Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

Ciclo de vida del gato


Junto al perro, el gato es la mascota por excelencia. Solemos pensar que los gatos son muy individualistas y que casi no necesitan atención, pero lo cierto es que para mantener su bienestar físico y emocional necesitan que el humano mantenga un entorno adecuado a ellos.


Además, también disfrutan de la interacción con los cuidadores, ya sea mediante el juego cuando son pequeños o mediante las caricias y peinados cuando son mayores.


Cachorro

Las madres dan a luz a camadas de entre uno y seis cachorros, aunque lo más común es que sean de tres o cuatro. Cuando nacen, su visión y su dentadura no están desarrolladas, por lo que dependen totalmente de los cuidados de la madre, la cual se encarga de alimentarlos con su leche y cuidarlos. Más o menos a la semana de nacer, los gatitos abren sus ojos, los cuales son siempre de color azul, y una semana después ya empiezan agudizar su visión y se va viendo su color definitivo. En ese momento también empiezan a usar su sentido del olfato para orientarse.

La madre no solo se ocupa de alimentarlos y vigilar que estén sanos y salvos, sino que a las tres semanas desde que sus cachorros nacen, también se ocupa de estimularlos para que aprendan las habilidades de un gato adulto a través del juego.

El juego, generalmente, empieza motivado por el movimiento de la cola de la madre y pasa a convertirse en un juego de pillar o ser pillado entre los hermanos y hermanas.


Además de desarrollar destrezas, con el tiempo de recreo con la camada, cada cachorro de gato se desarrolla a nivel emocional también. Los gatos que no pueden disfrutar de esa interacción con otros cachorros pueden convertirse en adultos miedosos o tener más respuestas agresivas, ya que no habrán aprendido cómo interactuar con otros gatos, o incluso con otros seres vivos en general, en la infancia.

A los dos meses de vida, los gatitos ya pueden tomar alimento sólido y, a los tres meses, ya están pasa a ser cachorros destetados. A esta edad, no solo siguen socializando con sus hermanos y hermanas, sino que, además, empiezan a interaccionar más activamente con otros animales y con las personas.


Esta etapa del ciclo de vida de los gatos es la mejor para introducirlos a otras personas y otros animales que pueda haber en casa o con los que vayan a tener un mayor grado de interacción a lo largo de su vida.


También es la mejor etapa para acostumbrarlos a ciertos hábitos, como cortarles las uñas y peinarlos, así como para acostumbrarlos a que se sientan cómodos en el trasportín para cuando tengan que ir al veterinario, por ejemplo.


Adulto joven

A los seis meses, el cachorro ya ha entrado en la fase de madurez sexual y gracias al conocimiento adquirido a través del juego y a través de la madre, ya está más cerca de la adultez que de la infancia. Esta etapa durará hasta los dos años de edad y es la fase en la que se suelen escapar más a menudo, ya que tienen una necesidad de explorar innata.

Como en la etapa anterior era importante empezar a introducir hábitos que requieren contacto físico entre el gato y las personas con las que convive, como cortar las uñas, en esta etapa, si no se le ha introducido ya antes, es importante introducir del todo otros hábitos, como establecer el lugar donde dormirá y donde realizarán sus necesidades, así como establecer los horarios de alimentación. Con respecto al uso del arenero, aquí hablamos sobre Cómo hacer arena ecológica para gatos.

Es importante saber que las hembras pueden entrar en celo por primera vez ya desde los seis u ocho meses. De forma orientativa el celo es de unos 7 días y se repite cada 10 días.


Adulto

Entre los dos y tres años de edad ya podemos considerar que nuestro joven gato ya es todo un adulto. Los machos mostrarán interés por encontrar una hembra y viceversa para reproducirse, lo que puede ocasionar que se escapen durante unos días.


También es común que marquen el territorio a través de su orina. Por supuesto, en el caso de gatos esterilizados el comportamiento de salir a buscar a otros gatos o el de arañar u orinar zonas, no se dará tanto, pero puede darse igualmente aunque no por causas reproductivas, sino por otras que pueden ser diversas.


En el caso de darse la cópula entre macho y hembra y que la gata quede gestante, la gestación dura entre 63 y 67 días.

La mejor manera de interactuar con un gato adulto es peinándolo. Además de seguir reforzando el vínculo entre él y el cuidador, peinarlos reduce la cantidad de pelo suelto y, por lo tanto, reduce la probabilidad de que creen bolas de pelo.

Además, el entorno en el que vive el gato adulto influirá mucho en su bienestar y su comportamiento. Para ofrecer el mejor entorno posible a tu gato, es importante diferenciar cada uno de los espacios que el animal necesita, como la zona de alimentación y la zona de juego.


De haber más de un gato en una casa, para evitar que compitan entre ellos es indispensable tener diferentes comederos y zonas de juego y reposo.


Senior

Alrededor de los 10 años de edad, podemos considerar que el gato ha llegado a la etapa senior. Aun así, hay gatos que a esa edad aún disfrutan correteando o mostrando un comportamiento juguetón.


La manera más fácil de reconocer si tu gato ha entrado en esta fase es evaluando las horas que dedica a dormir o reposar.


Si los periodos que dedican a dormir y descansar incrementan, esta es una señal clara de que el gato ha entrado en la etapa senior de su ciclo vital.

También es posible observar que el gato ya no goza de una vista u oído tan agudizado como antes y que le cuesta mucho más esfuerzo llegar a lugares donde antes llegaba con facilidad.


Para hacérselo más fácil, es una buena idea ayudarle con otros objetos para que la altura de los sitios donde le gusta escalar no sea tan elevada. Así, en vez de dar un salto grande, lo puede dividir en dos o tres saltos más pequeños y más cómodos para él.

Al ser esta la última etapa del ciclo de vida del gato, por causas de vejez, pueden fallecer desde en torno a los 10 años hasta varios años más tarde. Dependiendo mucho de si son gatos caseros, callejeros o salvajes tienen una esperanza de vida distinta, viviendo mucho más los gatos que son totalmente domésticos o caseros.


Como dato curioso, el gato doméstico más longevo registrado fue Creme Puff, que vivió 38 años y 3 días. Concretamente, nació el día 3 de agosto de 1967 y murió el día 6 de agosto de 2005.

75 visualizaciones0 comentarios