Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

Célula madre: qué es, características y para qué sirve


Los organismos son complejos sistemas que tienen la capacidad de generar organismos completos a partir de pocas células iniciales y, cuando son adultos, tienen la capacidad de regenerar sus tejidos como cuidadosas maquinarias mediante la señalización a nivel celular.


La célula madre, o célula troncal, es un tipo de célula con la capacidad de generar células maduras más especializadas que ella, para formar tejidos y órganos con particulares funcionales.

A partir de estas células madre es que se forman todas las demás células, llamadas células hijas. Estas son morfológica y funcionalmente diferentes a las células madre.


Una célula madre puede generar una gran cantidad de células especializadas, tanto en variedad como en número.


Las hay tanto de tipo embrional como adultas. Las primeras se localizan solamente en embriones de seis a ocho días de edad en humanos y construyen a un organismo completo, y las adultas asisten solamente en casos de daño en tejidos u órganos. En la imagen se puede ver un ejemplo de célula madre embrional.


¿Dónde se encuentran las células madre?

En el caso de las células madre adultas, hay múltiples tipos, por lo que cada uno se ubica en diferentes zonas, según los tejidos que formarán. Por ejemplo, las células madre en la médula ósea generan las células sanguíneas. Las hay también en el hígado, donde se forman los hepatocitos, en el tejido neuronal para formar las neuronas, o en el músculo, por mencionar algunas. En cuanto a las células madre embrionales, estas se encuentran dentro de la masa celular interna del blastocisto embrional.


Características de la célula madre

Las células madre son únicas por tener dos características clave:

  • Potencialidad: lo que quiere decir que las células madre pueden generar células maduras de diferente origen, por ejemplo células sanguíneas o musculares.

  • Autorrenovación: pueden dividirse y proliferar para generar otras células madre, de modo indefinido. Sus telómeros son más largos que las células ya diferenciadas, característica importante en su división pues el envejecimiento celular está relacionado con el acortamiento de los telómeros.

Como características adicionales están:

  • Tienen indiferenciación: no son células maduras y se encuentran sin diferenciar.

  • Cuentan con baja inmunogenicidad: es decir que no genera una respuesta inmune como si se tratara de un agente externo.

  • Tienen dos tipos de división: la simétrica y la asimétrica. En la simétrica se generan dos células madre a partir de la división de una célula inicial. La asimétrica genera a partir de una célula madre a una célula diferenciada y a otra célula madre.

  • Tienen mecanismos que protegen a la célula: tienen una alta protección contra agentes externos y tienen un sistema de desintoxicación ante agentes tóxicos para la célula.

Importancia de las células madre

Existen dos razones básicas que explican la importancia de las células madre y su necesidad. Nos encontramos con:

  • Su capacidad de formar organismos completamente desarrollados a partir de muy pocas células. Gracias a ellas es que puede completarse el desarrollo embrionario.

  • Permiten que el cuerpo esté en constante mantenimiento y reparación.

Además de las inherentes actividades que llevan a cabo estas células dentro de los organismos, hay una gran aplicación de las células madre.

Aplicación de las células madre en la biotecnología y medicina Estas células han ayudado enormemente a la investigación biotecnológica y a su aplicación en el campo médico. Con su estudio se ha comprendido mejor cómo funcionan las células y cómo se desarrollan las enfermedades. Su estudio se lleva a cabo in vitro mediante su diferenciación para crear más células y estudiar a partir de ellas su comportamiento y estructura.

Aplicación de las células madre en terapia celular y reparación de tejidos Su aplicación ha sido llevada a la terapia celular y para reparación de tejidos en casos donde exista daño muy grave a causa de enfermedades y que se requiera asistencia externa, con uso de reemplazo celular. A esto se le conoce como medicina regenerativa, y se están comenzando a construir bancos de células madre para ser usadas en terapias clínicas.

La tecnología que se ha desarrollado entorno a estas células ha llevado a considerar y prospectar la posibilidad de crear órganos nuevos para usarse en trasplantes. Existen limitaciones éticas, políticas y religiosas que se debaten al día de hoy sobre si es correcto o no estar generando órganos artificiales.

Algunos de los casos en los que se aplica el uso de células madre son Parkinson, diabetes, cáncer, problemas óseos, artritis, cardiopatías, entre otras. Por ejemplo, en casos de cáncer se utilizan células madre para terapias antitumorales.

También han sido utilizadas como modelo in vitro para hacer pruebas clínicas y así evitar el uso de modelos con vida.


Para qué sirven las células madre

Las células madre sirven para formar adultos pluricelulares desde el embrión y que este pueda desarrollar todos los tipos de células que necesita para formar órganos con tejidos de funciones especializadas.

La otra función de las células madre es de vital importancia en organismos ya desarrollados, para la reparación de tejidos. Si no fuera por las células madre, las heridas serían letales, así como también el deterioro interno de los órganos. En la imagen podemos ver un ejemplo de proceso de regeneración de tejido.

67 visualizaciones0 comentarios