• Zector 51

Así fue la historia de amor de Salma Hayek y François-Henri Pinault


El pasado 25 de abril,Salma Hayeky su esposo, el millonario François-Henri Pinault, cumplieron 14 años de haberse conocido durante la cuarentena por Covid-19.


La actriz celebró su cuento de hadas con el francés recordando aquel día en 2006 cuando se cruzaron sus miradas por primera vez al publicar una serie de imágenes en Instagram donde se los ve bailar muy contentos e incluso aparece la hija ambos, Valentina Paloma, cuando era solo una bebé.


“Hoy hace 14 años conocí a mi alma gemela. Y después de la prueba del tiempo e inclusive la prueba de la cuarentena me siento muy bendecida de haberte encontrado y entre más te descubro más crece mi amor por ti. Feliz aniversario, mi amor”, escribió la diva mexicana al dueño de su corazón.


Sin embargo, antes de llegar a su “felices para siempre”, la pareja, como todas, tuvo que enfrentar varios obstáculos e incluso Hayek manifestó en una oportunidad que nunca se imaginó que "una cosa así pudiera sucederme. Esta historia de amor no debería haber funcionado".


El amor entre la actriz nominada al Oscar y el propietario del grupo Kering, que posee marcas como Gucci, Alexander McQueen y Balenciaga, nació a primera vista el 29 de abril de 2006 en una exposición en Venecia, Italia.


Hayek, de 41 años en ese momento, era invitada de la familia de François-Henri a una inauguración del Palacio Grassi; reseñó la revista Quién. Después del evento, hubo una cena que la productora disfrutó a la derecha del empresario y aseguran que no se volvieron a apartar desde entonces.


Luego de flechazo, ambos iniciaron una relación de película en la que ambos enfrentaron las barreras de nacionalidad e idioma que de alguna forma los distanciaba.


Aún así, encontraron la manera de continuar y ya en marzo de 2007 estaban comprometidos y en la dulce espera de su primera hija juntos, Valentina Paloma, que nació en septiembre de ese año.


Igualmente, en marzo de 2008 se dio a conocer que ambos se  casarían en septiembre de ese año, pero la estrella después expresó que no le hacía falta caminar al altar.


“Yo no siento una necesidad para casarme. Uno quiere envejecer con alguien, tener una pareja y tener hijos. Ya tengo todas esas cosas. Algunas personas necesitan un papel, pero nosotros necesitamos más de una fiesta. Somos felices viviendo así. Él vive en París y yo y Valentina pasamos la mayor parte del tiempo en Los Ángeles. Para muchos esto es una locura, pero entendamos que cada relación es única", sentenció a la revista Glamour, según el diario ABC.


Sin embargo, en julio, apenas unos meses antes de que se celebrara la boda, la representante de Hayek anunció que se cancelaba el matrimonio.


El rompimiento entre ambos, al parecer ocasionado por la distancia, no solo rompió corazones de fieles en todo el mundo, también parecía ser definitivo pues el heredero de François Pinault fue captado muy afectuoso con la jinete Virginie Couperie poco después de que se diera a conocer la separación.

Afortunadamente, la distancia entre ambos no fue por mucho y en septiembre de ese año ambos se reencontraron en la fiesta de cumpleaños del hijo de Stevie Wonder, Kailand.


"Ella estuvo junto a él todo el tiempo. Fue muy bonito, François-Henri llevaba a la niña, sonriendo y jugando con ella. Obviamente adora a Valentina", reveló una fuente que estuvo en la celebración a People. Después de aquel encuentro, ambos al parecer hicieron las paces y fueron vistos juntos en varias oportunidades, despertando los rumores de reconciliación. Incluso celebraron juntos el primer cumpleaños de la pequeña Valentina en un yate en Ibiza.


Finalmente, luego de varias salidas y viajes como pareja, ambos se dieron el sí por el civil el 14 de febrero de 2009 en Francia y el 26 de abril de mismo año festejaron su boda religiosa en el lugar que vio nacer su amor: el Palacio Grassi en Venecia.


"Nunca me hubiera imaginado, ni siquiera en mis sueños más locos, que una cosa así pudiera sucederme. Esta historia de amor no debería haber funcionado. No vivíamos en el mismo país, yo no sabía cómo algo así podía funcionar, porque además yo tenía mis condiciones: no iba a dejar de trabajar, no iba a mudarme a vivir a París -al menos al principio- y tenía muy claro que no creía en los matrimonios abiertos, porque creo firmemente en la fidelidad entre un hombre y una mujer. Así que había mucho obstáculos", develó la veracruzana al show francés 50 mn Inside, reseñó la revista Caras.


Por suerte para la celebridad, Pinault  insistió. "Le pregunté que cómo íbamos a hacerlo y él me dijo: ‘Vamos a conseguirlo’. Y lo hicimos. Y yo me mudé cinco minutos después de decir: ‘¡No quiero mudarme!".


Desde su matrimonio, ambos han sido muy felices y la intérprete hace alarde cada vez que puede de su príncipe azul. Asimismo, sobre las cosas que la hicieron enamorarse, Salma Hayek dijo en 2017 que aunque al inicio pensó que no era su tipo, terminó siendo el hombre perfecto para ella.


“Al principio lo estereotipé y pensé que no era mi tipo para nada”, dijo según publicó 20 minutos.


“Recuerdo cuando empecé a decir ‘cielos, parece que hay algo aquí’. Fue algo tan tonto, comenzamos a platicar sobre fútbol y a los dos nos vuelve locos el fútbol y después empezamos a hablar de ciencia. Amamos el espacio y la física. Fue muy inteligente y encantador y gracioso. Nadie habla de estas cosas apenas uno las conoce, no son las conversaciones típicas. Entonces me di cuenta de que la persona que parecía tan lejana a mí era la pareja perfecta”.


De igual forma, Salma Hayek confesó le gusta el hecho de que “sí, él es muy varonil pero en su cabeza es un feminista”.


“Realmente apoya a las mujeres, eso es sexy. A los hombres no les parece que eso sea atractivo pero realmente lo es porque no hay nada más sexy que sentirte apoyada, que la persona con la que estás quiera prosperar, quiera que tú seas mejor cada día y crecer contigo”.

8 vistas

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram