáncer, las personas con cinco horas o menos de sueño por día, ocho horas por día y 10 horas o más por día tenían un riesgo de mortalidad 41%, 26% y 59% mayor, respectivamente en comparación con 7 horas por día.


La asociación entre la duración del sueño y la mortalidad por ECV solo fue estadísticamente significativa para el grupo de mayor duración del sueño (un aumento del 74% en el riesgo de 10 o más horas por día en comparación con 7 horas por día).


Los grupos de sueño más largos (10 horas o más) también mostraron un mayor riesgo de mortalidad por accidente cerebrovascular (3 veces) y enfermedad de Alzheimer (2.6 veces) en comparación con las 7 horas de sueño.


El estudio también encontró que la duración del sueño más corta y más larga se asociaba con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas en comparación con los que duermen 7 horas por día entre las personas con DT2 diagnosticadas antes de los 45 años en comparación con las personas diagnosticadas después de los 45 años. Y el efecto de la duración extrema del sueño sobre la mortalidad fue generalmente más pronunciado en aquellos que habían tenido diabetes durante más de 10 años en comparación con menos de 10 años.


Los autores señalan investigaciones anteriores que muestran que la falta de sueño produce una tasa de depuración de glucosa 40% más lenta en el cuerpo y activa la parte simpática (involuntaria) del sistema nervioso, que a su vez puede agravar el estado de resistencia a la insulina, obesidad de una persona, o presión arterial alta. "Por lo tanto, es probable que la falta de sueño en personas con DT2 aumente las complicaciones y afecte el control y el manejo de la glucosa en sangre, lo que aumenta el riesgo de mortalidad", dicen.


Sin embargo, agregan que el sueño es un fenómeno complejo y que la duración extrema del sueño puede ser un reflejo de un peor estado de salud y un funcionamiento reducido. Por ejemplo, el hallazgo de que las personas con DT2 que duermen más tiempo tienen un mayor riesgo de mortalidad puede estar relacionado con la posibilidad de que estas personas experimenten mayores complicaciones relacionadas con la diabetes que requieren más descanso o reposo en cama a largo plazo. Otra posible explicación de estos hallazgos es que una mayor duración del sueño se ha asociado con respuestas inflamatorias crónicas que aumentan el riesgo de mortalidad.


"Para las personas con DT2, según la población general, se recomienda dormir de 6 a 8 horas debido a la reducción del riesgo de mortalidad. Las intervenciones de sueño como una adición al tratamiento estándar para la diabetes pueden justificar una mayor atención".


Y concluyen que "este estudio aporta pruebas preliminares de que las asociaciones entre la duración del sueño y la mortalidad son diferentes entre las personas con y sin diabetes. Los pacientes con diabetes que dormían menos o más de 7 horas tenían un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas y por causas específicas, mientras que dormir demasiado o muy poco también aumentaba las tasas de mortalidad absoluta en las personas sin diabetes, pero en menor medida".


Recuerdan que "la asociación era más prominente en las personas que tenían una edad más temprana al comienzo de la enfermedad, por lo que estos pacientes pueden requerir una mayor atención médica que se centre en el sueño y el estilo de vida para reducir los riesgos de resultados de salud adversos".

0 vistas

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram