• Zector 51

Famosos destrozados por la cirugía estética


La cirugía estética debe ser algo adictivo, porque estamos viendo demasiados casos en los que comienzan con unas pequeñas inyecciones, y terminan como si les hubieran pegado la paliza de su vida. Estos son algunos ejemplos de cómo hay famosos destrozados por la cirugía estética.

Cayetana de Alba

La Duquesa era admirada por mucha gente cuando estaba viva: era una persona llena de alegría, y aunque tuvo sus rifirafes y sus polémicas, siempre salía adelante. Incluso se casó cuando ya tenía una edad avanzada, algo de lo que no puede presumir todo el mundo. Pero hay que admitir que sus operaciones no es que hubieran mejorado su aspecto.

Hay personas que tienen muchísimo miedo a envejecer. Esto hace que intenten retrasar el proceso todo lo que pueden, y esto es lo que le pasó a Cayetana, que empezó con una pequeña operación, pero luego se le fue de las manos, y empezó a no reconocerse, ni nosotros a ella tampoco. Es uno de esos casos extremos, pero en esta lista no es el único. No sabemos si debido a la edad, empezó a entendérsela mal, pero lo cierto es que en su juventud, Cayetana de Alba era admirada por su belleza.

Donatella Versace

Esta mujer del Imperio de la moda ya no podemos reconocerla. Es verdad que no es que al principio fuera una belleza, pero podíamos reconocerla, al menos, como humana. Ahora la vemos, y… no sabemos si antes fue hombre, mujer, u otros. El hecho de que añada extensiones, o de que tenga el pelo del aspecto de un estropajo, no ayuda mucho.

Y es que hay personas que no saben cuándo parar, y otras que creen que si siguen operándose, volverán, en algún momento, a su estado inicial, como si hubiera sido un ciclo. Bueno, son opiniones para todos los gustos. Pero la experiencia, hasta ahora, nos ha dicho que eso no suele pasar, y Donatella Versace es un ejemplo vivo de todo ello.

Kalina de Bulgaria

Un pequeño retoque para cambiar unazona del cuerpo que no te gusta no suele estar mal. El problema surge cuando hay complicaciones en la cirugía y al final se va todo al traste, porque el cirujano no era la persona más apta para hacer este trabajo. Eso es lo que le pasó a Kalina de Bulgaria, que entró a quirófano para hacerse una rinoplastia, y acabó mucho peor.

Entendemos sus razones para meterse en todo el rollo de la cirugía, porque no es que disfrutara de una bonita nariz. Pero si la comparamos con la que hay ahora, la cosa cambia, ya que no es que saliera mal, es que todo fue un desastre. A partir de ese punto, la mujer siguió sometiéndose a operaciones, intentando que le arreglaran el estropicio. A día de hoy, todavía no lo ha conseguido.

Kalina de Bulgaria

Un pequeño retoque para cambiar unazona del cuerpo que no te gusta no suele estar mal. El problema surge cuando hay complicaciones en la cirugía y al final se va todo al traste, porque el cirujano no era la persona más apta para hacer este trabajo. Eso es lo que le pasó a Kalina de Bulgaria, que entró a quirófano para hacerse una rinoplastia, y acabó mucho peor.

Entendemos sus razones para meterse en todo el rollo de la cirugía, porque no es que disfrutara de una bonita nariz. Pero si la comparamos con la que hay ahora, la cosa cambia, ya que no es que saliera mal, es que todo fue un desastre. A partir de ese punto, la mujer siguió sometiéndose a operaciones, intentando que le arreglaran el estropicio. A día de hoy, todavía no lo ha conseguido.

Jackie Stallone

Stallone no está en su mejor momento, físicamente hablando: las operaciones a las que se ha sometido, le han dado cierto aspecto deartificialidad. Pero no es el único, ya que parece ser que esto es cosa de familia. Porque este es el aspecto de Jackie Stallone, la madre de Sylvester Stallone, este hombre conocido por sus películas de Rambo y Rocky.

En realidad guardan un gran parecido, así que una de dos: o les ha operado el mismo cirujano, o su genética es bastante fuerte y a pesar de las operaciones, se siguen pareciendo. La pobre mujer, que ya no sabemos qué edad tiene, está de lo más perjudicada, y esto ha sido debido a un exceso de operaciones. Por eso, hay que saber cuándo se debe parar.

Latoya Jackson

Lo mismo que hemos dicho de los Stallone, se podría aplicar a los hermanos Jackson. Evidentemente, la genética hace lo suyo, pero Latoya cada vez más se parece a su fallecido hermano Michael. Tal vez el cirujano sea el mismo, o es que su rostro no da mucho más de si, y este es el aspecto que debe tener un Jackson si se opera.

En cualquier caso, cada vez resulta menos natural y mucho más artificial, aunque podemos intuir que al menos todavía tiene cierto porcentaje de sensibilidad en la cara, y puede gesticular bien, cosa que no todas pueden hacer ya después de someterse a operaciones de este tipo. Bueno, hay que admitir que al menos, todavía sigue siendo persona, que ya es decir mucho de otros.

Esther Cañadas

También tenemos nuestro ejemplo español de cómo la cirugía puede afectar al aspecto de las personas. Y este ejemplo es la modelo Esther Cañadas. Antes, presumía de un rostro bastante hermoso y bonito, pero a partir de ciertos retoques, empezando por sus labios, todo empezó a temblar y a derrumbarse. Porque no contenta con sus labios, se fue directa al bótox.

Y claro, una cosa lleva a la otra, y llega un momento en el que ya no recordamos cómo era la cara original de esta mujer, aunque sí que podemos recordar al menos, que era bonita. Es una lástima, porque esto solo es síntoma de lo superficiales que nos estamos volviendo. Es verdad que hay gente que vive de su aspecto, pero entonces, deberían asegurarse de que ese cambio les vaya a sentar bien y no al revés.

Michael Jackson

Aunque fue el Rey del Pop, la verdad es que no podemos dejar de mencionarle en este artículo, porque las operaciones que se llevó a cabo fueron excéntricas. No para él, porque él simplemente quería cambiar su aspecto, pero no pudo evitar llegar a tener este. Esto, unido a enfermedades como el vitíligo, que hace que ciertas zonas de tu cuerpo se te clareen, no ayudaron a favorecer su imagen.

Aún así, esto no le impidió seguir haciendo buena música, así que tampoco hay que lamentarse, porque este hombre vivía más de su voz y de su baile que simplemente de su aspecto físico. Y es como deben ser las cosas: que cada uno se dedique a lo suyo.

Jocelyn Wildestein

Probablemente es el caso más terrorífico de cirugía plástica, y es que cuanto más cerca la veamos, más miedo nos dará. Es, sin duda la que se lleva el premio a la peor cirugía estética, pero aún así, ella es feliz. Y todo empezó por su exmarido, Alec Wildestein, queaunque no le pidió que se operara, lo hizo para complacerle a él. Y como sabía que a él le gustaban los gatos grandes, no dudó en someterse a la cirugía.

El resultado es el que vemos, y la verdad es que ella no está a disgusto, así que eso es lo importante. Sentirse bien con una misma es el único objetivo que hay que mantener. Y si ese aspecto te da seguridad, pues que así sea.


1 vista

© 2020 ZECTOR51 . Creado por Caro Ramírez

Tel. Cabina 9995762063

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram