top of page

Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Foto del escritorZector 51

Cuidados de la yuca y poda


La yuca es una planta típica de los paisajes desérticos, pues se trata de una planta que pertenece a las agavoideas.


Es originaria de Norteamérica hasta Centroamérica, con diferentes especies por ubicación. Sus tallos acumulan agua para adaptarse a los áridos desiertos y así necesita solamente el agua de la lluvia.

Sobreviven muy bien a condiciones de sequía, por lo que suelen ser incorporadas a jardines secos o también a aquellos de bajo mantenimiento. Incluso, hay ciertas especies que pueden tenerse en interior.


Estas son las principales características de la yuca:

  • Su nombre científico es Yucca spp., y no debe confundirse con el tubérculo comestible comúnmente llamado yuca, de nombre científico Manihot esculenta.

  • Las yucas son un género de plantas suculentas que producen llamativos racimos de flores blancas, que se yerguen por encima de las hojas. Las flores pueden disfrutarse entre abril y junio, y tienen valor comestible.

  • Son polinizadas exclusivamente por las polillas nocturnas de la yuca, y el fenómeno es muy especial porque al ser las flores blancas, reflejan la luz de la luna resaltando entre toda la oscuridad como un foco encendido. Es una relación simbiótica, porque las polillas polinizan a la flor, y la flor les dará semillas para que las larvas se alimenten. Estas larvas solamente comerán una porción de las semillas para asegurar que algunas quedarán funcionales para germinar.

  • Tiene un crecimiento lento.

  • Son perennes, con hojas que crecen como espadas planas, puntiagudas y largas que crecen en rosetas. Pueden tomar colores grises, azules, verdes oscuro o variegadas con combinaciones de márgenes amarillos sobre verde.

  • Dentro de estas características básicas existen diferentes tipos en cuanto a su tamaño y desarrollo, que a continuación te presentamos.

Existen cerca de 50 especies diferentes de Yucca, entre las que pueden encontrarse especies creciendo que forman rosetas a ras del suelo, y otras que crecen formando troncos altos con las rosetas en las puntas. Por ejemplo:

  • Entre las yucas bajas están Y. flaccida y Y. filamentosa.

  • Entre las que forman troncos está Y. baccata, Y. elata y Y. gloriosa.

Puesto que son plantas desérticas, requieren de alta temperatura para prosperar, pero también soportan bien las temperaturas desérticas nocturnas que llegan a bajo cero. Por lo tanto, pueden encontrarse especies que puedan tolerar condiciones particulares. Por ejemplo:

  • Y. decipiens soporta frío a punto de congelación, pero no el frío húmedo.

  • Y. elephantipes solamente tolerará fríos muy ligeros, así que puede tenerse en climas tropicales y en climas mediterráneos donde no haya heladas.

  • Y. filamentosa soporta el frío y es muy cultivada en Europa, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Del mismo modo, hay especies que requieren luz completa y otras luz solamente por las tardes, como Y. elephantipes. Estas últimas son las que pueden tenerse en interior, ubicadas siempre cerca de una ventana.


Lo ideal es plantarlas donde será su lugar definitivo, ya sea que la queramos como yuca en maceta o en el jardín. Se acostumbra a conseguirlas juveniles, porque de este modo se adaptarán bien al nuevo entorno al que las llevemos. Además, las raíces son muy expansivas, así que si queremos reducir los efectos que esto pudiera tener en el jardín, la opción de tenerla en maceta será muy oportuna.


Estas plantas crecen bien en suelos arenosos o en pendientes rocosas. Es por esto que la mayoría de yucas prefieren suelos bien drenados y pobres, sin mucha materia orgánica. Para esto, se puede preparar una mezcla de sustrato para suculentas compuesto por partes iguales de perlita y vermiculita.


Sin embargo, Y. flaccida, Y. filamentosa y Y. gloriosa son muy tolerantes a suelos comunes de jardín, así que puede usarse una mezcla de tierra universal que tengamos ya en casa. Normalmente, estas son a base de turba, humus de lombriz y vermiculita.


El riego de la yuca es fácil puesto que son plantas muy tolerantes a la sequía.

Cuando recién hayamos traído una yuca juvenil a casa es necesario regarla 1 vez a la semana para que pueda sobrevivir su primer verano y para promover el sistema radicular hasta que se desarrolle completamente.

Una vez que madure y alcance un tamaño mayor, de aproximadamente medio metro, el riego podrá espaciarse a 2 veces por mes durante el verano y menos en invierno. Por lo tanto, la yuca en exterior puede limitarse al agua proveniente de la lluvia. Los cuidados de la yuca en invierno se reducen a disminuir el riego, y a resguardarla en caso de que haya heladas.

Para tener una yuca en interior, puedes usar una bandeja de agua debajo de la maceta para facilitar su riego, y que ella tome cuanta necesite. Este método se conoce como riego por inmersión.


Poda de la yuca

Las hojas viejas se acumularán alrededor del tronco, en aquellas especies que tienen, pero no se recomienda la poda porque estas proveen sombra a los tejidos. Pueden llegarse a quitar, pero es importante vigilar que después no haya quemaduras en el tronco, para evitar seguir haciéndolo en el futuro.

En cuanto a las yucas que crecen sobre el suelo, a estas sí se les pueden quitar las hojas viejas, en mal estado o enfermas para mejorar la salud de la planta y promover el crecimiento de hojas nuevas.

Una vez que florecen y que producen frutos, se deberá cortar el tallo floral.

334 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page