Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

¿Cómo cuidar la naturaleza?


El cuidado del medio ambiente en el que todos los seres vivos, incluidos nosotros, vivimos, es fundamental para mantener el equilibrio natural del planeta Tierra.


Algunas culturas la conocen como Pachamama, otras la llaman Gaia, y muchas se refieren a la naturaleza como la madre tierra, demostrando así la importancia que supone para nuestras vidas el cuidado de la naturaleza, pues de ella podemos obtener los recursos que necesitamos para sobrevivir.

Con una actual población humana en perpetuo aumento y la consiguiente destrucción de hábitats silvestres, y flora y fauna del planeta, resulta fundamental desarrollar hábitos cotidianos de cuidado del medio ambiente.


El cuidado del medio ambiente es una responsabilidad que debemos mantener de forma regular, pues es responsabilidad de todas las sociedades del mundo hacer un uso más eficiente y sostenible de los recursos que utilizamos.


A continuación, ofrecemos una amplia lista con muchas de las principales acciones que debemos hacer para aportar nuestro granito de arena en el cuidado de la naturaleza. Si quieres saber cómo cuidar la naturaleza y el medio ambiente, toma nota:

  • Ahorrar agua, reducir su consumo y reutilizarla.

  • Apagar luces y aparatos electrónicos cuando no los estemos utilizando para ahorrar así energía.

  • Apostar por las energías renovables.

  • Usar medios de transporte públicos de bajo nivel de contaminación.

  • Reducir, reutilizar y reciclar.

  • Consumir de forma responsable.

  • Realizar actividades en la naturaleza y turismo sostenible para conocer, respetar y conservar la biodiversidad y los ecosistemas.

Pensando a escala global, pero actuando de forma local, podemos contribuir a hacer un uso más eficiente del agua y la energía que consumimos en nuestro día a día.


De forma general debemos desarrollar una "cultura del ahorro", basada en no malgastar energía ni recursos naturales mediante pequeñas acciones que conllevarán grandes beneficios para la naturaleza:

  • Cerrar grifos cuando no hacemos uso del agua.

  • Ducharnos en lugar de bañarnos.

  • Reutilizar el agua de uso doméstico.

  • Aprovechar las horas de luz solar al máximo.

  • Utilizar bombillas de bajo consumo.

  • No dejar aparatos eléctricos enchufados si no se están usando.

  • Apostar por el transporte público, la bicicleta y caminar; así como viajar en tren en vez de en avión siempre que sea posible.

  • Fomentar el uso de energías renovables frente al consumo insostenible de combustibles fósiles y energía nuclear.

La regla de las 3R para cuidar la naturaleza: Reducir, Reutilizar y Reciclar

La famosa iniciativa de la regla de las 3R de la ecología fue propuesta por la ONG ambientalista Greenpeace, ha dado la vuelta al mundo y cada vez somos más las personas que intentamos cumplirlas para cuidar la naturaleza desde casa.

  1. Reducir: debemos reducir nuestro consumo generalizado de recursos, apostando por un consumo más sostenible y responsable, favoreciendo la compra de productos ecológicos y no kilométricos, así como reducir el consumo carne en nuestra dieta y la compra de envases plásticos (llevando por ejemplo nuestras propias bolsas y recipientes al ir al supermercado), y fomentar la moda sostenible, comprando artículos nuevos sólo cuando realmente los necesitemos. También debemos reducir la emisión de distintos tipos de contaminantes a la naturaleza, evitando el consumo de aerosoles y fertilizantes, entre otros productos químicos perjudiciales.

  2. Reutilizar: intentar dar una segunda vida a todo aquello que compremos y que, tras algún arreglo o cambiando su uso original, podamos seguir utilizándolo y evitando así la compra de nuevos productos. Para ello deberemos luchar también contra la obsolescencia programada de muchos productos electrónicos.

  3. Reciclar: debemos desarrollar hábitos cotidianos para el reciclaje de todo tipo de materiales: aceites usados, pilas, bombillas, cartuchos de tinta, materiales farmacéuticos y aparatos eléctricos, además de depositar en el contenedor adecuado los restos de papel, cartón, envases y vidrio. También debemos apostar por el compostaje para evitar la emisión de gases nocivos derivados de la incineración al tratar en vertederos los residuos no biodegradables.

Cómo cuidar la naturaleza: respetar y conservar especies y ecosistemas

La educación ambiental nos acerca a valores esenciales para amar y respetar la naturaleza a través del conocimiento, la valoración de su riqueza y la conservación de todas y cada una de las especies de seres vivos que la constituyen.


Siempre podemos aprovechar nuestro tiempo libre y las vacaciones para realizar actividades en la naturaleza, apostar por el turismo sostenible y visitar parques naturales, reservas de la biosfera y espacios protegidos, así como reservas naturales y jardines botánicos para conocer la asombrosa biodiversidad de los distintos rincones del planeta.

Allá donde vayamos debemos tener presentes diferentes acciones para conservar y respetar los ecosistemas, los animales y las plantas, tales como:

  • No provocar incendios ni tirar colillas.

  • No arrancar plantas ni alterar ecosistemas naturales.

  • No maltratar animales ni participar en actividades relacionadas con el sufrimiento animal.

  • Participar en actividades medioambientales como reforestaciones colectivas, retirada de basura en playas y senderos, etc.

En este otro artículo te explicamos Cómo hacer turismo sostenible. Y lo más importante, correr la voz, compartir ideas y conocimientos e informar a aquellos que nos rodean de la necesidad de cumplir con estas acciones para cuidar la naturaleza y el medio ambiente.


Por qué es importante cuidar la naturaleza

Debemos recordar que la naturaleza puede existir sin nosotros, pero que nosotros no podemos sobrevivir sin la naturaleza.


Los enormes beneficios que podemos proporcionar al planeta con nuestros hábitos sostenibles son fundamentales para que podamos hacer uso de los recursos naturales en el presente sin comprometer a la supervivencia de las generaciones futuras y la posibilidad de las mismas de acceder a más recursos naturales.

Todas las especies que habitamos el planeta somos como piezas de un puzzle que encaja a la perfección mediante relaciones ecológicas de beneficios mutuos, por lo que debemos luchar por la protección de todas las especies y ecosistemas que existen en la naturaleza.


Tenemos en nuestra mano la opción de vivir en armonía con la naturaleza y no desequilibrar todo aquello que ha supuesto millones de años de evolución, pero que puede ser destruido en décadas de explotación humana irracional.


34 visualizaciones0 comentarios