Estamos en 

Logopresidionegro (2).png

Periódico

1/66
  • Zector 51

10 señales de que es hora de decir adiós a las relaciones tóxicas que lastiman


Nunca es fácil tomar la decisión de poner punto final a cualquier tipo de relación, ya sea amorosa, de amistad o laboral. Y es que al haber sido una parte importante de nuestras vidas, creamos lazos que hacen que sea aún más doloroso cortarlas.


Sin embargo, es muy importante aprender a identificar las señales que se presentan que nos dicen que es hora de decir adiós a las relaciones tóxicas que no aportan y más bien lastiman.


1. Mantener la relación requiere demasiado esfuerzo de tu parte

Una señal clara de que algo no está marchando bien en un relación es que se sienta pesada y difícil de mantener. Ya sea que se trate de una relación amorosa, de amistad o laboral, algo importante es que las cosas deberían de fluir y sentirse como algo natural. Por supuesto que mantener una relación requiere esfuerzo, pero de ambas partes, así que si sientes que la carga está siendo unilateral deberías replantearte la situación de la relación.


2. Te sientes estancada y sin oportunidades de crecer

Otro aspecto importantísimo que no debemos de perder de vista es que una relación sana te nutre y te permite desarrollarte en el ámbito personal. Así que si, por el contrario, sientes que no tienes suficiente espacio para crecer y sólo estás en un círculo vicioso sin fin, entonces es una clara bandera roja de que ese lugar no es para ti.


3. Ya no te sientes a gusto ahí

Puede ser que las cosas no siempre hayan sido de esa manera, claro. Seguramente en un inicio todo era dicha y felicidad, pero a medida que el tiempo pasa y las fricciones se hacen presentes, dejas de sentirte a gusto en la relación. No tienes por qué obligarte a permanecer en un lugar en el cual no te sientes feliz, a veces el acto de amor propio más grande que podemos hacer es decir adiós a las relaciones que ya no nos aportan.


4. Sientes que no puedes ser tú

Ser uno mismo en este mundo tan hostil no es fácil, en realidad muchas veces es aterrador y complicado. No obstante, las relaciones que tejemos con las personas que queremos y que nos quieren suelen brindarnos espacios seguros en los que podemos ser nosotras mismas sin ningún temor. Así que si la relación en la que te encuentras no te brinda este tipo de seguridad, entonces debes irte de ahí.


5. Constantemente te preguntas qué es lo que hace que te quedes

Cuando las relaciones son sanas y naturales, jamás te preguntas por qué estás con esa persona. Simplemente disfrutas que se tienen el uno al otro. Por eso mismo, el hecho de que te preguntes qué es lo que hace que te quedes en esa relación es un claro indicio de que las cosas no están fluyendo como deberían.


6. Ya has pensado en irte

Otra clara señal es que esta no sea la primera vez que te planteas la idea de irte de ese lugar o relación. Analiza por qué has contemplado esta posibilidad y evalúa los diferentes factores que te han llevado a pensar de esta manera. Hazle caso a tu instinto e intuición, pues muchas veces nos ayudan a detectar los problemas antes de que nuestra cabeza a nivel consciente lo haga.


7. No te sientes apreciada

Todos necesitamos saber que somos valorados y que lo que aportamos es apreciado. Es algo básico que, no obstante, no siempre sucede. Pero no porque desafortunadamente esto sea algo recurrente, significa que tengamos que aceptarlo y resignarnos. Dale a tus sentimientos el valor y respeto que merecen, y habla claramente de cómo te sientes. Si después de hablarlo las cosas siguen sin cambiar, entonces es más que evidente que ese lugar no es para ti.


8. Tu visión de vida ha cambiado

Muchas veces la sensación de discomfort proviene de nosotras mismas. Estamos siempre en constante cambio, renovamos nuestras ideas y visiones de vida, es algo natural. Sin embargo, no todo lo que nos rodea y con lo que convivimos cambia a la par de nosotras, por lo cual nuestras nuevas ideas dejan de empatar y llega el momento de irnos.


9. Te duele quedarte

Si jamás debemos quedarnos en lugares donde no somos felices, mucho menos debemos quedarnos en lugares que nos causen dolor. Pregúntate cuáles son las cosas que te lastiman y si vale la pena hablarlas o mejor dejarlo y buscar tu bienestar en otra parte.


10. Has cambiado y esa relación ya tiene espacio en tu vida

Finalmente, es posible que tú hayas cambiado, crecido y esa relación deje de tener un espacio en tu nueva vida. Está bien, es natural y muy maduro darte cuenta de eso. Jamás debes de forzar nada y si una relación te empieza a quedar chica, busca nuevos lugares en los cuales puedas crecer y expandirte tanto como puedas.


Analiza si cualquiera de estas señales aplica en tu caso particular y si es el caso, entonces tal vez sea hora de decir adiós a las relaciones tóxicas que sólo te lastiman.

68 vistas0 comentarios