• Zector 51

Cuántos huevos puedes comer para tener un dieta sana


Los huevos son uno de los alimentos más versátiles que existen: puedes cocinarlos de infinitas maneras, te sacian durante horas y son una fuente inagotable de proteínas y otros nutrientes que pueden ayudar a la salud de tus ojos, músculos y huesos.


A pesar de todos estos beneficios, han tenido mala reputación durante años, en gran medida por el colesterol de la yema. La información sobre los huevos siempre ha sido confusa: una semana dicen que los huevos son completamente saludables y la siguiente que dejemos de comerlos. Pero lo cierto es un alimento que puede ser parte de una dieta saludable, según explica a El Confidencial, Natalia Moragues, dietista-nutricionista y farmacéutica.


El colesterol de los alimentos que ingerimos afecta solo un 1% al de nuestra sangre, por lo que no deberías tenerle miedo a los huevos por este tema


“Es un alimento muy interesante a nivel nutricional. Tiene una carga proteica muy buena y además son ricos ácido fólico y vitaminas A, B6, B12 y E”, señala la especialista, que también es la presidenta de la asociación Dietética sin Patrocinadores. “También tienen grasas que son cardiosaludables, que no afectan de forma negativa a la salud del corazón, a pesar de lo que se pensaba por el hecho de que tienen colesterol”, añade.


Cuántos puedes comer por semana

Aunque antiguamente se decía que solo se debían comer dos o tres por semana, por el malentendido colesterol, “realmente se ha visto que, incluso, podemos comer huevos a diario”, explica Moragues. En realidad, el número de ellos que comamos a la semana debe depender de la cantidad de proteínas que ingiramos mediante otros alimentos.


“Por ejemplo, una persona que no pueda tomar ni carne ni pescado, puede consumir más proteínas a través de los huevos. Eso sí, si este no es tu caso o tomas proteínas de otros alimentos, hay que tener cuidado de no comer más de las que debemos”, añade.


De hecho, a nivel nutricional el mayor problema que puede producir el consumo excesivo de este producto es tomar demasiadas proteínas, según plantea la nutricionista. Lo que sí puede suponer un riesgo para la salud es consumirlo crudo en alguna elaboración. El huevo no cocinado sin una conservación adecuada puede llagar a desarrollar salmonela y provocar una intoxicación alimentaria al consumirlo.


El lio del colesterol

“No hay que tener miedo colesterol que tiene la yema de los huevos. Una cosa es el colesterol que ingerimos y otra es el que produce nuestro organismo”, explica la especialista en nutrición.


El número de huevos que consumamos a la semana debe depender de la cantidad de proteínas que ingiramos mediante otros alimentos


“Se ha observado que el colesterol de los alimentos que ingerimos afecta solo un 1% al de nuestra sangre. Realmente lo que va a modificar los niveles del colesterol sanguíneo son las grasas saturadas y las trans”, sentencia Moragues.


La mejor forma de cocinarlos

Como ya comentábamos al principio de este artículo la versatilidad de este alimento da infinitas posibilidades de cocinado. Para evitar la intoxicación alimentaria “lo mejor es que esté bien cuajado y asegurarnos que esté bien cocinado”. Algo con lo que se debe tener especial cuidado si el consumidor va a ser una embarazada, un bebé o un niño pequeño.


A nivel nutricional la dietista señala que “si lo hacemos frito podríamos añadirle mucha grasa al huevo, aumentando el contenido graso y el valor calórico. Por lo que no sería interesante”. Pero si es lo que te gusta, “lo mejor es hacerlo a la plancha con un poquito aceite en una sartén antiadherente”.

1 vista

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram