• Zector 51

Científicos modifican células que evitan que el cáncer se propague


En momentos donde la comunidad científica trabaja de Sol a Sol para encontrar una cura definitiva contra el Covid-19, tampoco se detiene frente a otras enfermedades que han acabado con la vida de millones de personas a lo largo de los años. Ahora se dio a conocer que crearon células inmunes modificadas genéticamente para evitar que se propague a otras partes del cuerpo.


Los especialistas las llamaron células mieloides que sirven para enviar señales anticancerígenas y conseguir el resultado mencionado. Esto ya fue probado en ratones y los resultados arrojaron que se redujeron los tumores y evitó la diseminación de la enfermedad, de acuerdo con el estudio dirigido por el Centro de Investigación del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.


De acuerdo con la doctora Rosandra Kaplan, el cáncer metastásico es el más complicado de tratar, por ello es que el primer objetivo fue evitar su expansión a otros órganos del cuerpo que deriven en la inevitable muerte del paciente. Esto lo explicó en el estudio publicado en la revista Cell.


Estudio de las células inmunes

La investigación exploró el comportamiento de las células inmunes en el nicho premetastátsico. En este caso, se utilizaron ratones implantados con rabdomiosarcoma, que es un tipo de cáncer que se desarrolla en los músculos de los niños y que se expande hacia los pulmones.


La observación en los pulmones de los roedores después de la formación de los tumores en el músculo de la pierna. Aunque existía la capacidad natural del sistema inmunológico para hacerle frente a la enfermedad no suficiente. Habían pocas células inmunitarias que mataban el cáncer, pero muchas que inhibían el sistema inmunológico.


Los investigadores del NCI decidieron aprovechar las células mieloides para estimular la acción del sistema inmunológico en el nicho premetastásico cambiando el mensaje que transmiten. Fue así como decidieron usar la ingeniería genética para agregar un gen adicional para IL-12 (interleucina 12) a las células mieloides de ratones de laboratorio.


“Elegimos las células mieloides para administrar IL-12 en función de su capacidad única de albergar tumores y sitios metastásicos. Con IL-12, subimos el volumen de un mensaje que se ha silenciado”, explicó la oncóloga Kaplan.


Como resultado, los ratones tratados tenían menos cáncer metastásico en los pulmones, tumores más pequeños en el músculo y vivían mucho más tiempo que los roedores tratados con células mieloides no modificadas por ingeniería. Esto incrementaría su efectividad en combinación con tratamientos como la quimioterapia, cirugía o terapia de transferencia de células T.

9 vistas0 comentarios

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram