Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

7 tips para que tu hijo aprenda a leer en Voz Alta


Aprender a leer en voz alta no tiene porqué ser una actividad aburrida; emplea estas sugerencias para crear momentos divertidos.


Hay una magia oculta en nuestro interior y puede salir a través de nuestra voz. El acto de aprender a leer en voz alta representa la oportunidad de crear momentos divertidos para compartir con nuestros hijos.


Así, junto a nuestros niños de la casa, nos situamos en el espacio de la historia que estamos leyendo. Podemos, incluso, encontrarnos al interior de ese relato, conocer a sus personajes y apropiarnos de sus emociones. La lectura en voz alta nos lleva a una dimensión en la que podríamos identificarnos con las situaciones descritas en esa historia.


En el libro Corazón de Tinta (Cornelia Funke), una recomendación interesante, encontramos a un hombre al que llaman “Lengua de Brujo”, ya que posee el don de traer al presente a los personajes de un libro al leer en voz alta. ¿Están dispuestos a dar voz a los personajes de los libros?


Esta actividad, además de afianzar los vínculos afectivos, resulta estimulante para recrear momentos divertidos en casa no solo para nuestros hijos, los adultos también pueden disfrutarlo. Para compartir en familia ese gusto contagioso de una lectura en voz alta, El Heraldo Kids y Lorena Rosales Toledo*, bibliotecaria y mediadora de lectura de IBBY México, traen para ti algunos tips para lograrlo.


  1. La selección del libro a leer. Puede ser alguno de su biblioteca familiar, o bien, una lectura de su libro de texto: “Español. Libro de Lecturas”.

  2. ¿Qué pasa y quiénes están en esa historia? Realicen una lectura de reconocimiento para familiarizarse con el texto: los personajes, las situaciones, el tiempo en que se desarrolla y los escenarios de la historia. Conversen sobre cada uno de estos aspectos. Escúchense, tal vez descubran que no habían identificado algunos momentos de la historia.

  3. Los personajes. Cuando leemos en voz alta podemos jugar con la voz para identificar a los personajes. Utilicemos una voz grave para los personajes grandes o malos, por ejemplo: dragones, ogros, monstruos, etc. Una voz media (la que usamos habitualmente) para: narrador, mamá. Maestra, Rey, etc. Y una voz suave para: niños, abuelitos, hada, princesa, personajes pequeños, etc. Sin duda será divertido hacerlo.

  4. Estados de ánimo en los personajes. Las historias pueden contar situaciones alegres o tristes. De suspenso, miedo o amor. Descubrirán otras más conforme se familiaricen con la trama. Resultará más divertida la lectura cuando la misma historia se lee varias veces a manera de practica hasta obtener el resultado que queremos.

  5. Nuestra voz es un instrumento versátil. Al leer en voz alta es importante transmitir las cargas emotivas de la historia. Conseguimos mejores resultados al emplear la expresión facial y corporal. Por ejemplo: Cuando estamos contentos el volumen de nuestra voz es un poquito más alto, e imprimimos cierta velocidad a lo que decimos, nuestro rostro y cuerpo también transmiten nuestra alegría. Si hay tristeza tal vez utilicemos un tono de voz más bajo y la velocidad para hablar podría se lenta con una expresión facial triste. Los momentos de suspenso pueden impresionar más cuando el volumen de nuestra voz es ligeramente más bajo, hagamos algunas pausas para generar una atmósfera de misterio. No olviden la expresión en el rostro.

  6. La intención llama a la atención. También podemos generar expectativa. Les ha pasado que cuando alguien llega a contarles algún acontecimiento puede iniciar con: -¿qué crees? Inmediatamente ponemos atención. Se recomienda que, con la misma intención, podemos comenzar nuestra lectura. Como cuando contamos un chisme.

  7. La descripción de los escenarios también es importante al momento de leer. Imaginen que están ahí. Ya sea en un bosque, una ciudad, trepados en un árbol o en el patio de una escuela, Cualquiera de los casos requiere de un ritmo a la hora de leer la descripción de los lugares, tómense el tiempo necesario para leer en voz alta lo que cuenta la historia.

¿Quieres qué te lo lea otra vez? Animemos a nuestros hijos a leer en voz alta haciéndolo nosotros primero. Hagamos que estos momentos sean más divertidos realizando lectura compartidas. Juguemos con las voces de los personajes y las situaciones que se viven en cada historia.

*Cuando era niña no leía libros, mi abuelo y mi mamá me contaban historias y yo imaginaba que estaba en esos lugares de los que me hablaban. Ahora trabajo en una biblioteca mágica, con cientos de libros, lo mejor del lugar son las niñas y niños que los abren y dejar salir a sus personajes.

5 vistas0 comentarios