Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

Destinos increíbles: Un monumento natural erigido por volcanes


No tuvo la suerte Cristóbal Colón, cuando se destinó a La Gomera antes de poner rumbo a América, de que su ruta desfilase ante uno de los monumentos naturales más populares y curiosos del archipiélago canario.


Los Órganos, una formación rocosa que ha llamado la atención de geólogos de todo el planeta, pertenece a una de las postales más características del panorama de costa de la isla, un capricho de la naturaleza que reposa su magnitud sobre el océano.

Para ver esta portentosa formación de 20 millones de años, que hace que la vista se alce en vertical hasta sus 89 metros de altura, la mejor opción es rodear sus 191 metros en barco, ya que desde el agua es el único sitio donde se le puede ver.


Con esa panorámica se perciben los cientos de columnas verticales que suben al cielo como órganos de iglesia gigantescos. Semejante estampa hace que las visitas se pregunten cómo puede algo que parece ser esculpido pertenecer a un fenómeno volcánico y ser fruto del azar.


Su origen se halla en una erupción volcánica cuyas lavas tenían tal viscosidad que su salida por el conducto superior fue lenta y difícil. Después de enfriarse, tomaron la forma de columnas de más de un metro de contorno y base hexagonal, que permanecieron al aire muchos años después por la erosión del exterior del volcán.


Aunque parezca ficción, hace tiempo, los gomeros bajaban por sus resbaladizas paredes para rascar un alga que crece en áreas expuestas a los vientos alisios y que utilizaban para hacer tintes de color púrpura.


Más allá de lo uno ve hay una parte sumergida de Los Órganos que se hunde bajo el océano y tiene escenarios muy particulares. La riqueza biológica que aloja le ha dado la declaración de Reserva Marina, donde moran peces muy propios de la isla, como la vieja, y aves como el águila pescadora y el charrán común.


Para poder disfrutar de su paisaje, y también de la imagen de los delfines y ballenas en libertad que habitan cerca de La Gomera y del monumento, es recomendable un paseo en barco por el litoral. En este, uno puede aprovechar para conocer, desde el puerto de Valle Gran Rey, pueblos como Taguluche, Alojera, Tazo y Arguamul.


Sus casas, con vistas al mar, guardan la esencia natural de sus hornos domésticos y las bodegas de la isla, anclados a las laderas que bajan hacia el océano tanto como a su forma de vida y al encanto que proviene de ellos.

139 visualizaciones0 comentarios