Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

“Disciplina juguetona” para que tus hijos te obedezcan sin miedo


El cambio debe empezar desde los adultos, si queremos cambiar la convivencia y la relación con nuestros hijos cambia, por eso me parece importante aplicar la Disciplina Juguetona, para lograr que nuestros hijos nos obedezcan pero sin fastidio.


Nosotros, los adultos que tenemos niños a nuestro cargo, podemos encontrar la mejor melodía para que nuestros hijos nos sigan. Las canciones, los juegos, hacer el payaso y los cuentos son melodías muy eficaces y que, además, generan un vínculo fuerte entre el adulto y el niño.

Este vínculo construirá un poderoso sentido de familia en vosotros, de equipo, de pertenencia al grupo; cuando todos sentís este vínculo, la familia funciona mucho mejor y la convivencia es más sencilla para todos.


5 Errores que cometemos a la hora de criar

1. Etiquetamos en positivo y negativo: No está bien etiquetar ni bien ni mal porque a nuestros hijos se les queda el chip de que siempre serán y deben ser así. Ejemplo: El de la niña que siempre hizo lo que sus papás querían por que le decían que era buena.


2. Comparar: Comparar con otros hermanos, primos o entre ellos mismos, cuando hacía algo bien (a tu parecer) y ahora ya no lo hace. Al compararlos les quitas su propia identidad.


3. Fomentar la competitividad: Aprenden o hacen las cosas pero se pueden convertir en rivales, en especial entre hermanos o sus compañeros de escuela.


4. No comprender en qué fase está: Necesitamos aprender en qué edad están nuestros hijos para entender por qué no quieren hacer ciertas cosas.


5. No darle amor incondicional todos los días: Amor que se note no simplemente quererlos.


¿Qué es la Disciplina Juguetona?

Es dar las instrucciones con más amabilidad; es hacer el payaso, jugar, cantar o dibujar no deben reducir tu firmeza. Esta es importante porque significa consistencia, claridad. Significa, sobre todo, seguridad. La firmeza no es autoritarismo.


DECIR VARIOS EJEMPLOS con hijos de 2, 5, 7 años y adolescentes

Con este método generas un ambiente de juego, de diversión, no estás siendo hostil y le será más fácil hacer las cosas.


La disciplina juguetona es una estrategia pacífica que fortalece el vínculo con los niños y los hace sentirse atendidos, queridos y respetados mientras se los guía hacia las conductas positivas. El niño, casi sin darse cuenta, percibirá tu suavidad y tu profundo respeto, de modo que le resultará mucho más sencillo seguirte.


¿Cómo arreglar la relación con tu hijo?

Fórmula clave: Conexión 80% + instrucciones 20%

Es importante evitar el lenguaje de los gritos o amenazas Los gritos son un idioma que hemos aprendido adultos y niños. Para cambiarlo debes tener: compromiso y tener herramientas como esto de la disciplina juguetona.


Ante el deseo de un premio o el miedo a una amenaza o a un castigo, posiblemente actuará como quieres. Pero, si siempre lo has educado así, el día que nadie le ofrezca un premio, un castigo o una amenaza, será muy probable que pase de largo y no haga nada.


Ejemplo: Yo digo: Como pegues a tu hermano, te vas a tu cuarto a pensar. Mi hija aprende: La única razón para no pegar es no ir a mi cuarto. Cuando mis padres no estén presentes, podré pegar a mi hermano.


Herramientas para sustituirla:

-Buena estructura en casa o mapa para llegar a las cosas -Tu hijo no es un problema. Tu hijo tiene una dificultad -Cuando un niño se niega a seguir nuestra orden, solemos enfadarnos porque automáticamente consideramos que se está poniendo difícil, que es desobediente, que es maleducado, que es malo.

-Con nuestra reacción convertimos al niño en un problema: es un obstáculo para que las cosas vayan bien en nuestra familia. Cuando te enfadas ante cualquiera de estas situaciones, estás impidiendo que tu hijo recupere la calma que necesita para reconducir la situación.


Me gustaría que a partir de ahora te dieras cuenta de que tu hijo tiene una dificultad y que tu misión como educador es ayudarlo a manejarla. Al pensar en nuevas maneras de hacer las cosas, estarás ayudando a tu hijo a superar su dificultad.


-Repetir la siguiente frase puede ayudarte a lograrlo: «Mi hijo no es un problema. Mi hijo tiene una dificultad y mi misión es ayudarlo».


Amor y firmeza

En muchas ocasiones deberás hacerla de payaso, a jugar, a cantar. Estos recursos son muy efectivos para reducir la tensión emocional y para conseguir que tus hijos interioricen las conductas positivas.

152 visualizaciones0 comentarios