• Zector 51

Características de las abejas


Todos conocemos a las abejas como a esos pequeños animales que pueden hacer uso de su aguijón para defenderse, que van de flor en flor para alimentarse y que elaboran la nutritiva y deliciosa miel que se consume en todo el planeta.


No obstante, a poco que ahondemos en el fascinante mundo de la apicultura, son muchas las cuestiones que nos pueden surgir. Por ejemplo: ¿Dónde viven y de qué se alimentan las abejas? ¿Cuánto tiempo viven? ¿Cómo es su reproducción? Y más importante aún: ¿Qué pasaría si las abejas no existieran? ¿Es cierto que están las abejas en peligro de extinción?


Comenzamos este artículo describiendo las características físicas de las abejas, es decir, cómo es el cuerpo de una abeja en cuanto a su forma (morfología o anatomía), cuáles son las partes de las abejas, etc.

  • La abeja melífera (esto es, la que elabora miel) es un artrópodo, pues tiene patas articuladas. Pertenece a la clase de los insectos y, además, es un insecto himenóptero, ya que posee alas membranosas. Las principales partes del cuerpo de las abejas son: cabeza, tórax y abdomen.

  • En su cabeza destaca la existencia de tres ojos simples u ocelos entre los dos ojos compuestos, formados estos últimos por miles de ojos simples a su vez.

  • Curiosamente, en las antenas albergan los sentidos del tacto, olfato y oído.

  • También es de gran interés la probóscide, que es una estructura tubular y alargada con la que ingieren el néctar contenido en las flores.

  • Además, en sus patas tienen una especie de cestillos en donde van acumulando el polen que recogen cuando visitan las flores.

  • En su abdomen, podemos encontrar diferentes glándulas que les permiten fabricar cera, comunicarse entre ellas, etc., y el aguijón con el cual se defienden.

Dónde viven las abejas

Continuamos este artículo contando dónde viven las abejas. Las abejas se agrupan en colonias llamadas enjambres y estos habitan en las colmenas. Las colmenas están formadas por panales de abejas, en donde estas guardan su comida y también crían, tal como veremos más adelante.


¿Sabes cuántas abejas pueden llegar a habitar en una colmena? Una colmena en pleno apogeo puede llegar a albergar hasta unas 60.000 abejas, ¡es impresionante!

Podemos encontrar colmenas de abejas por todo el planeta excepto en la Antártida, ya que allí las condiciones climáticas no son aptas para ellas ni permiten el desarrollo de vegetación con la que poder subsistir.

Además de las zonas de los hábitats naturales de las abejas, también podemos encontrar colmenas situadas en ciertos tipos de cultivos, pues tanto apicultores como agricultores obtienen un beneficio con la polinización que realizan las abejas en estos.


Tipos de abejas

Las abejas se pueden clasificar en función de varios criterios. Así tenemos, por ejemplo, estos tipos de abejas:

  • Abejas sociales y abejas solitarias.

  • Abejas que construyen sus panales en huecos (que son, por tanto, susceptibles de ser explotadas por el ser humano) y otras que lo hacen al aire libre (en ramas de plantas generalmente).

  • Abejas que producen miel o abejas melíferas y abejas no melíferas.

En total se estima que hay más de 20 mil especies de abejas y solo unas pocas tienen la habilidad de producir miel. Estas últimas son del género Apis y las nombramos a continuación:

  • Apis mellifera, abeja melífera occidental o abeja europea.

  • Apis cerana, beja melífera oriental o abeja asiática.

  • Apis nigrocincta, abeja melífera de las Filipinas.

  • Apis dorsata, abeja melífera asiática grande o abeja melífera grande.

  • Apis florea, abeja melífera asiática chica o abeja melífera chica.

  • Apis andreniformis, abeja asiática melífera chica oscura.

  • Apis koschevnikovi, abeja de Koschevnikov en Indonesia, Borneo y Malasia.

La más emblemática es, sin duda alguna, la abeja europea (Apis mellifera) y es sobre la que principalmente se habla en el presente artículo.


Dentro de las colmenas de la abeja europea tenemos también varios tipos de abejas:

  • Abeja reina: solo hay una abeja reina por colmena, siempre es hembra y su tamaño es mayor que el del resto de abejas. Su tarea más importante es la de poner huevos, aunque también organiza a la colonia mediante la liberación de feromonas que hacen de mensajeros químicos.

  • Abeja obrera: las obreras también son hembras, son las más numerosas y realizan innumerables tareas tanto dentro como fuera de la colmena.

  • Zánganos: son los machos de la colonia y no poseen aguijón. Su única función es la de fecundar a la reina. Si la fecundan mueren después (lo que evita la consanguinidad) y aquellos que no la hayan fecundado serán sacados de la colmena por las obreras cuando escasee el alimento.

Comportamiento de las abejas

Vamos a ver, a continuación, el comportamiento de las abejas. Para el caso de la abeja europea, tenemos un comportamiento social en el que se presenta una organización muy clara. Esto quiere decir que cada miembro de la colonia desempeña una función característica.


Lo mismo ocurre en otros insectos como las termitas, las hormigas, etc. Al comportamiento social se le conoce como gregarismo y aquí hablamos sobre el Gregarismo: qué es, ejemplos y características.

Este comportamiento social de las abejas no solo se puede observar entre los diferentes tipos de abejas (reina, obreras y zánganos), sino también entre las mismas abejas obreras.


Así, dependiendo de la edad que tenga una abeja obrera (en días), esta realizará unas funciones u otras. Vamos a ver cuáles son:

  • Del 2º al 3º día, se encarga de limpiar y dar calor a los huevos.

  • Del 4º al 12º día, alimenta a las larvas (son abejas nodrizas).

  • Del 13º al 18º día, construye los panales con la cera que ella misma produce.

  • del 19º al 20º día, se encarga de la defensa de la colmena situándose en la entrada.

  • del 21º día en adelante, recolecta néctar, polen, propóleos y agua para la colonia (se les llama abejas pecoreadoras).

Por último, comentamos el interesante comportamiento de las abejas pecoreadoras cuando regresan a la colmena. ¿Sabías que mediante una especie de baile comunican a sus hermanas dónde pueden encontrar las mejores flores o dónde pueden hallar agua para beber, etc.?


En este sentido, gracias a los estudios del científico austriaco Karl Von Frich, podemos saber parte de este lenguaje de las abejas, así, sabemos que:

  • Si su danza es con la cabeza hacia arriba están indicando que las flores se sitúan en dirección al Sol.

  • Si su danza es con la cabeza hacia abajo están expresando que deben buscar en dirección opuesta al Sol.

  • Si danzan trazando círculos significa que las flores están cerca.

  • Si danzan dibujando ochos están comunicando que las flores están lejos.

  • Según hagan la danza más o menos rápida y agitando más o menos su abdomen pueden indicar también la distancia y si han encontrado pocas o muchas flores.

Cómo se alimentan las abejas

¿Alguna vez te has preguntado qué comen las abejas? En las colmenas se consumen básicamente cuatro tipos diferentes de alimentos:

  • Néctar: es una sustancia acuosa y dulce producida por las flores para atraer polinizadores. Aquí puedes leer más sobre Qué es el néctar y su función.

  • Miel: se trata de una sustancia viscosa que fabrican las abejas a partir del néctar. Aquí te contamos Cómo hacen la miel las abejas.

  • Polen: son granos microscópicos producidos por los órganos masculinos de las plantas para poder reproducirse.

  • Jalea real: sustancia que fabrican las abejas obreras al digerir el polen con la ayuda de ciertas glándulas.

Ahora bien, la alimentación de las abejas depende del tipo de abeja del que se trate y de si son larvas o adultas.

  • Las abejas obreras se alimentan con jalea real los tres primeros días de su vida y también con papilla de miel y polen en su estado larvario. Después, pasan a comer miel, néctar y polen cuando ya son adultas.

  • Las larvas de zánganos se alimentan de miel y los zánganos adultos tienen la misma alimentación que las abejas obreras.

  • La abeja reina se alimenta durante toda su vida únicamente a base de jalea real.

Seguramente el tipo de alimentación influya en su esperanza de vida, ya que la abeja reina puede llegar a vivir más de 5 años. Aparte, si te preguntas cuánto viven las abejas obreras, su esperanza de vida dependerá de la época del año en la que haya nacido: si nace durante la primavera, trabajará más y vivirá menos, no superando de media los tres meses de vida. En cuanto a los zánganos, su esperanza de vida es solo algo mayor que la de las obreras.


Reproducción de las abejas

Seguimos hablando de las características de estos insectos contando ahora cómo se reproducen las abejas. Una vez la abeja reina alcanza su madurez sexual, hecho que ocurre cuando tiene unos 5 días de vida, sale de la colmena para realizar el vuelo de fecundación, también llamado vuelo nupcial. Al volar, los zánganos van a su encuentro y la fecundan, ocurriendo esto unas dos o tres veces a lo largo de una semana aproximadamente.

Después, la abeja reina ya no volverá a salir de la colmena por este motivo, pues ya tendrá almacenados todos los espermatozoides necesarios en una bolsa dentro de su cuerpo, la cual recibe el nombre de espermateca.

¿La abeja es un animal ovíparo o vivíparo? Las abejas son insectos ovíparos, es decir, ponen huevos tal como comentábamos anteriormente. La abeja reina se encarga de poner hasta 1.500 huevos al día durante toda su vida. No obstante, algunas veces la reina tiene alguna limitación física que le impide poner un volumen de huevos suficiente para ir regenerando la población de la colmena. En estos casos, las obreras hacen una reina nueva.


Cuál es la función de las abejas

Ecológicamente hablando, la función más importante que realizan las abejas es la de polinizar las flores. De hecho, las abejas polinizan una gran parte de todas las plantas que existen. La polinización es el proceso por el cual se transmite el polen desde los estambres (parte masculina) hasta el estigma (parte femenina) de las flores, permitiendo así su fecundación y la posterior formación de frutos y semillas.


Es algo que las abejas no hacen a propósito, pues su labor es recoger el polen para almacenarlo en los panales de su colmena, pero al ir de flor en flor parte de ese polen cae y se deposita en las diferentes flores permitiendo su reproducción. Así pues, la polinización por parte de las abejas es algo fundamental, pues permite que se mantenga la biodiversidad del planeta y la vida de la Tierra en general.

Por otra parte, económicamente hablando, también podemos asegurar que las abejas tienen un papel imprescindible. No solo por los beneficios que puedan adquirir de ellas los apicultores (los cuales podrían pasar a un segundo plano), sino porque se calcula que alrededor del 70% de la agricultura y, por tanto, un gran volumen de los alimentos que consumimos, dependen de ellas, es decir, principalmente de de su polinización.

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo