Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/68
  • Zector 51

¿Cómo identificar problemas mentales en mis hijos y ayudar a sanarlos?


Actualmente, en México, nos estamos enfrentando al proceso de vuelta a la escuela en forma presencial. Pero… ¿te has preguntado cómo ha influido en el rendimiento escolar en las niñas y los niños el tiempo que pasaron encerrados?


¿Cuáles son las emociones que derivaron de la pandemia? Para responder estas preguntas primero debemos ser conscientes de los cambios vertiginosos que a nivel emocional hemos experimentado, las pérdidas, los miedos, la crisis, entre otros.

El reto como padre de familia, es poder brindar seguridad y confianza a niñas, niños y adolescentes, para fortalecer su autoestima y sana percepción de sí mismos y del mundo que les rodea, así como el autocuidado y la resiliencia.


Para ello, lo primero que debemos enseñarles es a identificar las emociones y reconocer que todas ellas son necesarias e importantes. La alegría o el entusiasmo, por ejemplo, nos ayudan a expresarnos y a lograr nuestros objetivos, mientras que la tristeza o el enojo, nos ayudan a identificar qué podemos mejorar de nosotros mismos.


Las emociones las experimentamos durante máximo 90 segundos, después se convierten en sentimientos. Ejemplo de ello, puede ser el afecto que se convierte en amor o el enojo en rencor. Es por ello que primero debemos reconocer son las emociones básicas:


El miedo ayuda a prevenirnos de alguna situación, así como a identificar un posible peligro. Cuando lo confrontamos nos volvemos más fuertes.

  • La alegría nos conecta con las ganas de vivir y estimula a nuestro cerebro para generar sustancias que ayudan al organismo a funcionar correctamente. Esto nos hace sentir bien, nos da mucha satisfacción y energía.

  • La tristeza nos ayuda a profundizar en nuestros sentimientos y nos ayuda a asimilar las pérdidas y los cambios. Como resultado, nos ayuda a replantearnos los objetivos y a reorganizar nuestras prioridades.

  • El enojo nos ayuda a poner límites y así proteger nuestra integridad, y nos aporta recursos para hacerle frente a circunstancias adversas. También nos ayuda para que la tristeza duela menos y nos brinda la fuerza y el coraje para seguir adelante.

  • El afecto nos ayuda a socializar y a satisfacer el sentido de pertenencia y a mejorar nuestras relaciones interpersonales.

Te invitamos a participar, para qué a través de actividades lúdicas como ver una película, donde procures (al finalizar) entablar un diálogo que fomente la identificación de las emociones, su relevancia y sus efectos. “Dígalo con mímica” o “adivina palabras con dibujos” puede ser otra opción para reconocerlas y diferenciarlas entre sí.

31 vistas0 comentarios