Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

Atlas empata con Guadalajara, pero avanza a las semifinales


El Atlas subió un nuevo peldaño en la escalera hacia el bicampeonato de la Liga Mx. Más allá de lo que de-pare el último tramo, el equipo rojinegro demostró su jerarquía y presumió con orgullo su dominio en el clásico tapatío (1-1, 3-2 global) al eliminar a unas Chivas que estrellaron dos remates en el poste en la vuelta de los cuartos de final.


La respuesta a un primer tiempo parejo y con un rival embravecido la encontraron los rojinegros en los pies de Julián Quiñones, quien, después de un mal rechace del portero Miguel Jiménez y de una marca displicente de Hirma Mier, metió un zurdazo cruzado para terminar con las aspiraciones del Rebaño (45+4).

Los postes, en un estadio Jalisco que hizo sentir la localía de los Zorros, jugaron en contra de los ataques de Chivas. Primero en un tiro libre de Roberto Alvarado y luego en un remate de José Juan Macías, desviado por un zaguero del Atlas, los que hicieron cimbrar el travesaño de la portería de Camilo Vargas y mantuvieron el cero.


El mérito de los dirigidos por Diego Cocca es que supieron sufrir para luego probar las mieles de triunfo. Se notaba optimismo y confianza entre los jugadores del Rebaño, más todavía tras 15 minutos de ataques constantes. A lo hecho por Macías y Alvarado se sumaron llegadas de Fernando Beltrán y tiros a larga distancia de Alexis Vega, rechazados por Vargas.


Pese a la desventaja de tres goles en el global, el panorama pareció aclararse para los visitantes con la expulsión del joven Jeremy Márquez, quien, después de que el silbante Fernando Hernández acudiera al llamado del VAR, dejó en inferioridad numérica al Atlas por un supuesto codazo a Sergio Flores. Los reclamos no se hicieron esperar en el cuerpo técnico de Cocca.


Hubo ajustes del lado de Ricardo Cadena, con la idea de que el Rebaño corriera todos los riesgos posibles en busca del milagro. Sin embargo, ningún golpe entraba en la guardia alta de los Zorros. Alvarado y Vega se perdieron; Beltrán no pudo ser el eje creativo mientras Cristian Chicote Calderón, uno de los más peligrosos en la primera parte, se quedó sin ideas.


Lejos estuvo este cuadro rojiblanco del que acumuló cinco victorias en fila en el cierre del torneo. Y aun así recortó distancias en el marcador por medio de Macías, con una media vuelta que sorprendió a Vargas y alargó la agonía del Rebaño en el final del encuentro (88).


Después de lograr el título del Apertura 2021, el Atlas se olvidó de un oscuro pasado que lo ligaba a las derrotas. Atrás quedaron los años en que sufría para mantenerse en la primera división o era dominado por Chivas en los clásicos tapatíos; ahora, bajo el mando de Cocca, no sólo ha llegado por segunda ocasión consecutiva a las semifinales de la Liga Mx, sino que también piensa en el bicampeonato.


Su última víctima fue la misma que tantas veces se burló de sus tragedias futbolísticas, el Rebaño Sagrado. Tras el silbatazo, los elementos de seguridad del estadio Jalisco tuvieron que contener algunos co-natos de bronca en las tribunas.

65 visualizaciones0 comentarios