Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/68
  • Zector 51

Cómo limpiar el cuerpo de la energía de las ex parejas


El contacto físico y sentimental entre las personas deja huellas, tanto en el cuerpo como energéticas. Aprende a liberar esa energía cuando una relación ya terminó.


Las relaciones sentimentales implican un intercambio de energía muy fuerte entre los seres humanos. El contacto físico y sexual, además, implica el intercambio de información sensorial, datos químicos y hormonales, vibraciones, sensaciones que percibimos de forma consciente e inconsciente, y por supuesto de energía.


Además, cuando intimas con una persona, tu cuerpo no solo intercambia información y energía con ella, sino también con las personas con las que a su vez ella la intercambió antes.


Cuando nos relacionamos con una persona, sus siete chakras conectan con los nuestros. El más receptivo es el corazón. En las relaciones románticas y en la intimidad, el contacto y el intercambio entre los chakras es mucho más profundo.


Cuánto más cercana e íntima es nuestra relación con una persona, los "hilos invisibles" que se forman con ella son más fuertes y transmiten más energía.


En las relaciones sexuales, se forma otro lazo, muy íntimo y cercano, que no tiene que ver con que la relación esté acompañada o no de sentimientos; porque el cuerpo en sí mismo da y recibe energía, y la mente percibe cosas, aunque no nos detengamos a reflexionar sobre ellas.


Durante el sexo, energéticamente pasan cosas que van más allá de nuestra capacidad de comprensión, y se crean lazos energéticos que nos unen a esa persona con la que estuvimos, al menos hasta que seamos conscientes de ellos y logremos cortarlos.


Los lazos energéticos tienen un aspecto positivo y uno negativo: el positivo es que, cuando amamos a una persona, esa conexión nos llena de su amor y le transmite el nuestro. La negativa es que, cuando una relación ha terminado pero seguimos unidos, ese vínculo energético nos perjudica y se vuelve una carga pesada que se debe cortar.


Una de las formas de cortar un lazo energético y liberar nuestro cuerpo y alma de la energía de la o las personas con las que tuvimos una relación y ya no la tenemos es mediante una meditación y visualización.

Puedes seguir estos sencillos pasos:

  • Siéntate en una postura muy cómoda, pero que no te de sueño. Respira conscientemente varias veces hasta sentirte relajado.

  • Cuando estés sereno, visualiza el canal central que recorre todos tus chakras y que une también el cielo y la tierra. Imagina cómo la energía del cielo y de la tierra llegan a tu chakra corazón cuando respiras.

  • Cuando sientas lleno el chakra corazón, visualiza cómo se expande esa energía hasta todo tu cuerpo, que se vuelve luminoso. Imagina cómo la luz rompe las barreras y sale hacia afuera de tu cuerpo.

  • Rodeado de luz, empieza a hacer contacto con la persona con la que vas a cortar un lazo. Recuerda que es un ser de luz maravilloso; pero que lo que vas a hacer ahora es parte de tu camino de evolución personal.

  • Si tienes algo que perdonarle, perdónalo. No dejes que ninguna acción del pasado te perjudique.

  • Visualiza tus chakras y los suyos: observa los lazos que hay entre ellos, siente la conexión.

  • Imagina unas tijeras energéticas. Con ellas, ve cortando cada uno de los lazos. Cuando hagas los cortes, afirma: "corto este lazo con (di su nombre)".

  • Luego de cortar los lazos, afirma: "no te permito que vulvas a engancharte a mí". Así impides que la otra persona pueda volver a crear lazos contigo.

  • Despídete de él o ella, deseándole lo mejor en su camino y evolución.

  • Observa cómo estás libre y en paz.