1/48
  • Zector 51

Cae la producción de miel de abeja en la Península por huracanes de 2020


Los dos huracanes y una tormenta tropical que impactaron en la Península de Yucatán en 2020 destruyeron colmenas y arrasaron toda la floración de árboles y plantas, lo que ha derivado en una caída en la producción de miel de abeja en toda la región.


Elmar Romero, apicultor y experto en abejas, explicó que el paso de estos fenómenos hidrometeorológicos implicó la pérdida de casi el 80 por ciento de colmenas en la zona maya, por los fuertes vientos y lluvias torrenciales.


“Perdimos la mayoría de nuestras colmenas, es algo que le sucedió a gran parte de los productores de miel de Quintana Roo y Yucatán, tuvimos mucha pérdida de abeja, demasiada, diría yo”, contó.


En su caso, de 100 colmenas, solamente ocho sobrevivieron a los huracanes.

A la notable disminución en el número de abejas se suma la falta de flores para polinizar, pues los árboles quedaron “limpios”, sin floración, después de las intensas lluvias.


Esto reduce drásticamente la producción de miel de las pocas abejas que quedaron vivas. De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, en la Península de Yucatán se producen más de 11 mil de toneladas de miel al año, siendo una de las principales actividades económicas, principalmente para la población indígena rural.


Esta situación ha generado un incremento en el precio del producto, pero hay poca producción. Elmar Romero señala que el año pasado, durante la pandemia, al productor le compraban el litro de miel en 18 pesos, cuando en el supermercado se comercializa hasta en 200 pesos el litro.


Ahora, frente a la escasez, el productor vende el litro en alrededor de 55 pesos. “Ahorita sí la están pagando mejor, el detalle es que no tenemos producto para vender”, afirma.

Se espera una lenta recuperación de este sector, pues repoblar requiere de tiempo y paciencia.


El también presidente de Miel Curativa Maya cuenta que la reproducción de colmenas se hace manualmente entre los meses de octubre y noviembre, para que al llegar la temporada de producción, en febrero, las nuevas colmenas ya puedan tener miel.

Este proceso se hace a través de la división de colmenas y las incersión de abejas reinas en cada una de las nuevas colonias.

Sin embargo, el año pasado no fue posible realizar el procedimiento, porque la mayoría se perdieron y no hubo condiciones del clima propicias para hacerlo con las sobrevivientes.


Esto, añade, se postergó hasta el mes de enero, por lo que las colmenas no estuvieron listas para la temporada de producción que iniciaría un mes después.

18 vistas0 comentarios

Estamos en 

iktan tv logo.png
Logopresidionegro (2).png

Periódico y TV