Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/68
  • Zector 51

20 trabajos inusuales que quizá no sabías que existían


Desde extractores de bloques gigantes de mármol hasta constructores de Lego, pasando a personas que hacen llorar a bebés en películas, existen trabajos fascinantes e inesperados en el mundo. Pero que no hayas escuchado de ellos no significa que no hayas visto su trabajo en la gran pantalla, en tu plato o en tus sabanas. Te decimos 20 trabajos inusuales que quizás no sabías que existían.


Utilería falsa para películas

Ryan Johnson, de NewRuleFX, se especializa en utilería falsa para películas. Los accesorios más solicitados son las botellas de vidrio, que son fabricadas con resina de plástico y se ve igual que las de verdad; pero un actor puede romper una sobre su cabeza ante la cámara sin resultar herido.


Otros elementos son sillas y ladrillos que se quiebran con poca presión así como pedazos de vidrio hechos de goma. Las ventanas que se deben romper se hacen juntando dos hojas de cristal con pegamento. Así, aunque los fragmentos son reales, no lastiman al actor siempre y cuando atraviesen el cristal justo en la unión.


Artista del bonsái

Para este trabajo inusual se deben encoger árboles reales y luego dominar el arte de doblarlos en formas artísticas. Pero hay una virtud que todo artista del bonsái como Chiako Yamamoto debe dominar: la paciencia. Se requieren tres años para que un árbol cree nuevas raíces y cinco años para que se adapte a cualquier cambio.


Según Yamamoto, hay uno que tardó 15 años en terminarse. Y otro que tardó 25 años en tomar su forma final. Aunque se trata de una forma de arte, son seres vivos y cambian constantemente al responder a la luz y al agua. No es raro que uno pueda venderse por 100 millones de yenes o un poco menos de 1 millón de dólares.


Constructor de maquetas para réplicas Lego

Matt Slagle es uno de los constructores de maquetas detrás de las enormes réplicas de Lego de grandes ciudades como Nueva York, San Francisco y Las Vegas. Se utilizaron 10 millones de bloques en Miniland USA; y solo en Nueva York se utilizaron 3 millones.


Además todo, desde un coche hasta la Estatua de la Libertad, tuvo que construirse en escala de 1 a 20 del original. Estos maestros constructores deben de imitar hasta el más mínimo detalle, como se puede ver en cada una de las Painted Ladies de San Francisco. ¿Su mayor logro? La réplica del One World Trade Center. Con 6 metros de altura, es la maqueta de Lego más alta de Estados Unidos.


Recolector de mármol

De las canteras de Carrara, Italia, ha salido más mármol que de ningún otro lugar. De estas se extraen 4 millones de toneladas al año, y se necesitan 13,000 personas para cosechar y extraer el material, incluidos 600 conductores de camiones que pasan por peligrosas carreteras cada día.


Para extraer el mármol, los canteros tienen que perforar cuidadosamente tres agujeros en una losa, creando una línea vertical y dos horizontales, que se unen en un punto central estratégico. Después, lo tallan con un hilo de diamante de cinco milímetros hasta que el mármol se desprende de la montaña. Al final, con más hilos o con una motosierra se pueden cortar en bloques más pequeños.


Cazadores de trufas

Las trufas reales solo se encuentran bajo tierra, por cazadores de trufas como James Fever. Primero, su perro olfatea la ubicación de las trufas. Después, se desentierra cada una a mano. También debe olerlas para asegurarse de que están maduras; e incluso, si consigue una buena, puede estropearse en cinco días, por lo que deben venderse rápido.


Sin embargo, una trufa puede premiar muy bien. Una trufa de 80 gramos puede costar 90 dólares, mientras que la trufa blanca más grande del mundo se vendió por 61,000 dólares en 2014.


Domadora» de bebés

Elaine Hall es conocida en Hollywood como la “domadora de bebés”. Su trabajo consiste en conseguir que los bebés actores estén seguros y den su mejor actuación posible. En la industria hay límites de tiempo específicos para el trabajo de las estrellas jóvenes, así que Hall se asegura de que hagan sus tomas eficazmente.


Cuando trabajó en Akeelah and the Bee», fue capaz de conseguir que un bebé llorara histéricamente, simplemente fingiendo que lloraba.


Vendedores de carne de tiburón fermentada

El tiburón de Groenlandia es el más tóxico del mundo, pero en Islandia, Gurjon Hildibrandsson y su familia llevan generaciones fabricando y vendiendo su carne fermentada. Hacer a estos tiburones comestibles, es un proceso arduo de seis meses.

La carne se fermenta en cámaras frigoríficas de seis a nueve semanas. Luego hay que colgarla al aire libre durante seis meses para que se seque y conserve la textura adecuada.


Estilista de comida

Aunque algunos alimentos que se ven en pantalla pueden ser falsos, mucha de la comida en las escenas de las películas es real. Para esas ocasiones, las producciones contratan a una estilista de comida como Zoe Hegedus. Su trabajo consiste en asegurarse de que toda la comida que aparece en pantalla sea atractiva para las cámaras y comestible para los actores.


A veces, eso implica sustituir comida real por accesorios comestibles. Por ejemplo, cuando trabajó en la película Midsommar, Hegedus tuvo que hacer un plato escandinavo cubierto de yema de huevo. Sin embargo, las yemas no aguantaron los largos y calurosos días de rodaje. Así que, en su lugar, hizo una esfera de mango con jugo de naranja que se veía igual que un huevo de verdad.