Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

Animales que producen seda


La seda natural es un material muy valioso y cotizado. Destaca en la industria textil por su delicado tacto, inigualable caída y brillo característico, además de sus propiedades térmicas, hipoalergénicas y absorbentes.


Todo parece indicar que la seda es la tela perfecta y cada vez que vemos a un famoso luciéndola, en general, se acrecientan nuestras ganas de gastar mucho dinero en una de estas lujosas prendas.

Qué es la seda y de dónde se obtiene

La seda es una fibra natural de origen animal que se utiliza para confeccionar hilos y telas. La tela fabricada con fibras de seda también se conoce como seda y es muy codiciada en la industria textil porque sirve como materia prima en la elaboración de costosas prendas de ropa. Entre las virtudes de la seda resaltan su brillo, ligereza, suavidad, frescura, elegancia y capacidad de favorecer la silueta y permitir la traspiración.

La fibra de seda se obtiene en su gran mayoría de los gusanos de la especie Bombyx mori, aunque hay algunas otras especies de insectos, arácnidos y moluscos que también se explotan con esta finalidad.


Gusanos de seda

Las mariposas o gusanos de seda (Bombyx mori) son insectos seríferos domesticados que provienen de los gusanos de seda silvestres (Bombyx mandarina). Se alimentan casi exclusivamente de hojas de morera blanca (Morus alba) y han perdido su capacidad de volar durante el proceso de domesticación y cría selectiva.


Su metamorfosis completa dura como máximo seis semanas. Las larvas eclosionan del huevo en primavera con una longitud aproximada de 2 milímetros y luego de su última muda (justo antes de pasar a la fase de crisálida), alcanzan los 8 centímetros de longitud.

Los gusanos de seda son originarios del continente asiático, en donde han sido explotados desde hace milenios por su seda. Actualmente se crían en todo el mundo y aunque existen numerosas técnicas modernas que agilizan el proceso de cría y extracción, muchos sericicultores siguen empleando técnicas artesanales ancestrales que, a pesar de ser mucho más trabajosas, generan fibras de mayor calidad.

El proceso de obtención de la seda del gusano de seda no es nada sencillo y para muchos, es incluso antiético y controversial. Algunas de las razones:

  • De un capullo de gusano de seda se pueden obtener entre 300 y 1.200 metros de hebras de seda, lo que quiere decir que en promedio, se necesitan los capullos de entre 1.000 y 2.000 gusanos para confeccionar una bufanda.

  • La resistencia y calidad de la fibra depende del cuidado que se le dé a los gusanos. En los criaderos se tienen decenas de miles de ellos. Se alimentan diariamente con muchos kilos de hojas de morera y necesitan de un riguroso régimen de limpieza y control de temperatura y humedad para prevenir enfermedades.

  • Para fabricar el hilo de seda los capullos de los gusanos de seda deben cocerse. Este procedimiento se hace con los gusanos aún dentro, pues no se deja que emerjan para que los capullos no se rompan ni deterioren. Una vez cocida, la fibra se cuela, se hila, se blanquea, se tiñe y se seca antes de enrollarse en un carrete y utilizarse para crear telas y prendas de ropa.

  • Los gusanos que no son utilizados para hacer hilos de seda terminan su metamorfosis y se convierten en mariposas adultas. Estas vivirán entre 5 y 15 días que dedicarán íntegramente a reproducirse. Cada hembra puede depositar entre 200 y 600 huevos. Estos se guardarán en lugares correctamente ambientados hasta la próxima primavera para repetir el proceso de la obtención de la seda.

Arañas de la seda

Las arañas de la seda o arañas de seda de oro son arácnidos venenosos del género Nephila. Habitan en América, Asia, África y Oceanía y su nombre se debe a que tejen sus telarañas con seda de color dorado que ellas mismas producen.

Esta seda tiene un color y brillo natural tan llamativo que se asemeja al oro. Aunque es muy resistente, elástica y, además, biodegradable, su comercialización no es rentable. Sus productores aseguran que para su fabricación, las arañas no son lastimadas y son devueltas a su hábitat después de concluido el proceso de recolección de la seda.


Moluscos de la seda

La nacra (Pinna nobilis) es una especie de molusco bivalvo endémico del mar Mediterráneo en peligro crítico de extinción. A su biso debemos la seda de mar (también conocida como oro del mar o seda de sirenas), un tejido de color amarillento o amarronado extremadamente fino, ligero y costoso. La seda de mar es considerada por muchos la tela más exclusiva del mundo.


Alternativas a la seda

La seda de origen animal, por supuesto, es un material no vegano. Muchas organizaciones y movimientos animalistas han denunciado el maltrato animal en el proceso para obtener la seda y constantemente recomiendan el uso de otras telas similares que no involucren la explotación animal.


Existen dos excelentes razones para no utilizar seda:

  • La elaboración de una prenda de seda involucra la esclavitud, sufrimiento y/o asesinato de miles (e incluso millones) de estos animales productores de seda.

  • La seda es muy costosa. Una prenda de seda cuesta de 10 a 100 veces más que una prenda similar de algodón o poliéster.

Si eres fan de la seda y te encanta su apariencia y textura, no te preocupes, existen muchos tejidos alternativos a la seda, que no involucran maltrato animal y tienen un parecido impresionante con la seda tradicional.


Algunos de ellos son:

  • Seda Ahimsa: la seda Ahimsa o Peace Silk es una seda hecha con los restos de los capullos de los gusanos de la seda una vez que estos se han convertido en mariposas. Es más económica y de menor calidad que la seda convencional pero no involucra la muerte de ningún animal.

  • Seda de loto: es una seda natural de origen vegetal que se elabora extrayendo y procesando a mano la fibra de los tallos de las flores Nelumbo nucifera, comúnmente conocidas como lotos indios. El hilo de flor de loto se caracteriza por ser menos rígido, más elástico y hasta 10 veces más costoso que el hilo de seda convencional. Esta seda es tan valiosa y exclusiva porque en la actualidad, sólo se produce en tres países de todo el mundo (Myanmar, Vietnam y Camboya) y su proceso de obtención es mucho más lento y laborioso que el de la seda tradicional.

  • Rayón: el rayón, también conocido como viscosa o seda artificial, es una tela sintética hecha a base de celulosa. Imita a la perfección las propiedades de la seda, es de origen vegetal, puede mezclarse con otros tipos de telas y su precio es bastante accesible.

  • Acetato: es una tela artificial creada a partir de acetato de celulosa. Es muy brillante y se asemeja con mucha precisión a la seda natural.

74 vistas0 comentarios