• Zector 51

5 Tipos de trastornos de lenguaje y cómo detectarlo en niños


Los trastornos de lenguaje suelen comenzar en la niñez y permanecer hasta la edad adulta; pueden ser provocados por una lesión cerebral o una enfermedad.


¿Qué son los trastornos de lenguaje?

Al hablar de trastorno de lenguaje, hablamos de la dificultad que afecta la articulación, expresión o comprensión del lenguaje, que altera, de esta manera, tanto la lengua oral como la escrita.


Los trastornos de lenguaje generalmente se relacionan con el desarrollo. Suelen comenzar en la infancia y continuar hasta la edad adulta. Asimismo, pueden ser ocasionados por una lesión cerebral o una enfermedad.


Se considera relevante mencionar que, los trastornos de lenguaje no están relacionados con la inteligencia. Es decir, los niños que tienen estos trastornos son tan inteligentes como los demás. Solo tienen dificultad con ciertas habilidades en su expresión.


Clasificación y cómo detectarlos

A continuación, la clasificación se abordará desde la perspectiva lingüística. Ya que, al contar con claridad en esta parte, podremos detectar en los niños con mayor facilidad si existen signos de alerta en nuestro familiar y de esta manera actuar con una intervención oportuna. Lo primero que hay que hacer es descartar los problemas de audición que podrían afectar el lenguaje.


Sin embargo, la única manera de diagnosticar los trastornos de lenguaje es a través de una evaluación. Los especialistas que realizan estas evaluaciones se llaman Terapeutas del habla y de lenguaje o Licenciados en Comunicación Humana. En Terapias para Todos contamos con especialistas en este ámbito que pueden apoyarte en caso de que requieras intervención.


A continuación, se describe la clasificación de los 5 tipos de trastornos de lenguaje:


1. Dificultad en nivel fónico- fonológico:

En el nivel fónico, se manifiesta la dificultad al articular siempre el fonema. Esta dificultad es habitual en niños pequeños. Ejemplo: chico por “chito”.


En cuanto al nivel fonológico: La dificultad para articular no siempre se manifiesta. Es decir, por imitación le sale bien, pero en su habla espontánea; distorsiona el sonido. En este caso, es importante evaluar la discriminación auditiva entre los fonemas y trabajar la integración del sonido.


2. Dificultad en nivel morfosintáctico:

Esta es la dificultad en la emisión de frases, pues generalmente son mal conjugadas y con mal uso de conectores. Incluso con dificultades para integrar las palabras.


3. Afasias:

Estos son los trastornos a nivel cerebral y neurológico. Que requieren tratamiento completo con diferentes especialistas. Las afasias más típicas son: Broca y Wernicke.


Broca: Basada en problemas motores, por tanto, en la articulación. Estas personas hablan de forma telegráfica. Las palabras que dan sentido coherente a la frase (como son los nexos) desaparecen. Ellos son conscientes de sus dificultades por lo que emocionalmente esto tiene un alto impacto. Siendo importante la intervención en esta área.


Wernicke: Los niños con este trastorno, hablan de manera fluida, pero sin sentido. Mezclan temas, conceptos y modifican palabras de forma que no se entienden. Estas personas no son tan conscientes de sus propios errores.


4. Dificultades en nivel léxico semántico:

Los pequeños con dificultades en este nivel presentan problemas para reconocer el significado de las palabras. Dentro de estas dificultades se encuentran las siguientes:

Anomia: Incapacidad para denominar palabras. Ejemplo: “Pásame eso que está arriba del otro, a lado de lo de ahí”.


Gloso manía: es un síntoma que se ubica dentro de la parte léxico semántica. Ejemplo: en la temática. Es decir, la necesidad recurrente de hablar de un tema. El niño es capaz de relacionar dicho tema con todo.


Ecolalia: Repetición constante de palabra, sonido o frase. Es difícil de diferenciar con la disfemia (tartamudez).


5. Trastorno específico del lenguaje:

El habla de estas personas es incomprensible por modificaciones en palabras. Asimismo, tampoco comprenden lo que están escuchando. Afectando tanto la articulación como la comprensión.


Es habitual que haya dificultades en el lenguaje a distintos niveles: semántico o pragmático.


A manera de conclusión, el lenguaje tal y como lo tenemos los seres humanos nos hace distintos. Si está afectado, nos va a dificultar en determinados comportamientos.


Sin embargo, al ser nuestro cerebro plástico, podemos avanzar y mejorar mucho aun teniendo un trastorno de lenguaje. Por lo que, es importante una evaluación oportuna si observas características como las mencionadas con anterioridad. Pues la dificultad puede ser evolutiva o realmente estarse instalando un trastorno.

4 vistas0 comentarios

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram