Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/66
  • Zector 51

Así era INTIMAR con alguien en la Edad Media


En realidad, las prácticas sexuales, como el mundo en general, han cambiado poco a poco. Sin embargo, en la Edad Media, a diferencia de lo que te cuentan en las novelas románticas no era nada lindo.


Con la llegada de Los Bridgerton a Netflix, a muchos nos empezaron a asaltar una serie de dudas sobre cómo eran las relaciones en la Edad Media, pues a pesar de que la serie nos muestra cosas crudas de los 1800, también nos muestra un romance casi perfecto.


En realidad, las prácticas sexuales, como el mundo en general, han cambiado poco a poco. Sin embargo, en la Edad Media, a diferencia de lo que te cuentan en las novelas románticas o cuentos de hadas, intimar era todo, menos algo lindo o lleno de amor.


Por eso, aquí te mostramos algunas cosas que eran muy comunes en las prácticas sexuales de la Edad Media.


1- El sexo no era "delicado"

Hay registros en libros y manuales de Ménage en tríos y orgías. Nada igual a la concepción renacentista del ‘amor cortés’. Muchos Siglos más tarde, el Marqués de Sade ilustra con imaginación fotográfica estas prácticas que nacieron en el medievo.


2- La prostitución era un mal necesario

Muchos religiosos trataron de impedirla, pero descubrieron que al tener sexo, los hombres se mantenían centrados en el camino correcto, el camino de Dios. Es decir, no se corrompían, respetaban a las mujeres y no demostraban prácticas homosexuales. Además la iglesia consideraba la prostitución, como una práctica o un oficio de salubridad pública e importante actividad económica.


3- Los religiosos conocían todas las posturas sexuales

Más allá del placer, era para ellas una obligación, pues debían saber de qué estaban hablando los pecadores cuando se confesaban ante ellos. Tenían que saber sobre todo qué penitencia imponer y toda posición que no fuera la de misionero tenía su particular penitencia.


4- Las mujeres utilizaban métodos para incrementar el deseo sexual

Las mujeres siempre tenían que mantenerse deseables y sentir deseo por sus maridos, en aras de la concepción. Por ello, existían rituales como agarrar un pez vivo del tamaño que fuera, lo introducían en su vagina hasta que muriera y posteriormente se lo daban de comer a sus maridos. Por raro que parezca, hasta el día de hoy, comer mariscos se considera afrodisiaco. Sobre todo si se trata de camarones.


5- Mitos anticonceptivos

A pesar de que el embarazo era la norma, algunas mujeres usaban ‘anticonceptivos’ como el Coitos interruptus, si no querían quedar embarazadas o bien, montaban a caballo después del acto sexual, pues se creía que esto evitaba el embarazo.


6- Impotencia sexual, motivo para terminar un matrimonio

Socialmente, la finalidad del matrimonio era la concepción, por lo que una pareja que no tenía sexo, no tenía propósito alguno.

9 vistas0 comentarios