Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

  • Zector 51

4 verdades del Budismo sobre el desapego y el sufrimiento


Estas cuatro nobles verdades nos enseñan a entender la naturaleza del sufrimiento, así como su posible trascendencia y cesación.


El propósito mismo de la instrucción y enseñanza de la sabiduría milenaria del budismo, de su ética, filosofía, prácticas y vida comunitaria, es el descubrimiento en torno a que la felicidad y el gozo son posibles aún ante la presencia del sufrimiento en la vida humana.

Estas cuatro nobles verdades son presentadas a nosotros por el buda, como un profundo diagnóstico: los síntomas, las causas, la posibilidad de su cesación y el sendero que conduce a su cesación.


Primera verdad noble: La inexorable realidad del dolor y el sufrimiento: Cualquier forma que el sufrimiento tome: el conflicto, el temor, la depresión, ansiedad, obsesividad, confusión, la enfermedad mental, el divorcio, los problemas laborales, legales o familiares, la creatividad truncada, o el amor no retribuido, debemos voluntariamente aceptar esta verdad.


Diferencia entre dolor y sufrimiento

El dolor representa un aspecto inevitable del mundo natural, es físico, biológico y social, tejido en nuestra existencia como la noche lo es del día, inevitable como lo duro y lo suave, lo caliente y lo frío. En la encarnación humana experimentamos un continuo tránsito y flujo entre el placer y el dolor, la pérdida y la ganancia, la alabanza y la crítica, la fama y la falta de respeto, el éxito y el fracaso, el surgimiento y la cesación constantes.


El sufrimiento es diferente al dolor. El sufrimiento es causado por nuestra reacción al inevitable dolor de la vida. Nuestro dolor personal puede incluir ansiedad, depresión miedo, confusión, enojo, adicción, celos, duelo y frustración. El sufrimiento no es tan sólo personal, el sufrimiento colectivo nace de la avaricia humana, del odio y de la ignorancia que a su vez propician la guerra y el racismo.


La segunda verdad noble describe la causa del sufrimiento: la ignorancia: el desconocimiento de la manera en que las cosas son en contraste a la forma en que estas comúnmente a nosotros aparecen. La ignorancia da pie al aferramiento y la aversión y derivados de estos al resto de nuestras diversas aflicciones mentales y emocionales tales como los celos, la ansiedad, el odio, la adicción, la posesividad y la falta de vergüenza o autorregulación.


La tercera verdad noble nos ofrece un camino para trascender el sufrimiento, a diferencia del dolor, el sufrimiento no es inevitable. La libertad del sufrimiento es posible cuando soltamos nuestras reacciones compulsivas de temor y aferramiento. A esta libertad se le denomina Nirvana.


La cuarta y última verdad noble es el sendero hacia la cesación del sufrimiento: A este se le llama el camino medio, el que nos invita a encontrar paz a donde quiera que nos encontremos, aquí y ahora al través de ni resistir ni aferrarnos a las apariencias y eventos de la vida, encontrando lucidez y libertad en el medio de las alegrías y tristezas de la vida. Seguir el camino medio implica aquietar la mente y aprender a ver con sabiduría, las cosas como son.


Presidente y fundador de Casa Tíbet México. Organizador de las visitas de Su Santidad el XIV Dalai Lama a México. Uno de los más importantes especialistas entorno al budismo y el Tíbet en el mundo y promotor de diversas iniciativas orientadas a la mejoría de la condición de vida del hombre. Es Lic. en Estudios Budistas por la Naropa University, Boulder, Colorado.

178 visualizaciones0 comentarios